Warakorn - Fotolia

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Las opciones infinitas tientan, pero cortar la gestión propietaria es aún mejor

¿Están de vuelta otra vez los viejos malos días de la proliferación de interfaces de control? Patrick Hubbard dice que es tiempo de que los administradores de red se pongan firmes.

Amo mi Sonos. Sí, fue una compra impulsiva ridículamente cara, empeorada cuando Amazon Prime Now dejó el primero en mi puerta, seguidos por más con el tiempo. Pero, para ser justos, suenan genial y, algo más importante, domaron todos mis servicios desconectados de suscripción, poniendo la interfaz de control de reproducción, equipo físico y servicios conectados en una sola plataforma. Un proveedor de TI podría haberlo nombrado la Plataforma Sonos para Infraestructura Música Híbrida y Música como Servicio.

Pero, a pesar de toda su funcionalidad, características y acceso mejorado a servicios, Sonos aún sufre de la misma creciente frustración de TI: es una interfaz de gestión propietaria más que es menos conveniente en muchas formas que su predecesor, el humilde radio.

La tentadora seducción de las posibilidades infinitas

Comparada con un radio, la plataforma Sonos ofrece aparentemente infinitas posibilidades de control de sus proveedores de servicio, dispositivos de reproducción y personalización combinados. Sin embargo, para hacer eso posible, Sonos requiere que el usuario instale una aplicación personalizada, ya sea móvil, o un cliente gordo en una PC. Y ese es un punto importante, porque seleccionar tecnología híbrida añade nuevas herramientas aisladas de gestión.

Por un tiempo, al menos, 99% del tiempo, estoy feliz de usarlo; especialmente al usar funciones híbridas, como buscar un track por título a través de Apple Music, Amazon Prime, Rhapsody, Spotify, Pandora, recursos locales MP3 y otros. Pero eso no es lo que los usuarios realmente hacen la mayor parte del tiempo. La mayor parte del tiempo, solo están cambiando el volumen. Y después de un tiempo, es fácil extrañar la simple perilla de volumen de un radio.

Como administradores de red, requerimos completo control sobre todo, y eso incluye las nuevas interfaces de gestión propietarias que proliferan rápidamente para la bestia que llamamos TI híbrida. Sin embargo, como industria, hemos pasado los últimos 20 años alejándonos de la integración de la silla giratoria, cuando éramos forzados a acceder a múltiples tableros para hacer nuestro trabajo. Hemos demandado a los proveedores que consoliden funciones en una sola interfaz, usando el poder de nuestras órdenes de compra, priorizando la integración sobre la tecnología a medida que los equipos de TI se encogen y se requiere una alta eficiencia.

Pero las TI híbridas, al menos en esta primera ola de moda, están regresándonos a los viejos malos días de la proliferación de interfaces de control. No quiero tener que sacar mi teléfono del bolsillo, encontrar la app Sonos, escoger el cuarto y luego deslizar mi dedo solo para cambiar el volumen más de lo que quiero abrir interfaces de gestión separadas, específicas de cada proveedor y propietarias, cada vez que quiero hacer un cambio de rutina o dar un vistazo rápido al desempeño. Los administradores se benefician día a día de unas pocas perillas inteligentes, de función específica, sobre aplicaciones personalizadas que son, relativamente, infinitamente poderosas.

Redes híbridas, inconveniencia híbrida

En Cisco Live este año, las TI híbridas y las opciones de redes híbridas estaban por todas partes. Nuevas herramientas individuales emergieron de proveedores establecidos; una serie de nuevas startups estuvieron salpicadas en los pabellones de tecnología emergente; y, por supuesto, TI híbrida era una copia requisito en la mayoría de los puestos. A pesar de las peticiones de los proveedores por una nueva palabra de moda para reavivar la emoción empresarial ahora que la nube, big data, SDx y toda su calaña se están volviendo lugares comunes, TI debe estar cansado de aceptar nuevas funciones al costo de una menor efectividad del administrador.

Sí, vamos a requerir algunas nuevas interfaces de control para tecnología revolucionaria sin análogos comerciales. Y sí, algunas veces necesitaremos sondear las profundidades de las interfaces de gestión propietarias para llegar a esa configuración especial en un lugar difícil de acceder. Pero como los compradores de tecnología de TI, tenemos el poder de demandar que los controles que usaremos cada día para administrar las TI híbridas, especialmente ya que el monitoreo de red y los sistemas de gestión están combinados en tableros en los cuales ya confiamos.

No tenemos que dejar que las TI híbridas nos regresen a los días de la burbuja punto com de construir primero nueva tecnología brillante, e integrarla después. No debemos tener que dejar nuestros tableros de monitoreo de redes y sistemas para revisar un flameante enlace de internet a Amazon Web Services, Azure o Salesforce. El colectivo real de “nosotros” de TI tenemos el poder de recordarle a los proveedores que no tenemos tiempo para otra interfaz más para cada nueva tecnología y pieza de equipo.

Y Sonos, ¿realmente te mataría tener una perilla de volumen inalámbrico de 49 dólares?

Investigue más sobre Gestión del centro de datos

Close