Sikov - stock.adobe.com

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Tendencias para el despliegue de redes 5G en 2021

Uno de los aprendizajes del año 2020 es la relevancia de mantenernos conectados al resto del mundo, y eso será lo que impulsará las tecnologías para el 2021, señala CommScope.

Estamos transitando los últimos meses del 2020, un año caracterizado por acontecimientos tan particulares que han modificado dinámicas sociales en todo el mundo. Nunca había sido tan importante la conectividad como lo es ahora, y es eso precisamente en lo que la industria de telecomunicaciones está fijando sus esfuerzos, con la meta de construir un futuro donde la conectividad sea verdaderamente accesible para todas las personas.

Para alcanzar esa meta se requiere acelerar las implementaciones de redes 5G en todo el mundo, al mismo tiempo que la liberación de espectro adicional por parte de los gobiernos, lo cual permitirá admitir a más usuarios y sus datos. De igual manera, se debe continuar con la desagregación de las RAN (Radio Access Networks) a medida que las implementaciones de Open RAN adquieran impulso y marquen el comienzo de una nueva generación de productos y tecnología innovadora.

Planear esta estrategia de manera que resulte funcional será importante para la industria de las telecomunicaciones, pero conocerla e implementarla es tarea indispensable para aquellos operadores que comparten el interés por mejorar la conectividad en un mundo que ha desarrollado nuevas problemáticas en torno a la tecnología durante los últimos meses.

Por esta razón, hablaremos a fondo de esos tres aspectos que ayudarán a lograr un futuro con la mejor conectividad.

Implementación de redes 5G para el 2021

La pandemia derivada por COVID-19 ha afectado notablemente el despliegue de redes 5G en algunas regiones. Sin embargo, la introducción al mercado de los teléfonos inteligentes que cuentan con este tipo de tecnología –como el Samsung Galaxy S20 y el iPhone 12 de Apple– ha impulsado su desarrollo, el cual se planea que continúe durante el 2021.

Para lograr esto, los operadores podrían evaluar los beneficios que las implementaciones de Massive MIMO (Multiple Input/Multiple Output) pueden aportar a los despliegues de redes 5G en la región, pues, aunque Massive MIMO aumenta la eficiencia espectral para ofrecer más capacidad de red y una mayor cobertura, los costos adicionales y requisitos de energía podrían significar una desventaja operativa.

Las implementaciones de Massive MIMO son ideales para el entorno urbano denso, pero los operadores deben estar preparados para enfrentarse a desafíos aún en estos escenarios. Se ha presentado casos dentro de edificios altos donde la cobertura de red no cubre todos los pisos. Por esta razón, es fundamental para los operadores seleccionar la antena óptima de acuerdo con la arquitectura en donde será implementada.

Nuestra recomendación para un tráfico de datos elevado en rascacielos urbanos es 64T64R, 32T32R para estructuras urbanas de menor altura, y 32T32R o 16T16R para ubicaciones suburbanas. En áreas rurales, la mejor opción es 32T32R (FWA) y para sitios con requisitos de tráfico moderados se pueden implementar soluciones 8T8R para cubrir adecuadamente los edificios urbanos de poca altura.

Los gobiernos y el espectro de banda

Administrar el espectro para dar cabida a más usuarios y datos resulta esencial para que la conectividad sea accesible para todas las personas. Sin embargo, en muchos países de América Latina la mayor parte del espectro es empleado por el gobierno o empresas privadas que ofrecen servicios de internet inalámbrico.

Para poder ampliar el espectro en nuestra región, es indispensable la regulación gubernamental que busca mitigar el impacto a los servicios ya existentes en la banda ancha. A pesar de los desafíos que esto representa para los proveedores, se espera que los gobiernos liberen espectro para las implementaciones 5G y las redes del futuro.

En algunos países ya se están desarrollando planes para la implementación de nuevas redes. Por ejemplo, en Colombia se espera que, a partir del 2021, se implemente una red LTE de banda baja para las áreas rurales, mientras en Puerto Rico se permitirá a los operadores de Massive MIMO y proveedores de servicios de internet inalámbrico implementar redes LTE adicionales. Además, Chile realizará una subasta de espectro 5G, con un total de 1800 MHz distribuidos en cuatro bandas: 700 MHz, AWS, 3.5 GHz y onda milimétrica (en 26 GHz).

Esta clase de subastas de espectro se podrían volver muy populares en Latinoamérica durante el próximo año, debido a que se han convertido en una nueva fuente de ingresos para los gobiernos. Sin embargo, hay países que han pospuesto sus subastas hasta mediados del 2021 como Brasil, que en el mes de junio subastará espectro 5G en cuatro bandas diferentes: 700 MHz, 2,3 GHz, 3,5 GHz y 26 GHz; y México, donde se ha programado una subasta con 3.5 GHz para 5G en la segunda mitad del 2021.

Open RAN, nueva generación tecnológica

Open RAN es un nuevo paradigma en el cual las redes celulares incluirán componentes de hardware y software de diferentes proveedores, que operarán a través de interfaces de red abiertas, es decir, “interoperables”. Esta innovación marcará el comienzo de una generación de productos y tecnología nunca antes vistos y ofrecerá beneficios para los operadores de servicios móviles:

  • Ayudará a reducir costos al emplear equipos de procesamiento listos para usar para la unidad de banda base y la mercantilización del hardware RU;
  • Admitirá la desagregación de software del hardware propietario, lo cual facilita la creación y rápido despliegue de nuevos servicios;
  • Hará más sólida la cadena de suministro, a medida que ingresan nuevos proveedores al mercado y se permite una mayor integración de soluciones.

Al permitir la interoperabilidad de los equipos móviles, Open RAN ha desempeñado un rol en el despliegue de tecnología 5G que será indispensable para las implementaciones en materia de conectividad que se buscarán el próximo año.

Aunque se prevé que la pandemia de COVID-19 continúe causando estragos en Latinoamérica al menos durante la primera mitad del 2021, la industria de las telecomunicaciones está construyendo un futuro donde la conectividad sea más accesible y ubicua para toda la región. Las redes 5G tendrán un despliegue favorecedor para el mercado latinoamericano, a medida que nuevos dispositivos móviles vean la luz, pues incluirán tecnología innovadora y traerán consigo la búsqueda por un mayor espectro para dar lugar cada vez a más usuarios, lo que será un paso más hacia el futuro de las redes.

Sobre el autor: Rogério Ferro es director de CALA Mobility Service Provider en CommScope.

Investigue más sobre Red inalámbrica LAN

Close