Sergey Nivens - stock.adobe.com

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Mundos virtuales, posibilidades infinitas

Los mundos virtuales representan oportunidades infinitas para el negocio, apalancadas por la convergencia de tecnologías disruptivas.

Este 2020 ha traído nuevas maneras hacer negocios y seguirnos comunicando en un mundo regido por el distanciamiento social a través de la tecnología, por lo que su optimización, mejora continua e innovación ya no son solo un nice to have.

Con el objetivo de continuar esta interacción, el siguiente gran recurso que está facilitando continuar son los mundos virtuales, similares a los utilizados en los videojuegos en línea con múltiples jugadores; un ambiente simulado por computadora y siempre activo que permite la participación de usuarios mediante avatares personales que se comunican, colaboran e interactúan entre sí.

Sin embargo, el reto continuo en estos ambientes es convertirlos en casos de uso que puedan traer beneficios inmediatos, tanto a usuarios como a empresas, y descubrir el valor que cada una de estas experiencias pueda traer, que incluso puedan sobrepasar la expectativa e imposibiliten llevar una contribución de tal magnitud al mundo físico.

Bajo esta premisa es que actualmente ya contamos con casos de negocio aplicados a la realidad, con resultados exitosos e inesperados, según un estudio de Deloitte sobre el mundo virtual para los negocios:

  • Sedes virtuales: En este rubro, las plataformas del mundo virtual son una opción cada vez más viable para comunicarse y hacer networking similar al mundo físico, como lo es el caso de la conferencia iLRN2020 dirigida a investigadores, cuyos organizadores optaron por el formato virtual por la emergencia sanitaria por COVID-19; esto permitió abrir la convocatoria a más catedráticos, así como una mayor interacción entre asistentes y expositores al cambiar el formato de la conferencia a videos de 3 minutos y sesiones de networking de 12 minutos con la audiencia.
  • Deportes y entretenimiento: Aquí, las soluciones virtuales son una opción para reunir a fans y consumidores en experiencias colaborativas, por ejemplo: la Asociación de Golf estadounidense permite a los espectadores ver cada anotación y compararla contra las de otros jugadores, su torneo abierto está disponible en una aplicación de realidad aumentada, entre otras facilidades. Ante la evidente falta de madurez en las soluciones de este rubro, ya hay inversiones en investigación para mejorar la experiencia de los usuarios.
  • Aula educativa, capacitación y talleres. La realidad virtual (VR) ya ha probado ser un ambiente seguro de capacitación, además de entregar experiencias medibles y repetibles. Estudios en varias industrias han mostrado que la realidad virtual mejora la retención de información a largo plazo, además de la capacidad de incorporar retroalimentación de los usuarios. En el mundo virtual, el aprendizaje se da de forma colaborativa y entrega funcionalidades que emulan al mundo físico: actualmente, un profesor o capacitador puede enviar los avatares de sus alumnos a breakouts para trabajo en equipo con tan solo presionar un botón, además de tener herramientas tan útiles como las notas adhesivas para aplicar esa metodología ágil que tanto ayudaba en los tiempos de oficina.

Para la academia, es interesante ver el caso de la Universidad Estatal de Arizona, la cual ha creado campus virtuales donde pueden reunirse estudiantes y académicos para hacer networking y conocer la escuela.

Hacer realidad el mundo virtual

Uno de los retos para terminar de aterrizar esta realidad depende de la implementación de la red 5G, la cual ayudará a desarrollar una experiencia de usuario óptima al habilitar un incremento de 10 veces en transferencia y una capacidad de tráfico 100 veces mayor que la red actual; se convertirá en el requerimiento básico para algunas de las mejores aplicaciones de realidad aumentada y virtual (AR, VR), de acuerdo con un estudio de Abi Research.

Adicionalmente, la nube permitiría un acceso más sencillo a los usuarios a estos ambientes sin necesidad de consumir hardware y con acceso a productos listos para ser utilizados y mejorados continuamente, como los ofrecidos por los hyperscalers.

Esta nueva oferta también deberá considerar cuestiones de privacidad y ética, como el tipo de información que será visible respecto al avatar de una persona, el almacenamiento, acceso y propiedad de los datos requeridos, las tecnologías que procesarán la información, encriptación de las conversaciones, entre otros.

La convergencia de tecnologías está habilitando soluciones como los mundos virtuales para facilitar la continuidad de la vida y los negocios, con la posibilidad de que lo imposible en el mundo real pueda “cobrar vida” para generar colaboraciones nunca antes vistas entre expertos, y que podrán resultar en perspectivas de agreguen valor para todos los stakeholders.

Sobre el autor: Francisco Ibarra es socio de Enterprise Technology and Performance en Consultoría, Deloitte México.

Investigue más sobre Tendencias de cómputo empresarial

Close