La incertidumbre impulsa la transformación digital

Gracias al uso de soluciones de analítica, las empresas que adoptan la transformación digital pueden aprovechar los datos de sus clientes para adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado.

Una vez más, una crisis demuestra que la realidad tiene su lado crudo, pero también que es una oportunidad para evolucionar. En el entorno empresarial, la actual pandemia ha planteado enormes retos económicos para las organizaciones: por un lado, ha puesto en riesgo la rentabilidad y la continuidad de algunas; pero también ha impulsado las ventas de otras, y ha puesto a prueba la estabilidad de las cadenas de suministro y entrega.

De igual forma, las circunstancias han llevado a responder, adaptarse y diseñar rápidamente las estrategias que permitieran a las empresas seguir operando y acelerar su evolución digital. Las compañías tenían que capitalizar la otra cara de una crisis: la ocasión de transformarse.

Dos de los sectores que han sido impactados de manera importante por el covid-19 y que han hallado el camino hacia dicha transformación son la banca y el retail.

En el caso del primero, demasiada exposición al crédito puede generar altos índices de morosidad e incobrabilidad, mientras que no ofrecer el crédito suficiente puede traducirse en pérdidas de negocios e ingresos. La asignación de evaluaciones a nuevas solicitudes de crédito, así como también a cuentas existentes, ayuda a gestionar este equilibrio, satisfaciendo las necesidades de gestión del riesgo y de negocios. Pero, a menudo, existen limitaciones serias para las estrategias de evaluación crediticia.

En el contexto de la pandemia y la crisis financiera que la acompaña, esta situación se ha vuelto más compleja. Varios modelos tradicionales de crédito han perdido relevancia debido a que los clientes que en una situación normal nunca dejarían de pagar podrían enfrentar situaciones inesperadas. Las variables que suelen predecir la morosidad podrían no aplicar y, por tanto, se necesitarían nuevos modelos y políticas crediticias para esta situación crítica.

Respecto al retail, el cierre de las tiendas, los cambios de hábitos de consumo, la disminución del gasto, el salto exponencial a los canales electrónicos y la urgencia de crear y consolidar nuevas vías de distribución y entrega, colocaron a los jugadores del mercado en una situación excepcional que exigió modificar rápidamente sus modelos de negocio. Asimismo, predecir la oferta y la demanda cobró mayor relevancia, y se ha convertido en un proceso más complejo debido a los cambios constantes en las condiciones del mercado de consumo.

Crear escenarios constantemente y hacer predicciones a partir de ellos utilizando datos frescos fue el mecanismo que les permitió reaccionar con oportunidad durante el avance de la crisis, y al mismo tiempo destacó la importancia de replantear las iniciativas de la organización.

Hoy, con el soporte de soluciones analíticas avanzadas, los bancos y los retailers están actualizando un gran número de modelos predictivos desarrollados antes de la emergencia con datos acordes a la nueva realidad.

Aprovechar todo el poder de la analítica es especialmente crítico cuando no existen registros históricos de un evento de la magnitud de la emergencia sanitaria prevalente, por lo que los nuevos modelos tienen que aprender con la información actualizada en tiempo real proveniente de las áreas clave de la empresa, y cuyos resultados se aprovecharán para habilitar y fortalecer los canales digitales.

Si bien es cierto que la pandemia ha sido un detonante importante de la acelerada transformación y la reinvención del negocio en la primera mitad de 2020, los clientes han tenido también un rol decisivo. Los consumidores han marcado el ritmo del cambio y cómo debe adaptarse la organización en su conjunto a los escenarios de incertidumbre. Su comportamiento financiero y de consumo, sus preferencias y los canales a través de los cuales interactúan con las organizaciones generan los datos que serán críticos para el futuro, y son la base para establecer una relación más personal y cercana con ellos.

La integración de la tecnología analítica añade un mayor nivel de agilidad, lo que permite mantener la operación e innovar aún más en la oferta hacia los clientes y ser más asertivos en la transformación empresarial.

Sobre el autor: Guilherme Reis es director comercial para SAS Caribe y Centro América.

Investigue más sobre Análisis de negocios e inteligencia de negocios

Close