No confíen la supervivencia de su empresa manufacturera a la selección natural

A diferencia de la evolución, la selección natural no necesita dejarse al azar. Empresas tecnológicas invierten mucho en impresión 3D, trabajando hacia una visión compartida de efectividad de costos, calidad de precisión y personalización masiva.

Charles Darwin afirmó que la supervivencia no se basa en la fuerza ni en la inteligencia, sino en la habilidad que tiene la especie para responder a los cambios de su entorno. Tenemos un caso práctico sucediendo ahora mismo en la industria de la manufactura que una vez más le da la razón.

La revolución digital ha reinventado mucho la forma en que las personas viven y trabajan. Sin embargo, los procesos básicos de diseño y fabricación no han cambiado mucho en los últimos 100 años. De hecho, la producción se ha alejado cada vez más del consumidor, limitando la flexibilidad y personalización de los diseños, y agotando los recursos naturales.

Estos modelos simplemente ya no son sostenibles y las empresas que no se adapten con rapidez y determinación, correrán la misma suerte que los dinosaurios.

Las tecnologías de manufactura digital, incluida la Impresión 3D (3DP), van a superar todos los eslabones de la cadena de producción y distribución, desde la investigación, el desarrollo y las operaciones de fábrica, hasta el marketing, las ventas y el servicio. Estas tecnologías, y la conectividad que permiten, abren nuevas oportunidades y generan valor a la vez que transforman la industria manufacturera de tres formas elementales:

Impulso del proceso de manufactura para estar más cerca del punto de consumo. En una cadena de distribución convencional, los fabricantes desarrollan productos nuevos, reciben componentes, supervisan la fabricación, y luego distribuyen los productos a las tiendas. Este modelo reduce las opciones de los consumidores y crea incertidumbre sobre la posibilidad de venta de un producto. A través de una nueva cadena de distribución 3D con una alta capacidad de respuesta, los clientes pueden hacer sus pedidos en tiendas locales que, además de entregarles exactamente lo que desean, también lo hacen más rápido.

El sector industrial también va a experimentar un cambio dramático a medida en que surjan más productos con inteligencia integrada. Por ejemplo: los fabricantes de productos relacionados con la salud podrán fabricar próximamente prótesis con sensores integrados que se comunicarán con equipos de atención médica.

La forma en como los productos se mueven del diseño a la producción, y luego a los centros de impresión 3D, será cada vez más fácil, inteligente y rápida. El envío de componentes parcialmente ensamblados de un lugar a otro en el mundo ha demostrado ser lento, caro y con emisiones de carbono masivas e intensas.

El potencial de una mayor capacidad de respuesta a las necesidades de los consumidores motivará a que un mayor número de fabricantes adopte la Impresión 3D en sus procesos.

Liberación de diseños, aceleración de procesos y transformación de fuerzas de trabajo. Con la impresión 3D, las partes físicas pueden crearse y transmitirse digitalmente a todo el mundo, permitiendo que los productos fluyan casi tan eficientemente como lo hacen las ideas a través del Internet. Los diseñadores e ingenieros trabajarán a distancia sin las restricciones de las técnicas de fabricación del pasado; por lo que podrán diseñar cosas que hoy son prácticamente imposibles y lograrlo con una precisión sin precedentes.

La digitalización de la fabricación también promete ciclos de mejoramiento más rápidos. Después de todo, es más fácil cambiar un archivo digital que un molde o una línea de ensamblaje. Los cambios en el estilo, la demanda o la funcionalidad se realizarán en un instante. Esta eficiencia de producción creará oportunidades. Los trabajos de manufactura obtenidos de manera externa estarán más cerca de los lugares donde los productos se ofrecen, compran y consumen. A medida que la tecnología y los materiales de fabricación avanzada se vuelvan más económicos, los fabricantes los harán propios para desarrollar prototipos sofisticados en menos tiempo, creando así oportunidades para la personalización masiva de las partes.

Mejora del crecimiento amigable con el planeta. En el mundo de la manufactura digital, las empresas enviarán diseños digitales y materiales básicos nada más. Digitalizar el envío de productos y elaborar productos terminados cerca del punto de consumo, promete reducir las emisiones de carbono, el desperdicio de producción y un inventario innecesario.

La manufactura innovadora, impulsada por la impresión 3D, se mueve en dirección de una economía circular de ahorro de materiales y energía. La Economía Circular replantea el concepto de desperdicio dándole un trato distinto, como si estuviera hecho de nutrientes biológicos y técnicos diseñados para mantener productos, componentes y materiales en el rango más alto de utilidad y valor. Al separar el crecimiento de la extracción de recursos naturales, la economía circular incita el crecimiento económico a la vez que reduce el consumo excesivo de los recursos naturales del planeta.

A diferencia de la evolución, la selección natural no necesita dejarse al azar. Las empresas tecnológicas más importantes GE, SAP y HP están invirtiendo fuertemente en impresión 3D, trabajando hacia una visión compartida de efectividad de costos, calidad de precisión y personalización masiva para todos. De hecho, los fabricantes en América Latina tienen una oportunidad sin precedentes de implementar la impresión 3D para mejorar los procesos, eliminar el desperdicio y motivar la innovación en toda la región.

Sobre el autor: Marcos Razón es gerente general y director general de HP Inc. Latinoamérica.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close