BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: ¿Hacia dónde van la analítica y big data en las empresas?
Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

El giro del sector de la salud a través de big data

Big data puede tener un papel fundamental en el sector salud, al ayudar a encontrar patrones predictivos en muchos padecimientos.

En la actualidad, la investigación farmacéutica y los diversos dispositivos utilizados en hospitales, tales como marcapasos y equipos sofisticados de diagnóstico de salud, incrementan los volúmenes de información a un ritmo vertiginoso. Dichos datos pueden ser aprovechados para avanzar en el conocimiento, detección temprana y curación de enfermedades, por lo cual big data puede adoptar un papel revolucionario en el mundo de la salud.

A través de la implementación de soluciones de inteligencia de negocios (BI) y big data, el enorme caudal de datos generado día a día por los pacientes es capitalizado por organizaciones de salud, hospitales y centros de investigación a nivel mundial. La información generada –sea estructurada (como  resultados de análisis) o no estructurada (como imágenes médicas)– puede ser digitalizada y almacenada para su posterior estudio. Compartir y analizar registros de historias clínicas, por medio de la aplicación de tecnologías disruptivas, permite predecir diagnósticos, así como prevenir y pronosticar afecciones.

También los pacientes utilizan cada vez más dispositivos personales, como relojes inteligentes que hacen un seguimiento de su estado de salud, permitiéndoles conocer y compartir esa información. Con el aprovechamiento de recursos tecnológicos como big data, la investigación farmacéutica puede capitalizar extensos conjuntos de datos y mejorar la eficacia de las drogas, ayudando a dar batalla a enfermedades como la diabetes o el cáncer. Otro aspecto interesante a tener en cuenta es la utilidad que esta tecnología tiene en el momento de generar acciones preventivas ante la detección de ciertos patrones o la generación de eficiencias en la administración de drogas intrahospitalarias.

Otros actores del sector sanitario, como los gobiernos y determinados stakeholders, almacenan permanentemente conocimiento del cuidado de la salud, que incluye ensayos clínicos e información de pacientes. Al poder procesar grandes volúmenes de datos de diferentes formatos se puede lograr una visión holística no solo de los pacientes, sino de los centros de salud, de modo que el desafío consiste en perfeccionar la recolección y el análisis, a fin de anticiparse cada vez más a los problemas de salud y poder salvar vidas.

Por lo tanto,  en el ámbito de la salud el poder de big data radica en brindar infinitas posibilidades, que abarcan desde la identificación de personas con altas probabilidades de contraer enfermedades, hasta el pronóstico de estados de riesgo y difusión de medidas de prevención. Dicha inteligencia predictiva tiene un potencial altamente valioso, porque una mayor riqueza de información habilitará un mejor desempeño del sistema de cuidado de la salud, permitiendo anticipar pandemias y generar diagnósticos precisos. 

Sobre el autor: Alexis Zlocowski es director de ventas de big data para América Latina de Teradata.

Este artículo se actualizó por última vez en abril 2014

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close