Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Estrategias de seguridad deben adaptarse a la necesidad de velocidad de los servicios financieros

La velocidad será un factor clave para este año, ya que los bancos y las cooperativas de crédito administran el riesgo y combaten el fraude en un panorama de servicios financieros en rápida evolución.

El ritmo del cambio en los negocios y la banca hoy en día es diferente al de hace 10 años, o incluso hace tres años. La gente quiere que todo suceda más rápidamente, ya sea para administrar las finanzas de un envío de acero de Monterrey a Silao, o para obtener acceso inmediato a un cheque depositado.

La reciente investigación trimestral de consumidores de Fiserv solo subraya el desafío para las instituciones financieras. De acuerdo con Expectativas y experiencias: Pagos de los consumidores, el 50% de los consumidores considera que "tiempo real" en las transacciones financieras significa inmediatamente. La misma encuesta mostró que las principales preocupaciones de seguridad de los consumidores con las facturas son el robo de identidad y la violación de datos.

La gente quiere la inmediatez de la mano con la seguridad. Esa expectativa continua seguirá presionando a las instituciones financieras para reconocer la necesidad de introducir servicios financieros más rápidos en 2019. Junto con una mayor velocidad llegan nuevos frentes en la lucha contra el fraude. Aquí hay tres tendencias para ver este año a medida que las instituciones financieras equilibran la velocidad y la seguridad.

1. Detección de fraude en tiempo real

El tiempo real ofrece una gran cantidad de oportunidades para la industria y los consumidores, pero existen riesgos inherentes a cualquier evolución en los servicios financieros. A medida que el dinero se mueve más rápidamente, la detección y la detención de las malas transacciones cobran una mayor urgencia.

Con pagos más rápidos, el tiempo desde la iniciación hasta la disponibilidad de dinero toma segundos en lugar de minutos u horas. Cuando se consideran todos los pasos de procesamiento y de red, cada uno debe completarse en un máximo de un segundo, incluida la validación, la contabilidad y la detección de fraudes.

La tecnología de centro de pago permite la administración de todos los tipos de pago en una sola plataforma y promete un mejor análisis de riesgos, una liquidación más rápida, menores costos de enrutamiento y una vista de las transacciones en tiempo real. La tecnología surgió de las regulaciones europeas, pero se espera que continúe ganando terreno entre las instituciones financieras de los Estados Unidos.

Sin embargo, como todos esos pagos están fluyendo rápidamente a través de un centro central, las instituciones financieras deben monitorear el fraude a la misma velocidad.

2. Gestionar el riesgo de terceros

Las compañías de tecnología enfocadas en el consumidor están restableciendo las expectativas para los servicios financieros. Para adaptarse, las instituciones financieras están adoptando la tecnología en cada paso de la experiencia del consumidor, ya sea a través de cajeros internos, asistencia al consumidor basada en inteligencia artificial o integración con fintechs externas.

Las regulaciones bancarias abiertas en Europa y otras partes del mundo hacen que sea una prioridad la integración con fintechs y otras compañías con las que los consumidores tienen relaciones. Según las regulaciones, las instituciones financieras deben proporcionar a terceros de confianza acceso a la información del cliente cuando los consumidores lo permitan. Si bien el enfoque regulatorio podría no obtener un punto de apoyo en los EE.UU., las instituciones financieras todavía están avanzando hacia capacidades de integración similares para acelerar la innovación y satisfacer la demanda de los consumidores.

Una vez más, la tecnología presenta muchas oportunidades para los consumidores y las instituciones financieras, pero también aumenta la importancia de la seguridad. Si las instituciones financieras comienzan a involucrar a los consumidores con más frecuencia a través de las tecnologías financieras, la identificación y la validación serán aún más cruciales. Una gran pregunta será: ¿Qué sabe acerca de la seguridad de las compañías que acceden a la información de sus sistemas?

Esa pregunta tiene múltiples capas al considerar los diferentes canales y servicios que representan fintechs y otras compañías de terceros. Las estrategias de seguridad de las instituciones financieras deberán tener en cuenta los pagos, los préstamos y la emisión de tarjetas, solo por mencionar algunos.

Este año, espere que las instituciones financieras ajusten sus estrategias en términos de diligencia debida, procesos de actualización y monitoreo y evaluación. Ya no es suficiente para garantizar que sus canales estén seguros. El nuevo panorama de servicios financieros interconectados requiere que todos estén seguros.

3. Controlar y aprovechar los datos

El éxito del manejo del riesgo de las instituciones financieras este año dependerá en gran medida de qué tan bien evalúen, aprovechen y controlen sus datos. La realidad es que todas las organizaciones con datos transaccionales y de clientes son objetivos de fraude. Sin embargo, el gran volumen de información que fluye a través de las instituciones financieras plantea lo que puede parecer un desafío abrumador: ¿Cómo pueden las organizaciones gestionar tanta información? ¿Cómo pueden asegurar su exactitud? ¿Cómo pueden las instituciones financieras asegurarse de que sea útil?

No responder a estas preguntas de manera integral puede ser costoso. Según un artículo de septiembre de 2016 de Harvard Business Review, los datos de baja calidad cuestan a las empresas 3.100 millones, solo en los EE.UU.

Las instituciones financieras no necesitan simplemente gestionar el volumen de datos. El ritmo del cambio dentro de esos datos es asombroso, y las instituciones tienen que manejarlo en el contexto del riesgo de delitos financieros. La mejor defensa, entonces, es asegurarse de que los datos sean precisos.

¿Cómo van a montar esa defensa las instituciones financieras? Este año, espere ver aún más énfasis en la tecnología que ayuda a administrar los datos de manera rápida y eficiente. El análisis avanzado, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático desempeñarán un papel destacado en las estrategias contra el lavado de dinero y la gestión de datos.

Ajustándose a la necesidad de velocidad

Las instituciones financieras son muy conscientes de que los consumidores esperan servicios financieros más rápidos. Ese no es un concepto nuevo para el año que viene. Pero la introducción de esos servicios se acelerará en 2019, convirtiendo lo que ha sido una mentalidad principalmente estratégica en otra más táctica. La seguridad dentro de ese entorno será el diferenciador este año.

Sobre el autor: Andrew Davies es director de desarrollo de negocios en el área de Soluciones financieras y de gestión de riesgo en Fiserv.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close