Lo básico Póngase al día con nuestro contenido introductorio.

Buenas prácticas para matrices NAS: La planificación ayuda a evitar pesadillas en la administración

La buena noticia es que ahora se puede tener una caja NAS instalada y funcionando en 20 minutos. ¿La mala noticia? Que crear sistemas segundos, terceros y cuartos sistemas NAS origina una pesadilla para la administración de los archivos.

Hace unos quince años, cuando  NetApp se llamaba Network Appliance, la empresa se propuso producir un sistema de almacenamiento en red (NAS) que resultara fácil de utilizar y de administrar.

En la actualidad, los productos NAS se mantienen fieles a ese principio rector.

“La realidad de la situación es que prácticamente cada producto NAS que se compra en la actualidad, tanto a proveedores nuevos como de operadores bien establecidos, está instalada y en funcionamiento en cosa de 20 minutos,” dice Arun Taneja, fundador y presidente del Grupo Taneja, empresa consultora especializada en tecnologías de almacenamiento. “Son realmente muy fáciles de utilizar.”

Los administradores de almacenamiento que quieren personalizar sus matrices NAS para que funcionen con ciertas aplicaciones o en situaciones específicas encontrarán fácilmente incontables libros blancos en las páginas web de los proveedores de NAS. Por ejemplo, la biblioteca en línea de NetApp censa más de 30 informes técnicos cuyo título incluye el término de “buenas prácticas”. El proveedor ofrece recomendaciones sobre cómo ejecutar los productos NetApp con bases de datos de Oracle, Microsoft y MySQL, software de virtualización de VMware y Microsoft, y software ERP de SAP, por no nombrar más que unos cuantos.

Y a veces merece la pena leer la letra pequeña, como descubrió dolorosamente el Tribunal Superior de Sacramento en el mes de julio. En el Departamento de Tecnologías de la Información, nadie había reparado en la recomendación de NetApp de utilizar una conexión dedicada para cada uno de los puertos de su conmutador Cisco hasta que fue demasiado taDRe. Como el conmutador es responsable del 90% de los servidores del tribunal, sufrieron un parón considerable hasta que el equipo informático diagnosticó el problema. Ahora que han actualizado el módulo de Ethernet, el rendimiento se ha disparado de forma espectacular, según Lewis Walker, analista senior de Tecnologías de la Información en el tribunal estatal.

Pero aparte de consultar los libros blancos, hay cinco buenas prácticas universales aplicables a las matrices NAS.

Buena práctica nº 1. Planifique de antemano, dé máxima prioridad a las necesidades futuras

Walker aconseja a sus colegas de almacenamiento que tengan en cuenta los ciclos de sustitución de productos previstos a la hora de evaluar sus necesidades de almacenamiento a largo plazo. Si las determinan a cuatro años, tienen que dimensionar el entorno lo mejor posible, marcándose ese objetivo final. Pero también recomienda que incluyan cierto margen de maniobra para requisitos inesperados.

“Cuando ya tienes la tecnología, siempre hay alguien que quiere adaptarla para hacer algo en lo que nadie había pensado,” dice Walker. “Todo el mundo la quiere utilizar.”

El Tribunal Superior de Sacramento alcanzó el límite de 12 baterías de discos en su NetApp FAS 3020 en un plazo de tres años, y hace poco ha convocado un concurso para actualizar el FAS 3140, que admite 30 baterías de discos, señala Walker.

Según Taneja, a los usuarios les suelen gustar tanto sus primeras cajas NAS, que si no se andan con cuidado las pueden llenar en unos pocos meses. Entonces van a por una segunda caja y hay que introducir cambios del lado cliente para que el oDRenador sepa dónde encontrar los archivos, lo cual, apunta, “no es trivial si tienes 2.000 usuarios.” Cuando se agota la capacidad de la segunda caja, la empresa añade una tercera y luego una cuarta y así sucesivamente, hasta que su administración se convierte en una pesadilla.

“Los NAS se reproducen como conejos, y cuantos más conejos hay, mayor es el dolor de cabeza,” dice Taneja. Aconseja a los clientes que realicen un análisis sistemático antes de instalar NAS, pero “normalmente acuden a mí cuando les estalla la cabeza, y ya van por el centenar.”

Al ponderar los planes de expansión, los administradores también tienen que pensar en el tipo de políticas que podrían instaurar, como por ejemplo poner límites a los archivos MP3 o a los datos personales. Deberían utilizar herramientas de administración para estudiar cómo se está utilizando la matriz NAS, cuántos archivos hay en el sistema y cuántos de ellos están activos con objeto de tener perspectiva para realizar una administración más eficiente.

“Antes o después, los administradores del sistema NAS se tienen que preguntar si pueden contentarse con seguir comprando capacidad de almacenamiento,” dice Robert Passmore, analista de Gartner Inc., señalando que alguna gente “impone cuotas que obligan a los usuarios a molestarse en borrar archivos de vez en cuando.” Pero el sistema de cuotas, afirma, “perturba la organización.” Es preferible el traslado automático de archivos que ya no se utilizan a soportes de almacenamiento de menor costo.

Buena práctica nº 2. Escalonar los datos y automatizar el proceso

Todos los discos no se crean igual. Una unidad de canal de fibra puede girar a 15.000 rpm, pero es demasiado cara y consume demasiada energía para utilizarlo para datos de baja prioridad. Puede ser más sensato almacenar los archivos menos importantes en una unidad SATA de alta densidad, que es más barata, consume menos y gira a 5.400 rpm.

