Guía Esencial

Navegue en las secciones

BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: Tendencias tecnológicas para seguir en 2015
Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Internet de las Cosas: Gran oportunidad para las empresas

Las ventajas de la IoT en las empresas serán determinadas por la amplitud de negocios que permite y las oportunidades y retos que trae.

Al hablar de lo que significa el Internet de las Cosas (IoT) para las empresas, debemos considerar tres grandes preguntas: ¿Cuál es el tipo de amplitud que permite? ¿Cuáles son las oportunidades que trae a las empresas? ¿Qué retos necesitan ser resueltos para aprovecharlo?

En relación a los alcances que esta nueva tendencia implica a nivel corporativo, IoT se trata de un sistema ciber-físico-social que usa sensores conectados a un núcleo. Los sensores pueden ser humanos, biológicos, mecánicos o electrónicos; sienten y responden a un estímulo y emiten su estado. Los sensores pueden ser tan diversos como aquellos sensores de monitoreo de estado, de bacterias, de tiras bimetálicas y de aquellos electromecánicos y electrónicos.

Los sistemas del IoT también varían. Pueden ser tan simples como las alertas programadas de nuestros dispositivos personales y accesorios, o pueden ser lo suficientemente poderosos como para controlar una misión en Marte vía remota.

Estamos hablando de varios trillones de objetos físicos conectados a varios millones de computadoras y varios cientos de millones de dispositivos como teléfonos móviles, vestibles, equipo industrial (turbinas de gas, aros de aceite, redes de servicios públicos), vehículos conectados y flotillas, ciudades inteligentes (estacionamientos, iluminación, cámaras de vigilancia). Y todo esto interactúa con un mundo de miles de millones de personas y un flujo de información nutrida para los sistemas empresariales de fondo.

En cuanto a las oportunidades que ofrece para la empresa, el IoT permitirá inimaginables formas en las cuales los productos serán utilizados por los consumidores; iluminará  las complejas relaciones entre sus clientes, proveedores, usuarios finales y otros interesados; y ofrecerá en tiempo real información que permitirá a la empresa irrumpir en el mercado con nuevos productos y/o servicios.

Algunos ejemplos del rango de aplicaciones que puede permitir esta tendencia son:

  • Atención sanitaria remota, que puede cambiar vidas al monitorear a pacientes a distancia, de modo que su comportamiento médico y contextual pueda permitir respuestas mucho más rápidas a situaciones de emergencia;
  • Manufactura inteligente, donde se puede mejorar el servicio o función de una máquina o una parte de ella antes de que surja una falla, eliminando así el tiempo de inactividad de alto costo y eventualidades no previstas;
  • Cadenas inteligentes de suministro, que darán información en tiempo real de la oferta, demanda y envíos a los clientes. Las entregas pueden ser rastreadas y recuperadas si son extraviadas o robadas.
  • Infraestructuras inteligentes, que incluirán ahorro de energía e instalaciones con eco-sustentabilidad, edificios y ciudades inteligentes.
  • Mejora de la tecnología vestible, permitiendo observar cambios en los patrones de las telas utilizadas (con elementos electrónicos y sensores incluidos) y vestidos (mujeres).
  • Autos sin conductor.

Para varias industrias que proveen productos industriales o de consumo, entregar “un producto como servicio” será el nuevo modelo de negocio, con el cual las empresas serán capaces de controlar de forma remota, automatizar y gestionar los activos a lo largo de su ciclo de vida.

Adicionalmente, las empresas podrán alcanzar un nivel más profundo de entendimientos sobre el consumidor si encuentran la manera de persuadirlo para compartir información personal acerca de vestibles, carros conectados y gadgets para hogares inteligentes. Esto tendría que llevar a una mejor experiencia del consumidor, servicios basados en el uso de los dispositivos  e incentivos relacionados al comportamiento de los conductores basado en las aseguradoras.

A nivel de los retos que implican, los sistemas del IoC son complejos: se distribuyen, se trabajan en redes laborales, son dinámicos, evolucionan y son subjetivos, es decir, están sujetos a potencialidades humanas.

En este sentido, las empresas necesitan gestionar la complejidad y desarrollo escalable de los sistemas ciber-socio-físicos interconectados; la diversidad de miles de tipos de sensores y funciones, vendedores y sus ecosistemas; la interoperatibidad de diferentes protocolos de comunicación, hardware, software, middleware y sistemas empresariales; la evolución de la tecnología; big data a menor escala, a través del manejo de procesos en tiempo real del flujo de información y configuración inteligente; y la privacidad, seguridad y cumplimiento normativo.

¿Qué deben considerar entonces las empresas? Que el IoT trae consigo sistemas complejos de bastantes tipos; esto es, cibernéticos, sociales y físicos. Para el desarrollo de plataformas del IoT, los retos de los sistemas complejos necesitan ser resueltos holísticamente en lugar de en partes separadas o áreas.

Por lo tanto, las empresas necesitan desarrollar un ecosistema seguro de socios para poner las piezas del rompecabezas del IoT juntas y habilitadas, con el fin de proporcionar valor al generar soluciones y encontrar nuevas maneras de mantenerse a la cabeza en cuanto a los negocios.

Acerca del autor: Henry Manzano es CEO de TCS para América Latina.

Investigue más sobre Las tendencias de tecnologías de información

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close