Fotolia

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

La preocupante parálisis del sector colombiano de las TIC

Los servicios TIC deberían estar impulsando la economía en cualquier país, y es preocupante comprobar que Colombia mantiene ese sector sin apoyo.

Es preocupante comprobar cómo Colombia, una de las principales economías latinoamericanas, mantiene el sector de las tecnologías de la información (TI) en condiciones precarias.

La sociedad internacional en su conjunto se encamina hacia una mayor apertura económica y comercial y muchos de sus actores principales muestran su claro compromiso con este movimiento; pero hay otros que, aunque parecen mostrar entusiasmo por esta idea, en la práctica no la apoyan con toda la intensidad que pretenden transmitir.

La iniciativa regional de libre comercio denominada Alianza del Pacífico, y constituida por Chile, Colombia, México y Perú, suscribió con España el pasado 20 de septiembre un acuerdo para impulsar la cooperación comercial, la innovación y la tecnología en una clara apuesta por el sector de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). Este acuerdo puede servir como plataforma para promover el aperturismo entre los países latinoamericanos frente al nuevo proteccionismo impulsado por Donald Trump en EE.UU.

Colombia manifestó que el acuerdo entre la Alianza del Pacífico y España permitirá "seguir trabajando sobre la visión compartida con respecto al libre comercio y a la integración económica". Pero esas declaraciones contrastan con la política que está practicando el gobierno colombiano en determinados sectores, en concreto en el de las TIC.

Según cifras del Banco de la República, la inversión extranjera directa (IED) en Colombia disminuyó en el mes de agosto un 20,9%; más concretamente, el epígrafe del PIB sobre las telecomunicaciones y servicios postales ha disminuido en los últimos 7 trimestres sin mostrar signo alguno de recuperación; y el país también ha perdido posiciones en el Índice de Disposición de Redes (NRI) del Foro Económico Mundial.

Los servicios TIC, por su relevancia en una sociedad tan interconectada como la actual y más allá de lo que establezcan los indicadores, deberían estar impulsando la economía en cualquier país, y es preocupante comprobar que una de las principales economías latinoamericanas mantiene ese sector en condiciones precarias.

El gobierno colombiano, con el ministro David Luna a la cabeza, y a pesar de un discurso oficial que expresa alguna preocupación sobre la economía digital, en la práctica sigue viendo el sector TIC exclusivamente como una fuente de ingresos y no como un motor del desarrollo. La industria de las TIC se enfrenta a problemas graves: un trato asimétrico a los servicios de televisión por suscripción, que hoy en día pagan mucho más en tarifas regulatorias que cualquier otro servicio del ecosistema; una falta de mecanismos efectivos para combatir la piratería; unas obligaciones regulatorias que no contienen un adecuado análisis costo-beneficio y, fundamentalmente, una falta de seguridad jurídica en el conjunto de las obligaciones regulatorias.

Sorprende que, en lugar de tomar medidas que creen mejores condiciones para el crecimiento del sector TIC, con el borrador del proyecto regulatorio para la televisión por suscripción que se ha remitido a los operadores, se estén enviando señales equivocadas. Porque se propone una regulación que disminuye aún más la confianza de los inversores y deteriora la sostenibilidad del mercado, que ni siquiera incluye un análisis técnico y que propone unas tarifas que no garantizan un retorno básico de la inversión. Por si eso no fuera suficiente, el modelo propuesto complicaría aún más la vigilancia y control del mercado, que es de por sí difícil, aunque se creara la Comisión de Comunicaciones y se eliminara la controvertida ANTV.

Es preciso también abordar el problema de las tarifas anti-económicas con las que el sector ha tenido que vivir durante muchos años y evitar cargas adicionales en una industria vital para la economía colombiana, que actualmente se encuentra asfixiada.

El presidente Santos no debe olvidar que del futuro del sector depende el futuro de Colombia, ya que ante la realidad presente y la que se avecina, es fácil prever que cualquier operadora TIC tenga serias dudas a la hora de invertir en Colombia.

España puede jugar un papel clave revirtiendo las tendencias proteccionistas, que no son nuevas en Latinoamérica. Argentina y México se vieron tentados por esas prácticas; Mauricio Macri promulgó una ley de telecomunicaciones por la que se daba un trato de favor a grupos nacionales; en México, el fallo de la Suprema Corte genera incertidumbre en las empresas extranjeras del sector TIC, al eliminar la tarifa cero de interconexión.

Los foros internacionales son ocasiones excelentes para avanzar hacia una mayor apertura y cooperación entre países. España, por su vasta presencia empresarial en Latinoamérica y su posicionamiento dentro de la Unión Europea, debe hacer de puente entre ambas regiones e impulsar en la cumbre UE-CELAC (realizada los días 26 y 27 de octubre) una ambiciosa asociación económica y una clara apuesta por el sector de las TIC, que es clave en las economías de ambas regiones.

España es un claro ejemplo de ello, pues ha expresado públicamente que los fondos de la UE deben destinarse cada vez más a tecnología y transformación de la economía mientras predica con el ejemplo: ya en 2018 prevé que se lleven a cabo pruebas de redes 5G y en 2020 será el país que cuente con la mejor red de banda ancha de Europa.

Por todo lo anterior, España debe promover el mensaje de que, en un mundo globalizado y cada vez más interconectado, apostar por el sector TIC es apostar por el futuro. Y debe hacerse de manera efectiva: en condiciones que ayuden a proteger la seguridad jurídica de las inversiones extranjeras y fomenten la competencia, favoreciendo con ello a los consumidores.

Sobre el autor: Víctor Moreno Catena es catedrático de Derecho Procesal y abogado. Ex secretario general de la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos.

Investigue más sobre Cumplimiento y control

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close