Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Cinco señales de que Amazon es el nuevo Microsoft

Dentro de la industria de la nube, Amazon se está convirtiendo en una empresa semejante a lo que fue Microsoft para el software en los noventas.

Amazon es una de las pocas empresas que han pasado por múltiples transformaciones en la última década. Ya sea que estuviera ofreciendo un servicio de intermediación basado en comisiones o crear un lector de libros digitales que revolucionó la industria editorial, siempre ha perturbado al mercado.

Mientras su revolución al por menor es encomiable, ofrecer almacenamiento y computación como servicio fue un golpe maestro del fundador Jeff Bezos. Hoy en día, los servicios de nube S3 y EC2 de AWS se han convertido en la columna vertebral de la infraestructura para muchas empresas de renombre.

Pero una mirada más cercana a la estrategia de negocio de Amazon trae una reminiscencia de Microsoft a mediados de la década de 1990. Los modelos de negocio pueden ser diferentes y la dinámica del mercado ha cambiado, pero aquí hay cinco señales que prueban que Amazon es el nuevo Microsoft:

1. Monopolio de la nube

Si Microsoft era percibido como una amenaza en el ámbito del software debido a su enfoque monopólico, AWS es, sin duda, un monopolio en el mercado de la nube. Mientras que Microsoft utilizaba tácticas como agrupar IE con Windows, AWS se centra en socavar la competencia con caídas de precios colosales y una amplia cartera de servicios.

Si bien los clientes pueden apreciar esto, la industria se ve amenazada por su dominio. Recientemente, el presidente de Rackspace, Taylor Rodas, admitió que AWS interrumpió su negocio. La guerra de precios de la nube forzó a Rackspace a reinventarse como un proveedor de nube gestionada. Si eso es lo que AWS puede hacer a una empresa de nube que cotiza en bolsa y que existía antes de que Amazon entrara en el mercado, imagine su impacto en los proveedores de centros de datos tradicionales, co-localización y hosting.

2. Windows vs. Linux otra vez

Allá en la década de 1990, la industria se dio cuenta de que Linux y el software de código abierto eran las únicas armas para luchar eficazmente contra Microsoft. Todos, desde IBM a Oracle, se unieron en torno a Linux para contrarrestar la creciente amenaza de Microsoft Windows en las empresas. Iniciativas como OpenOffice y StarOffice intentaron desafiar a Microsoft Office.

Avance rápido hasta el 2014 y vemos la misma ansiedad en la industria. La mayoría de los actores de la industria y los usuarios se están reuniendo detrás OpenStack para comprobar el creciente dominio de AWS. OpenStack es a AWS lo que Linux era para Microsoft.

OpenStack se enfrenta a las mismas dificultades que Linux pasó a lo largo de la década de los noventa. Linux sufría de complejidad en sus primeros días, con talento limitado disponible en el mercado. Tomó más de una década para que distribuciones como Red Hat Enterprise Linux, Ubuntu y SUSE estuvieran listas para la empresa. Aunque OpenStack está evolucionando rápidamente, aún no está listo para el horario estelar.

El otro debate acerca de la nube está alrededor de la estandarización de las APIs. La industria se divide en la aceptación de AWS como el patrón oro de las API de nube. Las APIs Eucalyptus y CloudStack son compatibles con AWS, pero OpenStack tomó una ruta diferente a través de sus propias APIs. Esto es similar al debate ODBC/JDBC y la estandarización de OpenXML vs OpenDocument.

Los evangelistas del código abierto apodaron a AWS como Hotel California por su encierro. Amazon es a menudo criticado por no revelar la pila de tecnología que impulsa su nube.

3. Relación de amor-odio con los socios

Microsoft es conocida por crear un próspero ecosistema impulsado principalmente por los desarrolladores e ISV (proveedores de software independientes). Cada vez que Microsoft actualizaba Office, añadía una serie de nuevas características que afectaban a los socios que construían y vendían herramientas que tenían una funcionalidad similar. Después de alcanzar un umbral específico con el conjunto de características de la suite de Office, Microsoft no tuvo más remedio que empezar a agrupar características que competían con las ofertas de sus socios. Cuando Microsoft anunció sus servicios de consultoría, los integradores de sistemas y las empresas de servicios profesionales se sintieron intimidadas.

Amazon está siguiendo el mismo camino con su negocio de AWS.

AWS tiene la ventaja única de rastrear los patrones de utilización y las cargas de trabajo de los clientes que se ejecutan en su plataforma. Ya que AWS tiene un punto de vista ventajoso de 360 grados a los escenarios de los clientes y los casos de uso principal, eso maximiza sus inversiones en esas áreas. Pero el problema viene cuando los nuevos productos y servicios ponen a sus socios fuera del negocio.

