jirikaderabek - Fotolia

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Siete elementos clave para una planta del futuro

A medida que tendencias como el internet de las cosas (IoT) toman fuerza en la industria, se requiere una infraestructura de red fortalecida y flexible, con visión de futuro, dice Panduit.

El concepto del Internet de las Cosas (IoT) está tomando cada vez más fuerza en la industria empresarial. Este modelo tiene el potencial de cambiar la vida de todos, en cualquier industria, ya sea médica, empresarial, científica o incluso de entretenimiento. Por ejemplo, en 2014, cerca 100 objetos por segundo eran conectados a internet y para el 2020, más de 250 dispositivos serán conectados por segundo, según cifras de Cisco.

Existen diversos beneficios funcionales del IoT. Uno de ellos es la eficiencia operativa, pues esta tecnología permite monitorear minuciosamente los procesos de producción y hace que el margen de error, en comparación con un ser humano o un sistema personalizado, sea menor. Aquí lo importante es hacer algo desde cualquier lugar, a cualquier hora, solo con el requisito de estar conectado.

Otro beneficio es la creación de nuevos servicios. La industria de TIC ha comenzado a desarrollar nuevas aplicaciones y conceptos tecnológicos que crean nuevos servicios y, por lo tanto, funciones que trabajan directamente para este concepto. Finalmente, con la obtención de tantos datos de los que se puede conseguir información valiosa y retroalimentación, IoT también ayuda a mejorar la calidad de los productos.

Pero, para poder tener éste y otros beneficios, y apoyar la tendencia de IoT, es importante contar con una infraestructura de red sólida y que soporte los grandes datos que estarán circulando. El piso de manufactura no es la excepción. Además de tender hacia una convergencia de las tecnologías operativas (TO) con las tecnologías de la información (TI), 55% de todos los dispositivos actualmente desplegados en los pisos de las plantas están conectados a sistemas controladores programables y utilizan protocolos de automatización, según IHS Research.

Por eso, Panduit, recomienda siete elementos clave para una planta del futuro:

  1. Infraestructura de red automatizada. Una infraestructura de red común, apegada a estándares tales como EtherNet/IP, permita el flujo continuo de datos, ya sea dentro de una planta o a través de una organización global. Esto también ofrece nuevas oportunidades para aumentar la productividad o mejorar el tiempo de comercialización.
  2. Seguridad y cumplimiento regulatorio. Antes de que las plantas puedan liberar el verdadero potencial de la convergencia TO/TI en sus operaciones, primero tienen que protegerlas y asegurarlas. Esto incluye la protección de su propiedad intelectual y la infraestructura física contra accesos no deseados, así como una fuerte supervisión para gestionar la actividad de red y las modificaciones de aplicaciones potenciales.
  3. Movilidad. Los usuarios de la movilidad en el piso de manufactura están mostrando el valor de esta tendencia al obtener alrededor de 80% de mejoras en los momentos de toma de decisiones. Más allá, la tecnología móvil puede ser aplicada a los equipos, tal como lo es la reconfiguración de los procesos de fabricación para redefinir operaciones flexibles y para herramientas inalámbricas.
  4. Video. Además de la supervisión del talento humano, el video IP puede ser integrado con software analítico para detectar actividades sospechosas o no deseadas y notificar al personal de seguridad. También se utiliza con el software de reconocimiento facial para administrar el acceso de personal, así como ayudar a controlar la eficiencia de las personas, los equipos y procesos de producción de una planta.
  5. Cómputo industrial y nube. Entre los muchos beneficios de una infraestructura de red convergente se encuentra la capacidad de desplegar cómputo industrial en varios niveles, desde el  cómputo en el piso de manufactura, donde los datos se recogen, recorriendo todo el camino hasta llegar a la nube.
  6. Acceso remoto. Ya sea que se trate de un fabricante con plantas, situado alrededor del mundo, o un productor de petróleo con plataformas distribuidas a través de cientos de kilómetros, las organizaciones han luchado durante mucho tiempo por tener expertos técnicos disponibles en el lugar cuando sea necesario, con el fin de tomar las mejores decisiones posibles con base en buenos datos. Usando tecnologías alámbricas e inalámbricas, los expertos pueden trabajar de manera remota desde un sitio central para monitorear la infraestructura de manera segura y puedan analizar métricas clave como temperatura, flujo de velocidad y fallas alrededor del mundo.
  7. Gestión de la energía. Las plantas hoy deben ver la energía como un costo manejable. Es conveniente usar el poder de la red convergente para aprovechar los datos y crear un buen perfil sobre sus procesos en el consumo de energía, en comparación con sus necesidades de negocio en tiempo real.

Es un hecho que las empresas con visión de futuro consideran la infraestructura física de red cuando quieren evaluar e implementar tecnologías innovadoras, tanto en la parte empresarial, como en el piso de manufactura. Este enfoque abre las puertas a la convergencia e interoperabilidad, y permite tener las bases de infraestructura para un mundo conectado.

Próximos pasos

Quizás quiera revisar también:

Gartner: en 2016 emergerán los servicios para IoT y las ‘cosas’ conectadas

Symantec se expande hacia la protección IoT como parte de su nueva estrategia

IoT se expande al sector minero como aliado de crecimiento y seguridad

Investigue más sobre Gestión del centro de datos

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close