sakkmesterke - stock.adobe.com

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Reinventar la transformación digital por la crisis covid-19

Los proyectos de transformación digital están regresando a medida que las organizaciones se dan cuenta de que las mejoras en la productividad y en el compromiso con el cliente ahora son aún más importantes, siempre que el trabajo se pueda hacer de forma remota y aún haya dinero en efectivo para pagarlo.

La actividad en torno a la transformación digital, el motor del crecimiento de los servicios tecnológicos en los últimos cinco años, había alcanzado su punto máximo. Pero la crisis del coronavirus covid-19 ha presionado el botón de reinicio, con implicaciones significativas para la industria de consultoría global.

El número de organizaciones que intentan transformarse a través de la adopción de nuevas tecnologías digitales ha crecido rápidamente en los últimos cinco años. En 2017-2018, la demanda global de soporte de consultoría en esta área aumentó en casi un 40 %, con un crecimiento del 7 % en todo el mercado de consultoría del Reino Unido. Pero este crecimiento ha tenido un costo.

Las organizaciones de clientes se han sentido frustradas por lo que, a sus ojos, ha sido una excesiva dependencia de los proveedores en el cambio de procesos y tecnología. No se ha pensado lo suficiente en cómo trabajan las personas y el cambio de comportamiento. Además, la evidencia de resultados tangibles ha sido escasa sobre el terreno, lo que hace que los clientes duden cada vez más de las promesas de los proveedores. En el mejor de los casos, esto habría resultado en una disminución lenta, pero inexorable, de la tasa de crecimiento; en el peor de los casos, habría surgido otra burbuja de TI.

La crisis de covid-19 ha puesto de relieve muchos problemas preocupantes en los que las empresas se han visto inmersas. Las cadenas minoristas y de restaurantes que habían logrado sobrevivir económicamente, a pesar de su falta de diferenciación, se han hundido. Más positivamente, hemos visto cambios para que suceda mejor con una velocidad sin precedentes. Los líderes empresariales verán una transformación tangible a su alrededor, con la tecnología en el centro.

En las primeras semanas del cierre del Reino Unido, se suspendió gran parte de la consultoría tecnológica discrecional, y continúa estando así. Pero el cambio muy rápido que muchas organizaciones tuvieron que hacer para apoyar el trabajo remoto lo ha compensado en parte. Más recientemente, la planificación de la fuerza laboral, que ayuda a las organizaciones a utilizar personas, procesos y tecnología de una manera más ágil, más adecuada para un período prolongado de incertidumbre, está en auge.

Si observamos las economías que están por delante del Reino Unido en términos de reducción de las restricciones de cierre, como Australia, la demanda de trabajo de consultoría en torno a la reducción de costos y la gestión de la cadena de suministro es fuerte. Más significativamente, los proyectos de transformación digital, detenidos en los primeros días de la crisis, están volviendo a medida que las organizaciones se dan cuenta de que las mejoras en productividad y compromiso con el cliente que buscaban antes de la crisis ahora son aún más importantes. Siempre que el trabajo se pueda hacer de forma remota y todavía haya dinero en efectivo para pagarlo, estos proyectos están comenzando a reanudarse.

Como resultado, la tecnología parece tener un rendimiento considerablemente mejor que cualquier otro servicio de consultoría. Prevemos que el mercado de consultoría tecnológica (excluyendo el desarrollo y la integración de sistemas) se contraerá alrededor de un 8 % en el Reino Unido en el transcurso de 2020.

A las grandes empresas de consultoría les irá mejor porque cubren una amplia gama de sectores y, por lo tanto, podrán concentrar sus recursos en los sectores menos afectados. Se espera que el mercado de tecnología en el sector de servicios financieros del Reino Unido se reduzca solo un 2 %, y en los sectores farmacéutico, público, de alta tecnología y telecomunicaciones, se espera que crezca. Todo esto tiene lugar en un mercado de consultoría general que puede disminuir hasta en un quinto. Las grandes empresas también se benefician de tener grandes marcas: las crisis anteriores han demostrado que los clientes cambian a comprar más de las empresas que conocen.

Sin embargo, esta situación está creando tantos desafíos como oportunidades para la industria de consultoría del Reino Unido. Las empresas que carecen de una propuesta clara y un historial en la transformación digital tendrán dificultades para ganar nuevos clientes. Los niveles de actividad pueden ser altos en los sectores público y sanitario, pero las tarifas son bajas, lo que va a reducir la rentabilidad de las empresas.

Para tener éxito, las firmas consultoras también deberán aprender la lección de los últimos dos años: que la transformación debe producir mejoras concretas. Lo único que ha cambiado en la crisis es que ha tenido que hacerlo más rápido de lo que nadie podría haber imaginado hace seis meses.

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close