metamorworks - stock.adobe.com

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Igualdad de género y empoderamiento de la mujer

El mayor desafío que impide que se cierre la brecha económica de género es la subrepresentación de las mujeres en los roles emergentes, como en la computación en la nube, ingeniería y datos e inteligencia artificial.

Desde el piso de la fábrica hasta el aula y la sala de juntas, el empoderamiento de las mujeres puede marcar la diferencia a futuro de un país. La mayoría de los países tienen heroínas que implicaron un cambio radical en sus localidades, sin embargo, de aquí en adelante quiero referirme a las verdaderas heroínas de la era de la información, en particular a las que enfrentan la cultura machista con la frente en alto para defender sus ideales.

No quiero restar importancia a las mujeres que han triunfado y con su tenacidad logran poco a poco la igualdad de género en su nivel económico, pero con frecuencia se observa que con facilidad se olvidan de las otras mujeres, las que no están en ese nivel, ¿han pensado que eso es un retroceso más grande que el avance?

Antes que nada, debemos reconocer el empoderamiento de género a nivel mundial. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), casi 90 países tienen alguna restricción legal sobre la participación de las mujeres en la economía; más aún, en algunas partes de América Latina y en muchos países de todo el mundo, retiran el derecho de una mujer a poseer una propiedad, divorciarse o poseer una cuenta bancaria o se las otorgan con limitantes.

Aún existen barreras sociales, económicas y legales que impiden que las mujeres muestren todo su potencial y participen plenamente en la vida pública; por ejemplo, en América Latina las mujeres participan en una cuarta parte de los cargos públicos en los poderes estatales como el Ejecutivo, Legislativo, Judicial, mientras que en países como Finlandia, Islandia, Holanda y Suecia su representación parlamentaria alcanza el 40%, en el mismo contexto. Por otro lado, en América Latina las mujeres pueden ganar hasta un 19% menos que los hombres al realizar el mismo trabajo.

La lamentable realidad es que demasiadas mujeres y niñas en todo el mundo se enfrentan a diario a la discriminación, la injusticia y la falta de oportunidades –mensaje a los empresarios y emprendedores: ¿han contemplado lo que esto significa en términos de empleo y prosperidad?

Algunas de las barreras invisibles que enfrentan las mujeres incluyen el trabajo no remunerado, políticas deficientes, discriminación salarial por motivos de género y opciones inadecuadas de cuidado infantil, lo cual puede convertirse en grilletes ocultos que limitan de forma externa a las mujeres.

En México el 53.1% son mujeres. Investigaciones como las del Fondo Monetario Internacional (FMI) revelan que la desigualdad de género está predeterminada por las disparidades socioeconómicas, así como por las diferencias geográficas y étnicas; sin embargo, según el estudio del FMI, si los países de bajos ingresos redujeran la desigualdad de género en 10 puntos porcentuales, podrían impulsar el crecimiento en 2 puntos porcentuales en menos de cinco años.

Manos a la obra

Para conseguir el objetivo propuesto por el FMI, las estrategias de la fuerza laboral deben garantizar que las mujeres estén mejor equipadas en términos de habilidades mejoradas, para enfrentar los desafíos y aprovechar las oportunidades de la Cuarta Revolución Industrial.

La contratación diversa es otra área de mejora que refleja la situación actual, que ve la paridad de género en un conjunto de habilidades en demanda, pero no una representación equitativa junto con la creación de culturas laborales inclusivas. Una comparación muy básica: imaginemos tejer una tela, cada hebra por sí sola podría cortarse fácilmente, pero cuando se entrecruzan, se vuelve mucho más resistente; eso es lo que puede hacer el empoderamiento de las mujeres, fortalecer.

Claro que hay que empezar por la educación. Considero que, en la actualidad, hay más mujeres que hombres matriculados en escuelas primarias y secundarias, ya sea en el campo o la ciudad. En el mercado laboral, las mujeres aumentaron su participación en la economía mexicana del 45% en 2003 al 53% en 2017, pero aún existen brechas y estamos por debajo de la media regional y de la OCDE.

Es momento de luchar y persistir en todos los esfuerzos posibles para garantizar los derechos plenos de las mujeres, las niñas y las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI); garantizar, en la medida de los posible, el derecho a una vida libre de violencia, explotación y discriminación, el derecho a la salud y la educación, al empleo, salario y protección social, promoción de la autonomía económica y participación política.

Efectos de la pandemia en la igualdad de género

La pandemia ha afectado de manera desproporcionada a las mujeres; las más afectadas, en su mayoría, son empleadas en los sectores informales con menor capacidad para absorber el golpeteo económico, mientras que también han asumido mayores demandas de atención en el hogar y están más expuestas a un aumento de la violencia.

Para frenar el impacto de la pandemia en el desarrollo de las mujeres, se requieren una serie de factores, como:

  • Un ámbito social con cambio de cultura, basado en la igualdad y la protección social universal para todos, independientemente del sexo o género, edad, raza o etnia, idioma, religión, condición jurídica o migratoria, o cualquier otra condición o circunstancia personal.
  • En lo económico, que encontremos la estabilidad, basado en la creación de empleo decente y sostenido por la mejora de las capacidades tecnológicas locales.
  • Desarrollo ambiental, basado en la protección de la naturaleza y el medio ambiente para las generaciones presentes y futuras.
  • En la Política, considerando su base en la democracia, el estado de derecho, la transparencia, la igualdad de género, la prevención de conflictos, la rendición de cuentas, la participación y el acceso de la sociedad civil y las comunidades locales a la información en todas las fases del diseño, implementación y evaluación de la política pública.

De acuerdo con una publicación escrita por varios funcionarios del FMI, las mujeres de todo el mundo enfrentan una serie de obstáculos en lo que respecta a la inclusión financiera, desde tasas de alfabetización más bajas hasta la falta de documentación adecuada y las normas sociales que rodean las cuentas bancarias. Hay una fuerte asociación entre aumentar el acceso a cuentas bancarias y reducir la desigualdad de ingresos.

Mejor perspectiva para futuros trabajos

Mirando hacia el futuro, el mayor desafío que impide que se cierre la brecha económica de género es la subrepresentación de las mujeres en los roles emergentes, por ejemplo: en la computación en la nube, donde solo el 12% de los profesionales son mujeres; en ingeniería y datos e inteligencia artificial las cifras son 15% y 26%, respectivamente.

Es necesario el cambio en la legislación y las actitudes culturales y/o sociales hacia la cantidad relativa de tiempo que las mujeres dedican al trabajo doméstico no remunerado, en verdad debemos de considerar el equilibrio de la carga de las tareas domésticas, la falta de cambio de cultura de la pareja para tomar tareas del hogar y cuidado de los hijos está inmerso en nuestra cultura y debemos de luchar contra esto desde la forma en que educamos a nuestros hijos.

No hay una fórmula mágica y mucho menos una sola respuesta, sino muchas, no es un solo hito, sino un aglomerado de factores.

Para luchar por algo, primero hay que creer en ello con mucha fuerza, estoy convencido y creo firmemente en este esfuerzo, porque sabemos que empoderar a las mujeres realmente hará el cambio.

Sobre el autor: Rubén Bernardo Guzmán Mercado es ingeniero en Sistemas Computacionales con Maestría en Tecnologías de la Información. Con 19 años de experiencia administrando centros de cómputo, ofrece consultoría en temas de negocio y TI, como innovación, gestión de riesgos, KPIs y resolución de problemas. www.rberny.com

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

Close