Pero meter el tipo adecuado de datos en el tipo adecuado de disco en el momento adecuado – o escalonamiento – no es suficiente, nos dice Brad Bunce, Director de Marketing de Producto de plataformas NAS de EMC. “El escalonamiento te permite controlar los costos desde una perspectiva de disco,” afirma. “La clave reside en automatizar el escalonamiento. Lo último que quieren los administradores es repasar informes para encontrar datos añejos y moverlos manualmente.”

Bunce ha descrito cómo funciona el proceso en un sistema de almacenamiento de EMC que admite diversos tipos de unidad en la misma matriz. Un autómata de transferencia de archivos Celebra, explotado mediante el dispositivo de administración de archivos (FMA) Rainfinity de EMC, permite a los usuarios automatizar el movimiento de los datos basándose en políticas establecidas.

Se una norma exige reubicar los archivos a los que no se ha accedido en los últimos 30 días, el FMA desplaza los archivos en cuestión del disco de altas prestaciones al disco de bajas prestaciones. Se deja un rastro en su emplazamiento, por si un usuario o aplicación ignora que se ha desplazado el archivo. Cuando se vuelve a llamar el archivo, el cliente puede acceder directamente al mismo en su nueva ubicación.

Otra opción consiste en seleccionar productos de diversos proveedores de soportes de almacenamiento. El Tribunal Superior de Sacramento utiliza sistemas FAS de NetApp de gama media para sus datos más críticos, pero ha optado por una caja NAS de Hewlett-PackaDR más barata, que funciona en el servidor de almacenamiento Microsoft Windows para los datos menos importantes, de segundo nivel, como discos privados de los empleados. En el sistema HP, que debe administrar por separado, el tribunal sacrifica prestaciones útiles, como el aprovisionamiento dinámico y la desduplicación de datos, pero el ahorro de costos ha sido sustancial, dice Walker.

“NetApp es muy bueno, pero es caro,” dice. “La calidad se paga.”

Buena práctica nº 3. Aprovisionamiento dinámico siempre que se pueda

Con el uso del aprovisionamiento dinámico, un administrador coloca la marca de señalización superior del límite máximo de almacenamiento, y después sólo suministra una pequeña cantidad para empezar, dejando que la matriz NAS amplíe automáticamente los sistemas de archivos o iSCSI LUNs a medida que los usuarios vayan necesitando más capacidad de almacenamiento. Las alertas avisan a los administradores de cuándo se van a quedar sin capacidad física de almacenamiento, a fin de que puedan incorporar rápidamente soportes de almacenamiento, sin perturbar el funcionamiento, para que las operaciones sigan funcionando viento en popa.

NetApp y EMC, líderes del sector de NAS, ofrecen el aprovisionamiento dinámico para optimizar la eficiencia del almacenamiento, como hacen otros proveedores. ¨ Colócalo y olvídate”, así es cómo Bunce, de EMC, describe el proceso. En el sistema de almacenamiento Celerra de la empresa, basta hacer una simple marca para activar la prestación, que impide que los administradores aprovisionen en exceso, y les permite explotar la capacidad libre con otros fines, en caso necesario.

Buena práctica nº 4. Realizar instantáneas de los datos

La creación de copias lógicas programadas de los datos compensa desde la primera vez que un archivo se pieDRe, se estropea o se borra accidentalmente. La restauración de datos a partir de la instantánea resulta rápida en comparación con la dura y trabajosa labor de ir a buscarlos en la cinta o en algún otro subsistema. Además, las instantáneas consumen poco espacio, no inciden en el rendimiento e incluso permiten a los usuarios recuperar datos por su cuenta, si están autorizados a hacerlo.

“Asegúrese de salvaguaDRar las instantáneas en alguna parte,” advierte Greg Schulz, fundador del Grupo StorageIO. La copia de seguridad puede estar en otra matriz NAS, en un disco o en una cinta, dice. “Se puede configurar la matriz de forma que saque instantáneas por su cuenta, pero si le pasa algo a esa matriz, la copia de seguridad simplemente desaparecerá. En otras palabras, prepare usted una protección total.”

Buena práctica 5. Proteja la matriz y los datos

Con NAS, un administrador de almacenamiento está conectado a una red, y esa es precisamente la propuesta de valor de NAS: ser capaz de compartir en una red. “Esa es la buena noticia,” dice Schulz. “La mala noticia es que va a compartir en una red, lo cual significa que existe la posibilidad de que personas no autorizadas puedan acceder a los datos.”

Por ello hay que proteger los sistemas de archivos. Hay que implantar mecanismos de autenticación. Hay que dar autorizaciones de manera que sólo los usuarios apropiados puedan acceder a ciertos archivos. Hay que crear privilegios administrativos para limitar el número de personas que pueden modificar los ajustes. También hay que proteger las herramientas e interfaces de administración.

“En los archivos existe seguridad tanto administrativa como de usuario,” dice Passmore.

El Tribunal Superior de Sacramento utiliza el Directorio Activo de Microsoft conjuntamente con su matriz NAS para evitar la “pesadilla administrativa” de tener que actualizar los derechos de los usuarios en dos sitios, dice Walker.

También es importante implantar buenas prácticas para la protección contra los virus, pues los archivos almacenados en un sistema NAS se podrían infectar. Los distribuidores suelen dar instrucciones sobre cómo hacerlo.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close