NinaMalyna - stock.adobe.com

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

El sector asegurador enfrenta nuevos retos usando IA

Las aseguradoras utilizan la inteligencia artificial y técnicas de aprendizaje automático que identifican las transacciones relacionadas con seguros que tienen el potencial de ser fraudulentas.

Las empresas aseguradoras enfrentan un entorno de incertidumbre en el año que recién inicia. La crisis sanitaria ha alterado la continuidad del negocio y el trabajo, e impactado tanto al servicio a clientes como a sus finanzas.

Ante los desafíos constantes, estas firmas se han visto obligadas a duplicar sus esfuerzos para responder a los estragos del COVID-19, así como a otros eventos que amparan las pólizas de sus clientes. Su rol de pagadores de siniestros y prestadores de servicio, así como administradores de capital, se ha elevado exponencialmente.

A su misión de proteger la salud y seguridad de sus colaboradores y socios, atender los requerimientos de sus clientes y mantener la rentabilidad, se suma el protegerse de los potenciales fraudes de los que pueden ser víctimas.

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) reporta que las aseguradoras son víctimas de fraude con bastante frecuencia: anualmente se detectan entre 300 y 400 casos de reclamaciones fraudulentas al año en los ramos de vida, gastos médicos mayores y daños. Este organismo estima que el 10% del pago de siniestros son fraudes, lo que representa pérdidas superiores a los $13,000 millones de pesos.

Esta situación se agrava en el contexto de la pandemia, la cual es aprovechada por hackers y defraudadores para crear mecanismos mucho más sofisticados y convincentes. Ya sea mediante el robo de identidad, extracción de información, ataques mediante software malicioso o técnicas de ingeniería social, estos individuos aprovecharán cualquier brecha para lograr su cometido.

De hecho, el fraude por desempleo se agravó durante el año pasado. De acuerdo con el Departamento del Trabajo de Estados Unidos, el fraude por pago de seguro de desempleo ha significado pérdidas por $6,000 millones de dólares en 2020. Por otra parte, una de cada cuatro personas es víctima de una brecha de datos donde su identidad es robada.

Inteligencia artificial en acción

Superar estos y otros desafíos, al tiempo de satisfacer las expectativas de los asegurados y operar de forma ágil, desveló una necesidad imperiosa: las aseguradoras necesitan enfocarse en su capacidad de obtener insights relevantes de sus datos. El uso eficiente y efectivo de los datos es fundamental para afrontar muchos de los retos que estas organizaciones enfrentan, como mejorar la experiencia del cliente, establecer precios de manera más precisa y competitiva, combatir el fraude y gestionar el riesgo y el capital.

El sector asegurador está aprovechando ahora innovaciones como la inteligencia artificial (IA) con el propósito de mejorar la velocidad, la precisión y la efectividad del trabajo de sus colaboradores, lo que hace a su operación más receptiva y rentable.

Una de las ventajas más palpables que ofrece la IA es la identificación más expedita de las transacciones fraudulentas. Las aseguradoras utilizan la IA y técnicas de aprendizaje automático (machine learning) que identifican las transacciones relacionadas con seguros que tienen el potencial de ser fraudulentas.

A partir del análisis exhaustivo de los cambios e inconsistencias en los patrones de comportamiento de los clientes, la IA, el machine learning y agentes inteligentes son capaces de predecir las transacciones fraudulentas en tiempo real. Al mismo tiempo, reducen la tasa de positivos falsos, lo que redunda en la satisfacción de los asegurados, la protección de los ingresos y la reducción de los costos.

Desde la perspectiva de la ciberseguridad, las empresas del sector necesitan detectar en tiempo real intrusiones, proteger la privacidad, ofrecer defensa proactiva, identificar comportamientos anómalos y detectar amenazas sofisticadas.

En este sentido, la IA facilita el análisis y la toma de decisiones para una rápida detección y contención de los ataques informáticos. Asimismo, se aprovecha también para desarrollar sistemas que se adaptan automáticamente y permiten automatizar la respuesta a las ciberamenazas.

Elevar la experiencia del cliente

Al tiempo de combatir el fraude y los ataques, la inteligencia artificial tiene un impacto positivo en la experiencia de los clientes y ofertas. A través de herramientas de IA, las aseguradoras tienen la posibilidad de conectar los datos de todas sus fuentes con el fin de tener un panorama completo y preciso del trayecto que siguen los clientes. De este modo, pueden optimizar dicho trayecto a través de todos sus canales para garantizar la comunicación entre ambas partes y tomar decisiones más efectivas en tiempo real.

De igual forma, la IA se está aprovechando para acelerar el desarrollo de modelos de tarifas más precisos y crear propuestas innovadoras para el mercado que permitan capitalizar nuevas fuentes de datos tanto internas como externas. De este modo, las empresas de seguros pueden responder rápidamente a los cambios en los comportamientos y preferencias de los clientes, al igual que a las estrategias de precios de sus competidores, elevando así las tasas de conversión y de renovación.

A través de la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y la analítica avanzada, la industria aseguradora puede tener acceso a las herramientas que le ayudarán a automatizar procesos, prevenir el fraude y obtener la protección que necesita para operar en un mercado que cambia constantemente, y en el que también predomina la incertidumbre.

Sobre el autor: Héctor Cobo es vicepresidente Regional de SAS para México, Caribe y Centroamérica.

Investigue más sobre Análisis de negocios e inteligencia de negocios

Close