Tome a OpsWorks AWS como ejemplo. Es una herramienta DevOps que facilita a los desarrolladores y los equipos de operaciones implementar y administrar aplicaciones. Amazon adquirió una empresa llamada Peritor por su herramienta de gestión multinube llamada Scalarium. Antes de esto, los clientes dependían de herramientas de terceros, como Scalr, RightScale y ScaleXtreme para gestionar sus cargas de trabajo. Otra empresa, Ylastic, ofrecía un conjunto de herramientas para migrar imágenes de máquinas hacia todas las regiones. También cuenta con una herramienta que comprueba periódicamente los recursos de la nube y recomienda el nivel adecuado de optimización. Cuando AWS anunció su servicio Trusted Advisor, seguido de la copia de instantáneas a través de diferentes regiones, empezó a competir directamente con el negocio de Ylastic.

El mes pasado, AWS lanzó las herramientas de intercambio de archivos y colaboración (Zocalo), y las capacidades de gestión de móviles (Cognito) para competir con proveedores tales como Dropbox o Parse y Kinvey, que son impulsados ​​por AWS.

AWS entró en el negocio de los servicios profesionales quitándole el negocio a los socios e integradores de sistemas. Un rápido vistazo a la página web de carreras de AWS apunta a muchos listados de trabajo de consultores de sus negocios de servicios profesionales.

4. Todo para todo el mundo

Hasta finales de los noventa, Microsoft era una compañía de consumo. Disfrutó del éxito de Windows 98 y Office 98. A mediados de la década de 2000, decidió ir en busca del negocio empresarial dominado por IBM, Sun, Oracle y SAP. Reforzó sus ofertas de servidor y en pocos años Microsoft tenía una cuota de mercado respetable en la empresa. Active Directory, SQL Server, SharePoint, Exchange, BizTalk y System Center de Microsoft tienen una huella importante en los centros de datos de los clientes.

Con el éxito del iPod, iPhone y iPad de Apple, Microsoft de repente despertó al hecho de que había perdido el mercado de consumo. La debacle de Zune, Windows Phone 7 y Windows 8 puso a Microsoft en una posición precaria. Su negocio de Xbox no está creciendo, con analistas recomendando soltar la línea de productos de su negocio principal.

Amazon no es diferente. Es una empresa de comercio electrónico, OEM de lector de libros electrónicos, plataforma de servicios en la nube, compañía de servicios de medios y ahora incluso una compañía de dispositivos. Aunque su historia es mucho mejor que la de Microsoft, Amazon tiene un plan ambicioso para ser el líder del segmento en cada uno de estos dominios.

La cartera de servicios de AWS se parece mucho a la cartera de productos de Microsoft. Windows Vista tuvo más de ocho sabores, mientras que AWS cuenta con más de 35 servicios web, lo que lo vuelve complejo y abrumador para los clientes. Solo Amazon EC2 tiene más de 35 tipos de instancias para elegir, sin orientación sobre lo que se puede adaptar a qué tipo de empresa. Su mercado está fragmentado, con ofertas superpuestas de los asociados, y su modelo de precios es complicado.

Al igual que Microsoft en la década de 1990, Amazon está más interesado en el lanzamiento de nuevos servicios que en la simplificación de su cartera existente.

5.Esfuerzos agresivos de ingeniería y marketing

Tanto Microsoft como Amazon tienen algunos de los mejores cerebros trabajando para ellos en las tecnologías de vanguardia. Cuando se trata de marketing, Amazon se estaba quedando atrás, pero parece que aprende de Microsoft.

Microsoft es conocida por su mega-máquina de marketing, que podría colocar incluso productos de calidad inferior como Zune como las innovaciones más increíbles. Conferencias como Build, TechEd y WPC son los principales eventos en los que muestran nuevos productos e innovaciones. Y sus programas de capacitación y certificación MCSE y MCSD lograron un estatus de culto entre los geeks durante la década de 1990.

La conferencia anual de usuarios de AWS re:Invent es una reminiscencia de Microsoft PDC en el 2000. A pesar de que es nuevo para Amazon, ha subido sus esfuerzos de marketing mediante la ejecución de giras por todo el mundo. Los profesionales certificados de AWS están atrayendo la atención de los directores de recursos humanos y Amazon está trabajando convertirlo en un estándar para la certificación de la nube.

Y, por supuesto, con ambas empresas con sede en Seattle, Amazon está atrayendo a algunos de los mejores talentos de Microsoft a su negocio.

Amazon es cauto en su enfoque, pero hay indicios tempranos de que está enfrentando exactamente el mismo conjunto de desafíos que otras compañías de plataforma grandes enfrentaron. Se está dando cuenta de que convertirse en un proveedor de software empresarial es un juego de pelota diferente de manejar un portal de comercio electrónico. Con la competencia calentándose en el mercado de servicios en la nube, es hora de que AWS se centre en la simplicidad, en lugar de aumentar su cartera de servicios.

Acerca del autor: Janakiram MSV es un analista de GigaOM Research y el analista principal de Janakiram & Associates. Él es un colaborador habitual de ComputerWeekly y se le puede seguir en Twitter en @enjanakiramm.

Investigue más sobre Cloud computing (Computación en la nube)

Close