FotolEdhar - Fotolia

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Reflexiones para el CIO sobre lo que deja el 2018

El 2018 ha sido un año de transformación no solo para las empresas, sino especialmente para los directores de tecnología o CIOs. ¿Qué aprendizajes ha tenido en este año que termina?

A lo largo de este año que se va, diversos han sido los cambios que se han construido en la imagen de todo ejecutivo de TI. Esos cambios han venido con aprendizajes y oportunidades de mejora, sobre todo en el campo de la analítica de datos y en la gestión de la información.

Por eso, el CIO en 2018 ha tenido como prioridad ser un estratega de la información, antes que un tecnólogo o un proveedor de plataformas o sistemas interconectados. Hay un valor más, y los actuales ejecutivos de la industria TI lo están etiquetando como el sello del año. 

Ese valor va de la mano con el aprendizaje constante sobre el comportamiento del mercado. Éste tiene un variopinto camino que desafía a cualquier directivo, pero sobre todo a los líderes de tecnología que garantizan la operación de la organización. De ahí que el CIO en 2018 ha comprendido que, más que responder ante sucesos, es necesario prevenir caminos y respuestas porque hay varios escenarios, casi indescifrables, promovidos por una revolución económica y tecnológica que aún no es comprendida del todo.

Esa prevención conlleva un tiempo de investigación. Es tiempo de cruzar información y poder catalogar tendencias y nuevas prácticas, así como mejorar la capacidad de resiliencia y el trabajo en equipo, y tener el control de la operación. Es momento de que el CIO se convierta en asesor y se transforme en un agente de cambio en la compañía. Es decir, que se convierta realmente en el articulador de toda la cultura digital de la empresa para tener claros los parámetros de rentabilidad y ejecución correcta del presupuesto.

En diversas entrevistas sobre big data, seguridad TI, iCloud, transformación digital, etc., entendidos y expertos de la industria TI convergen en que el ejecutivo de tecnología tiene que añadir valor a herramientas de gestión de TI, tanto de pequeñas como grandes empresas. El salto cualitativo de todo referente de tecnología en una compañía es observar la ola tecnológica del momento para adaptarla al modelo de negocio de la organización. Esta conexión y transformación es clave para que el CIO tenga el control de la operación y logre ser la mano derecha de la dirección empresarial de los accionistas.

Ese estado de consciencia que toma el líder de TI es también fundamental para cerrar este año. No hay duda acerda de que su estado de alerta y de responsabilidad sobre los avatares del mercado lo hará más proactivo y sensible para prevenir situaciones adversas en la industria.

El éxodo que inició el CIO a inicios de este año con novedades y tendencias del ciberespacio culmina hoy mirando hacia atrás, deteniéndose un momento y entendiendo cuán importante ha sido poner en valor prácticas y/o herramientas de gestión para garantizar un correcto desempeño financiero y económico de la compañía, a pesar de que el mercado insista en cambiar de timón o que el cliente exija modas que podrían extinguirse en un abrir y cerrar de ojos.

Más allá de eso, el presupuesto se sigue ejecutando y ya no queda tiempo para lo que será un año de más inversiones y nuevos proyectos que el CIO y el CEO deben agendar con la mejor tecnología y cultura digital que tengan. La fiesta de fin de año deberá ser escrita entre bits y bytes, con el ánimo de recordar que el cambio continúa y que en el 2019 hay todavía más por aprender en el espectro de la inteligencia artificial y la movilidad 4.0. ¡Gracias 2018 por invitarnos a aprender a aprender! ¡Bienvenido 2019 con ganas de invertir y liderar!

Este artículo se actualizó por última vez en diciembre 2018

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close