Sergey Nivens - Fotolia

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

La transformación móvil del comercio en América Latina

El comercio electrónico aún no alcanza su madurez en los países de AL, pero sigue ampliando su alcance gracias al m-commerce.

Pensar en el comercio electrónico en América Latina de hace 20 años era hablar de temas complejos: plataformas y accesos a internet limitados, falta de certeza sobre modelos de seguridad, desconfianza de la población y, básicamente, un énfasis en un modelo comercial tradicional fuertemente arraigado a la cultura, y los usos y costumbres de los mercados. Sin embargo, hoy es una historia completamente diferente.

Distintas coyunturas han coadyuvado a que el comercio electrónico en la región muestre signos de crecimiento, de desarrollo y un panorama alentador: de acuerdo con eMarketer, 42.6% de la población en América Latina contaba con acceso a internet en 2012; las estimaciones son que, para 2016, más del 53% de la población contará con una conexión de acceso a internet, un crecimiento del 13% anual, muy superior al de cualquier otra región en el mundo.

Aunado a esto, el Banco Mundial estima que, en la última década, el número de integrantes del sector de clase media en América Latina (definido como aquellos con un ingreso entre 3,650 a 18,250 dólares al año) aumentó en casi 50%, sumando más de 50 millones de consumidores quienes, además de poder cubrir sus necesidades básicas, cuentan con un capital adicional para consumo personal.

Por último, hay que tener en cuenta el crecimiento de la llamada generación millenial y z, los llamados “nativos digitales”, cuyas edades se encuentran entre el rango de 12 a 35 años, quienes continúan en constante crecimiento y evolución, potenciando así un mercado maduro dentro de 10 años; justo aquellos para quienes el comercio electrónico es algo tan común como visitar un supermercado.

Ante tal demanda, los consumidores en América Latina requerirán, cada vez más, opciones reales de comercio electrónico, seguras y confiables, que les permitan obtener los mejores y más innovadores productos, esos mismos que conocen de otras latitudes, también a través de internet. El reto de las empresas del futuro será crear plataformas complementarias a las del modelo comercial tradicional –no podemos olvidar el grueso de la población, que sigue consumiendo a través de estas estructuras de mercado– que faciliten el acceso y la distribución de productos para satisfacer las crecientes necesidades del estilo de vida de la clase media.

No en vano, plataformas extranjeras comerciales como Amazon están llegando a los mercados de la región, aprovechando el despegue del comercio electrónico y la cada vez mayor confianza de  la población para realizar sus transacciones por internet, para ofrecer un valor derivado a partir de un intangible de bits y bytes. También vale destacar el crecimiento de plataformas de e-commerce de América Latina en los últimos años, como Mercado Libre, que ya cuenta con presencia en 12 países, y Linio, que ha tenido un enorme crecimiento entre los sitios de comercio electrónico.

Los tres países donde veremos el mayor gasto promedio en comercio electrónico por usuario en el 2018 serán Brasil, México y Chile. Los brasileños son, sin duda, quienes más gustan de hacer compras por internet, mientras que los colombianos presentan la mayor tasa de crecimiento, seguidos por los argentinos y chilenos.

Además del aumento en el porcentaje de personas que tienen acceso a internet en casa, también hubo un crecimiento en la conexión a la red a través de los dispositivos móviles. De acuerdo con estimaciones de eMarketer, el número de smartphones en América Latina fue de 395.5 millones de unidades –una penetración de poco más de 66%– pero se estima que este número crezca a casi 435 millones en 2018.

Aunque aún se mantiene una pequeña predilección por los equipos fijos para hacer compras en línea, los especialistas prevén el cambio de esta tendencia, como ya sucede en Chile y Colombia, donde más de la mitad de los usuarios prefieren los dispositivos móviles para comprar. Hoy en día, dentro de los latinoamericanos, los mexicanos son los líderes de las compras por medio de su celular, ya que casi una tercera parte de sus adquisiciones se realizan con un smartphone. Se espera que los teléfonos inteligentes sean los dispositivos de preferencia para el comercio electrónico en el futuro, debido a sus cualidades de costo-beneficio y multifuncionalidad en su empleo.

Las industrias que logren entender las necesidades del creciente mercado del comercio electrónico en América Latina podrían ganar una parte del valor de un mercado proyectado en 88 mil millones de dólares para 2015, y crecer con él. Cabe resaltar que el valor estimado por eMarketer para el mercado de e-commerce en la región es de casi 140 mil millones de dólares para 2018.

Será muy interesante ver, en los próximos años, cómo el comportamiento de los consumidores y los cambios en la economía y los mercados locales seguirán transformando el comercio electrónico en América Latina.

Sobre el autor: Christian Gatti es gerente general y VP para América Latina y Pacífico de Alcatel OneTouch.

Próximos pasos

Revise también:

Las empresas deben conectar con los clientes en tres frentes: ¿Están listos los CIO?

Integre su aplicación CRM con BI para un máximo beneficio

Menos crecimiento, pero más madurez en e-commerce de México

Este artículo se actualizó por última vez en octubre 2015

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close