Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Tendencias clave de las aplicaciones en la nube abren el camino a beneficios reales

Servicios de plataforma, operaciones y soporte centrados en la nube, y software y modelos de datos listos para la nube están impulsando a la nube hacia su verdadero potencial.

Revolución es una palabra grande, y una que es usada en exceso la mayor parte del tiempo. En el caso del cómputo en nube, el potencial revolucionario parece estar empantanado en tempranas aplicaciones peatonales. Muchas empresas reportan que la mayoría de sus aplicaciones en la nube han sido simples extensiones del web hosting o de la consolidación de servidores. Pero, para que la nube alcance su potencial, tiene que ser más que eso.

Afortunadamente, algunas tendencias están impulsando al fin a la nube hacia el lugar correcto. Estas tendencias –que representan el futuro de las aplicaciones en la nube– incluyen servicios de plataforma, operaciones y soporte centrados en la nube, y software y modelos de datos listos para la nube.

Servicios de plataforma: Un “modelo en el medio”

La infraestructura como servicio (IaaS) sola es simplemente virtualización hospedada. Será valiosa para los usuarios con bajo uso y alto costo de la mano de obra para el soporte de hardware, pero no ofrece a las empresas los suficientes beneficios de economía de escala, en relación con sus propios centros de datos, para generar una verdadera revolución. La plataforma como servicio (PaaS), que encierra a los usuarios en un sistema operativo y un conjunto de middleware específicos, desplaza costos más actuales, pero tiene un objetivo de oportunidad limitado. Liderada por Amazon, la industria de la nube está creando un modelo en el medio: servicios de plataforma.

Un servicio de plataforma es un servicio que se hace disponible a través de una interfaz de programación de aplicaciones (API) para cualquier aplicación que se ejecuta en la nube. La idea es tomar una característica de servicio de aplicación por lo general valiosa (como almacenamiento de contenido en caché o gestión de base de datos), y convertirla en un servicio de la nube, en lugar de un componente de una aplicación que se ha trasladado a la nube. Eso permite que el proveedor de la nube optimice el servicio de plataforma para la operación de la nube, y obtenga la máxima economía de escala, y como resultado, proporcione el menor costo para los usuarios. A su vez, para los usuarios simplifica el desarrollo de aplicaciones y reduce el costo de desarrollo mediante la creación de una característica empacada ​​que pueden integrar rápidamente en el nuevo desarrollo.

Amazon Web Services ha ofrecido servicios de plataforma durante mucho tiempo, pero Amazon ha ampliado los servicios básicos de base de datos y de gestión con el almacenamiento en caché, el preprocesamiento de páginas web, y ahora la gestión y optimización de flujo. Todos se ofrecen como API, así que, como los servicios web, no limitan la elección del comprador de un sistema operativo o middleware. De hecho, los usuarios informan que pueden adaptar aplicaciones actuales para utilizar estas nuevas características con bastante facilidad. El resultado: Estamos evolucionando las aplicaciones actuales de centros de datos hacia algo nuevo y epecífico para la nube, a medida que migramos a la nube. Estamos construyendo las primeras aplicaciones en la nube.

Nuevas herramientas y marcos de las operaciones en la nube

Otro factor que impulsa el futuro de las aplicaciones de nube es la evolución de las herramientas de operaciones en la nube. Los usuarios de la nube saben que el despliegue, integración y gestión de aplicaciones basadas en la nube o híbridas pueden ser complejos y costosos, a veces tanto que los paradigmas de los ahorros de la nube están en riesgo. Los vendedores de pila de la nube están trabajando para hacer frente a esto con nuevos modelos de desarrollo e integración de operaciones (DevOps), pero estos a menudo son estrechos en su aplicación y requieren cambios en las propias aplicaciones. Eso puede cambiar con una iniciativa de los operadores llamada virtualización de las funciones de red (NFV).

La virtualización de las funciones de red tiene como objetivo permitir la instalación de las características del software en el hardware, y que sean compuestas en los servicios de red vendibles. Mientras que las empresas de telecomunicaciones que están impulsando NFV las han apuntado hacia las funciones de red, tales como firewalls o balance de carga, no hay razón por la que no puedan implementar la gestión de relaciones con el cliente u otro software de aplicación con la misma facilidad. Esto podría crear un modelo de entrega tipo software como servicio (SaaS) para los proveedores de nube –o incluso un despliegue tipo IaaS o de nube híbrida para empresas– que es más sencillo, más barato de administrar y se puede cambiar más fácilmente en respuesta a los cambios en las necesidades del mercado o a las oportunidades de negocio.

Estamos evolucionando aplicaciones de centros de datos actuales en algo nuevo y específico para la nube, a medida que los migramos hacia la nube. Estamos construyendo las primeras aplicaciones en la nube.

A medida que evolucionamos tanto los servicios de plataforma, como los marcos de operaciones de la nube, vamos a empezar a ver el desarrollo de aplicaciones  que no son simples trasplantes de los centros de datos actuales, sino aplicaciones que no fueron, ni podrían haber sido, ejecutadas en ellos. Eso expondrá a los desarrolladores, los usuarios y los proveedores de nube a los retos de las aplicaciones específicas para la nube específica por primera vez.

Empresas de redes sociales como Twitter y Facebook, compañías de medios como Netflix, y gigantes de búsqueda, web y nube, como Google, ya se están moviendo hacia el futuro de las aplicaciones de nube mediante el desarrollo de aplicaciones que empujan los límites de la tecnología y las prácticas actuales de software. Estamos evolucionando el concepto corporativo de arquitecturas orientadas a servicios hacia la noción de una estructura de aplicaciones estilo web, simple y orientada a eventos. Estamos evolucionando las bases de datos relacionales hacia arquitecturas de gestión para big data y datos no estructurados. Ejemplos como Hadoop y MapReduce ya han surgido, y más están en camino.

El horizonte de nubes

¿Qué podemos esperar, entonces, para el futuro de las aplicaciones de nube? En primer lugar, las aplicaciones futuras estarán escritas directamente para la nube. Además, las aplicaciones futuras usarán los servicios alojados en la nube que ofrecen tanto los proveedores de nube, como terceros, e incluso creadas por corporaciones, y serán entregadas a través de APIs genéricos, de tipo web.

Por último, las futuras aplicaciones en la nube serán desplegadas utilizando un modelo DevOps que funciona para cualquier tipo de aplicación distribuida, ya sea que los componentes estén alojados en un centro de datos o en la nube, y sean características de aplicación o características de red. Todo esto estará basado en una nueva arquitectura que empezará por definir las aplicaciones específicas para la nube, y terminará definiendo un modelo de desarrollo que evolucionará gradualmente de ser una arquitectura de nube, a ser la única arquitectura.

Esa es la evolución clave para la nube, porque es la única evolución que asegura que los beneficios de la nube se realicen plenamente. Las nociones actuales de IaaS, PaaS y SaaS; de híbrida, pública y privadas, son factores evolutivos que inhiben la revolución de la nube. En la nube, todo es un servicio, todo está representado únicamente por una API, y todo se ve y se maneja igual. Es solo una cuestión de cuál sería el lugar más barato para ponerlo.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close