BillionPhotos.com - stock.adobe.

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Los ganadores pospandemia están en la nube

Las empresas cuyos equipos de TI estén a la par de las últimas tecnologías y se apoyen en la nube y en un asesoramiento experto de confianza podrán tener éxito en su viaje de transformación tecnológica, dice SoftwareOne.

Es bien sabido que la crisis sanitaria fue un parteaguas para las empresas que aún no consideraban la digitalización y para las que estaban a mitad del camino. La necesidad de realizar el trabajo a distancia resultó en una aceleración de la adopción tecnológica en un tiempo récord, lo que transformó los hábitos de las personas y las empresas.

Ahora que las actividades comienzan a volver poco a poco a la normalidad, y con la mayoría de las compañías inmersas de alguna forma en el mundo digital, muchos se preguntan quiénes liderarán en la pospandemia.

Para responder esta pregunta, primero creo necesario repasar el panorama. Según datos de IDC, 83 % de los líderes empresariales a nivel mundial planean proporcionar más oportunidades para trabajar a distancia que antes de la pandemia, y 84 % planea acelerar los procesos de digitalización en sus organizaciones para alcanzar una mayor agilidad. Frente a estas tendencias, las empresas que quieran liderar tras la pandemia deberán buscar la manera de fortalecer sus sistemas de TI para mantener en funcionamiento sus modelos de negocio mientras continúan brindando valor a los clientes y colaboradores, dondequiera que estén.

Para esto, es primordial que los líderes de las organizaciones reconozcan el papel que juegan actualmente los departamentos de TI, que han ganado mayor relevancia con el paso de los años. Este nuevo punto de partida les presenta la oportunidad de apoyarse en herramientas que les permitan desplegar soluciones tecnológicas nuevas para evolucionar de un rol simplemente operativo a uno de innovación.

La nube es una plataforma de tecnología que les está ayudando a lograrlo y que, ante las múltiples limitaciones de la infraestructura tradicional de TI, ya había ganado popularidad incluso antes de la pandemia.

Al final, las compañías se han decidido a utilizar la nube por encontrar múltiples beneficios, como el almacenamiento de información a bajo costo, la protección de datos en tiempo real y la simplificación en la disponibilidad e intercambio de información, incluso cuando los usuarios están físicamente en ubicaciones diferentes. Todo con una flexibilidad que les permite llevar a cabo una transformación tecnológica más rápida y adecuada a cada necesidad específica.

Por su parte, hemos visto que los mayores proveedores de la nube se han centrado en mejorar y ofrecer nuevos servicios para ayudar a los clientes a continuar con este impulso hacia la digitalización. Con soluciones para migrar prácticamente cualquier carga de trabajo, sus planes de desplazamiento a la nube se han acelerado por reflejar un ahorro en costos de TI, mejoras en la productividad de los equipos, así como asegurar la resiliencia operativa.

En un escenario pospandemia no se espera que disminuya el uso de la nube, sino que será una alternativa cada vez más utilizada para seguir evolucionando los negocios, por garantizar una mayor velocidad y agilidad en la forma de trabajo actual y permitir a las áreas de TI aumentar su capacidad de procesamiento y almacenamiento de información. No es de sorprender que Gartner estime que el incremento en el porcentaje de inversión de las empresas en servicios de la nube –frente a los sistemas tradicionales– se acelere tras la crisis de COVID-19. De hecho, prevé que la nube represente el 14,2 % del total del gasto de TI de las empresas en 2024, frente al 9,1 % en 2020.

Si las empresas ya consideran los servicios de la nube como parte de su estrategia de negocio a corto, mediano y largo plazo, es mucho más probable que cimienten negocios más productivos y exitosos. ¿Por qué? Es simple: contarán con la seguridad, disponibilidad y almacenamiento de su información para cumplir con las demandas de los consumidores actuales y con la flexibilidad que les permita seguirse expandiendo.

Estoy seguro de que los retos que vendrán en los próximos años son grandes, pero, sin duda, las empresas que saldrán victoriosas serán aquellas cuyos equipos de TI estén a la par de las últimas tecnologías apoyadas de la nube y de un asesoramiento experto de confianza que los ayude a atravesar su viaje de transformación tecnológica.

Yéndome un paso más adelante, me atrevo a decir que las empresas más exitosas serán aquellas que acompañen la migración de sus aplicaciones existentes a la nube con una estrategia de modernización, es decir, con la reingeniería de su arquitectura tecnológica a través de microservicios personalizados, servicios web y metodologías como agile y DevOps, pero ese es un tema para otro día.

Por ahora, y mientras se reactiva la vida pospandemia, las empresas pueden llevar a cabo una autoevaluación y demostrar si son de las ganadoras o reflexionar por qué aún no se han subido a la nube.

Sobre el autor: Peter Kroll es CEO de SoftwareOne México.

Investigue más sobre Cloud computing (Computación en la nube)

Close