Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Impuestos al almacenamiento de datos, ¿cómo impactan a Brasil?

Los impuestos gubernamentales sobre el almacenamiento de datos en el extranjero, ¿representan una oportunidad o un retroceso en Brasil?

En un mundo donde la confianza sobre los datos se ha visto afectada por las revelaciones de espionaje, las secuelas siguen presentes, por lo menos en lo referente a Brasil.

Durante mucho tiempo en el país sudamericano, al igual que en otras regiones del mundo, se siguió una estrategia de reducción de costos que consiste en emplear las estructuras internaciones de centros de datos, pero eso ahora va a cambiar en razón de que el gobierno brasileño ve en este sector una nueva fuente de tributación.

La Ley Declaratoria (no. 7/2014), resolución publicada en la Gaceta Oficial de esa nación el viernes 18 de agosto de 2014, señala que serán gravadas por la Receita Federal (la Hacienda) los servicios de almacenamiento y procesamiento de datos adquiridos a proveedores en el extranjero.

La decisión se aplica a personas físicas y jurídicas que compran estos servicios. La tributación se centrará en el impuesto de renta retenido en la fuente (IRPF), CIDE-Regalías (Impuesto de Intervención de Dominio Económico), PIS / Pasep-Importación (Programa de Integración Social/Programa de Formación de Patrimonio del Servidor Público), COFINS-Importación (Contribución para el Financiamiento de la Seguridad Social), así como IOF (Impuesto sobre Operaciones Financieras) e ISSQN (Impuesto Sobre Servicios de Cualquier Naturaleza).

El desglose es el siguiente:

  • IRRF: 15%
  • CIDE – Regalías: 10%
  • PIS / PASEP – Importación: 1.65%
  • IOF: 6.38%
  • COFINS – Importación: 7.5%
  • ISSQN: 2% a 5%

¿Muchos impuestos? No, es lo normal en el día a día de los ciudadanos y empresas brasileñas que generan productos o servicios.

Según los especialistas de Under, empresa de servicios de datacenter con sede en Porto Alegre, la adición de estos impuestos puede generar un incremento de hasta 50% en el valor del servicio.

Por su parte Eber Lacerda Junior, vicepresidente de operaciones de la empresa Matrix comenta: "Los empresarios ahora van a reconsiderar la elección de los proveedores, ya que el simple almacenamiento de un sitio web con un proveedor fuera de Brasil, se traducirá en el pago de impuestos".

Para el ejecutivo, el cambio mejorará a las empresas nacionales, especialmente aquellas que han invertido en la última tecnología para satisfacer las crecientes demandas de este mercado, que de acuerdo con Lancera, solo logrará un crecimiento de sólo el 40% sobre la demanda de centros de datos en este año.

Actualmente la contratación de servicios de datacenter en Brasil es un 15% más caro respecto a sus similares que se ofrecen fuera del país, sin mencionar las diferencias en la calidad, disponibilidad y la velocidad, que por lo general son mejores en el extranjero.

Con la llegada de las nuevas tasas inicia una revisión de cuentas. Los servicios de los centros de datos a nivel local ahora son 20% más baratos que los ubicados en otras latitudes.

Como justificativa para la imposición de estos impuestos, el gobierno clasifica la contratación de servicios de datos como la adquisición de un servicio en el extranjero, que por ley contempla la incidencia de los impuestos anteriormente mencionados.

El cambio puede ser incómodo para las empresas que consideran estos gastos como un arrendamiento de bienes muebles, que son exentos de la cobranza de impuestos sobre servicios.

Pero como en todo, siempre se tiene el otro lado de la moneda. Si para las empresas que tienen sus datos almacenados en el extranjero puede ser un golpe directo a su bolsillo, para los proveedores locales como Alog, Localweb entre otras, la noticia puede ser motivo de celebración.

Desde el año pasado, cuando fue revelado el escándalo de espionaje de los Estados Unidos sobre la información almacenada en los centros de datos de Google, Yahoo y otro proveedores, el gobierno brasileño ya había emitido la recomendación a las empresas para que usaran los centros de datos locales.

El antecedente

En julio de 2013, la presidenta Dilma Rousseff llegó a considerar que fuera obligatorio la creación de centros de datos locales para las empresas que prestan servicios de almacenamiento en la nube o de correo electrónico. El plan, considerado por muchos expertos como imposible de llevar a la práctica, terminó por no ser implementado.

Aun así, diversas empresas multinacionales como SAP, Oracle, IBM y Dell, anunciaron grandes inversiones para abrir o ampliar los centros de datos en Brasil, con el principal objetivo de satisfacer la demanda de soluciones en la nube para clientes nacionales.

Nadie sabe a ciencia cierta si la decisión está relacionada con la seguridad, o si ya se esperaba que esta nueva tributación fuera parte de la estrategia del gobierno para aumentar sus arcas. Sin embargo, la medida resultó ser muy adecuada para lograr una mayor competitividad en las empresas locales.

Un ejemplo de ello es Amazon Web Services, quien ya cuenta con un centro de datos en São Paulo, pero aún muchos de sus clientes prefieren usar los servidores de la empresa en el extranjero por considerarlos más confiables. De hecho, a finales de 2013, el centro de datos tuvo su primer gran problema, al estar fuera de aire durante unas ocho horas.

La contrapropuesta jurídica

Algunos de estos impuestos pueden ser disminuidos si es aprobado el proyecto de ley Nº 6302/2013 en la cámara de diputados de Brasil, que trata de la exención del PIS / PASEP CONFINES e impuestos de Importación por la compra de software, maquinaria, equipos y software para centros de datos por parte de las empresas que cumplen con el Proceso Productivo Básico (PPB) e inviertan el 2.5% de las ventas brutas en investigación y desarrollo en el país.

El 1% se invertirá a través de un acuerdo con los centros, institutos de investigación o centros de enseñanza brasileños, ya sean oficiales o reconocidos por el Ministerio de Ciencia y Tecnología o el Ministerio de Educación.

Con esta medida, el incentivo para la investigación y el desarrollo de nuevas herramientas y sistemas podría llevar al país a un nuevo nivel que lo haría más competitivo en el mercado de centros de datos, ofreciendo mayor calidad a un precio más atractivo, en razón de que un carga fiscal reducida, inmediatamente se ve refleja en los costos que son pagados por los clientes.

Este artículo se actualizó por última vez en diciembre 2014

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close