Maksim Samasiuk - Fotolia

Lo básico Póngase al día con nuestro contenido introductorio.

El hardware de uso general es un mito

Los proveedores de almacenamiento definido por software predican el concepto de hardware de almacenamiento de uso general, pero tenga cuidado: el hardware es tan importante como las aplicaciones.

No hay tal cosa como hardware de almacenamiento de uso general. Claro, usted puede elegir creerle a todos esos proveedores de almacenamiento definido por software que están allá fuera en lugar de a mí, pero incluso ellos admitirían que si realmente hubiera tal cosa, probablemente no querrían que sus productos se ejecutaran en ellos.

Aún así, los proveedores de almacenamiento definido por software (SDS) tratan de atraer a nuevos usuarios con la idea absurda de que el hardware realmente no importa, y que su software puede hacerlo todo. Hay un montón de sólidos e innovadores productos de SDS disponibles que pueden satisfacer una necesidad específica para muchas empresas que compran servidores y  almacenamiento juntos. Pero darle una etiqueta como hardware de uso general –que sugiere que de alguna manera tiene menos valor intrínseco– no tiene sentido y ciertamente no hace que el software parezca mejor.

Darle una etiqueta como hardware de uso general… no tiene sentido y ciertamente no hace al software lucir mejor o más valioso.

Si usted estaba comprando almacenamiento para los datos de su empresa –SAN, NAS, SDS, hiperconvergente, lo que sea– ¿se sentiría cómodo poniendo toda esa propiedad intelectual corporativa en algo llamado hardware “de uso general”? Por supuesto que no. Es por eso que usted pregunta qué tipo de discos vienen con la unidad, y estudia las especificaciones para asegurarse de que cumplan con sus necesidades. Tal vez la frase “de uso general” flotó hasta la superficie debido a la percepción de que hay pocas opciones que tomar en la compra de unidades de disco duro (HDD), dado que solo un puñado de proveedores aún las hacen. Pero usted y yo sabemos que no puede estar más fuera de la base: los discos duros van desde unidades rápidas de 15K con capacidades tacañas, hasta gigantes con capacidad para 10 TB de datos. No hay manera en que cualquier persona cuerda podría agrupar esos dos extremos del espectro de disco duro en una sola cosa llamada “de uso general” cuando sus aplicaciones y casos de uso no podrían ser más divergentes.

Para el almacenamiento de estado sólido, la noción de “uso general” es aún más ridícula. Con una variedad de arquitecturas y tecnologías para elegir –célula de un solo nivel, célula de múltiples niveles, célula de triple nivel, 3D, etc.– y las opciones de implementación que van desde las interfaces SAS/SATA, PCIe, ranuras DIMM y casi todo lo demás que hay en medio, sería igualmente una locura dejar caer todas esas variaciones sobre un tema flash NAND, en el mismo cubo.

SDS sin duda simplifica esa capa de hardware en un sistema de almacenamiento, y admirablemente esquiva la necesidad de equipo especializado para permitir el uso compartido de los recursos de almacenamiento. Pero el hardware sigue siendo importante, posiblemente tanto como el nuevo y excelente software.

Y probablemente los proveedores de SDS saben esto también, a pesar de su retórica que tiende a marginar el hardware del cual dependen sus productos. A medida que SDS se ha consolidado como una categoría de almacenamiento de buena fe y una atractiva alternativa a las ofertas de almacenamiento tradicionales, también se ha alejado de la imagen de hágalo usted mismo, ahorre mucho dinero y evite dolores de cabeza administrativos que proyectaba en el principio.

Honestamente, ¿puede verse a si mismo recorriendo los pasillos de Best Buy o Fry’s, llenando su carrito de compras con un montón de discos duros y servidores “de uso general” que usted va a integrar en su taller?

No hay muchas empresas que estén dispuestas a arriesgar sus datos y el rendimiento de sus aplicaciones en un proyecto de bricolaje. Y la verdad es que los proveedores de SDS están tan incómodos con esa perspectiva como usted probablemente lo está. Si su software termina ejecutándose en un servidor de Servers R Us de Spud’s, con discos duros de Spin City, su producto se verá tan de mala calidad como las cosas de uso general sobre las que se está ejecutando. Es por eso que muchos proveedores de SDS venden sus productos en paquetes de software-hardware. Sí, sigue siendo almacenamiento definido por software, pero aquí hay un poco de hardware para ir con él.

VMware es el niño del cartel para esa táctica. Con mucho alboroto, ellos presentaron VSAN como un verdadero producto de almacenamiento definido por software, pero el producto –y la idea de  comprar software de almacenamiento separado del hardware– recibió una tibia recepción. Esa experiencia dio lugar a EVO:RAIL, almacenamiento definido por software de nuevo, pero con un modelo de referencia que aseguró que proveedores de hardware de primera línea lo empaquetaran con sus servidores, almacenamiento y otros equipos. Mucho hardware de uso general, ¿eh?

Entonces, ¿qué significa todo esto? Me alegro de que lo haya preguntado.

En primer lugar, significa lo que cada profesional de almacenamiento siempre ha sabido: El hardware sí hace, de hecho, una diferencia. Pero también significa que usted no debe dejar que los proveedores lo distraigan de la importancia del hardware: es tan importante como el software que alberga.

No olvide revisar también:

El costo oculto de los productos SDS

¿Qué opciones de arquitectura de almacenamiento definido por software son mejores?

Claves para el almacenamiento definido por software en las PyMEs

Próximos pasos

No olvide revisar también:

El costo oculto de los productos SDS

¿Qué opciones de arquitectura de almacenamiento definido por software son mejores?

Claves para el almacenamiento definido por software en las PyMEs

Investigue más sobre Almacenamiento empresarial

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

Close