Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

El futuro de los centros de datos en los tiempos de la nube

Estas siete claves le ayudarán a determinar si ya es momento de migrar las operaciones de su centro de datos hacia la nube.

¿Subirse o no subirse a la nube? Esa es la cuestión, especialmente si se habla de centros de datos. El tema por sí solo da para un debate que sigue planteando interrogantes. En la actualidad, los centros de datos han demostrado que un centro dinámico y escalable ante las nuevas generaciones de datos, es sensible a los cambios que se dan según las necesidades específicas de cada negocio, sin que esto deba representar necesariamente un costo adicional o excesivo y sin perjuicio del propio servicio que se ofrece.

Esto, al final del día, se traduce en una gran posibilidad para unir el centro de datos (DC) y la computación en la nube. Sin embargo, mientras algunos afirman que los días de las empresas que poseen y operan sus propios centros de datos están contados, hay quienes, por su lado, sostienen que las nubes privadas dominarán el sector en combinación con algunas funciones de las nubes públicas. Por ello, es importante analizar siete claves que permitirán tener un panorama más claro sobre este tema, y responder a algunas dudas de los escépticos.

1. ¿Comprar o construir? Este punto depende del tamaño del centro de datos que se pretenda obtener. Al construir uno, las empresas deben tener en cuenta la instalación, el gasto del capital y el tiempo. La construcción de un nuevo centro de datos es una inversión a 20 años, aunque la industria se encuentra en estado de cambio y evolución muy rápidos. Para saber exactamente la cantidad de espacio y de tiempo,los enfoques de planificación tradicionales que no incluyen el concepto de la nube podrían servir de base, siempre y cuando se tenga clara la idea de que un gran porcentaje de empresas ya están planeando sus DC con la premisa de reducirlos de tamaño en los próximos años.

2. Planee para ganar. Es esencial contar con el apoyo o asesoría de expertos para entender las herramientas y dirigir la estrategia de DC a un estado que cumpla con los objetivos del negocio. Un proveedor de servicios de nube puede ayudarle a entender el mercado actual y cómo la tecnología está cambiando los procedimientos. Además, mediante el análisis del negocio y el uso de conocimientos y datos existentes, tanto el asesor como la empresa serán capaces de desarrollar una predicción adecuada de sus necesidades de capacidad futuras, por lo que las decisiones respecto a cuándo usar la nube, la cantidad a utilizar y las cargas de trabajo son candidatos óptimos para una migración inicial, utilizando un enfoque estructurado.

3. Espacios comunes. La colocación del equipo, el espacio y el ancho de banda se hacen de forma individual, pero siempre bajo la subordinación de una premisa mayor: el bien común. Dichas instalaciones incluyen espacio, energía, refrigeración y seguridad física para el servidor, el almacenamiento y equipos de red de cada empresa. Así pues, la transición debe gestionarse cuidadosamente: mudarse con facilidad implica algo más que mover la infraestructura; lo ideal es que el proceso deba ser manejado dentro de un marco formal que abarque personas, procesos y operaciones. Se recomienda considerar la viabilidad y la escalabilidad de la infraestructura, además de preguntar acerca de las garantías sobre el nivel de servicio para evitar problemas de disponibilidad que puedan afectar a la continuidad del servicio.

4. ¿Dónde ubicarlo? Gracias a la movilidad, la ubicación del centro de datos ha dejado de ser tan complicado. Antes, las empresas lo montaban cerca de sus oficinas o cerca de la base de empleados, pero ya no es necesario que sea así. Hoy, las personas trabajan prácticamente desde cualquier parte del mundo. Por ello, se sugiere utilizar la tecnología de optimización WAN para ofrecer el rendimiento y los resultados que se necesitan en términos de velocidad y latencia de red.

5. Evite los enigmas. Para tener acceso a los beneficios de costo y eficiencia de la nube, es importante adoptar la idea de mover algunas aplicaciones a la nube, es decir, para no exponer a la empresa a riesgos, interrupciones y gastos imprevistos, el primer paso será renovar las plataformas: la transición desde Unix o arquitecturas basadas en mainframe a una arquitectura X86 que permita moverse fuera de la infraestructura física utilizando tecnologías de virtualización. La selección de un proveedor de nube también debe tener en cuenta los procesos y ofertas de servicios gestionados para los diferentes tipos de servicios que proporciona esta tendencia. Si una empresa está utilizando los servicios de nube pública para actividades de pruebas y desarrollo, está efectivamente aprovechando con eficacia una plataforma como un servicio, y asume que todos los procesos pertinentes están en su lugar para mantenerlo en funcionamiento mientras continúa con la administración de su propio entorno.

6. Actualizarse o morir. No importa si se trata de un período de prueba en la nube, lo importante es saber que aunque pocos han migrado toda su infraestructura a un entorno de nube pública o privada, y muchos todavía requieren infraestructura en las instalaciones para satisfacer sus necesidades en el futuro previsible, las oportunidades son para todos. Actualizarse, en este sentido, será la clave para ahorrar costos y ser más eficientes y ágiles, mediante la optimización de las instalaciones tradicionales. Llevar a cabo la actualización de la tecnología implica gestionar la capacidad para obtener los ahorros prometidos por la virtualización, la infraestructura convergente y la nube.

7. El cambio. El ritmo del cambio tecnológico ha empujado a la industria de TI a un punto de inflexión, y el mercado de centros de datos se encuentra en medio de una revolución nunca antes vista y las consecuencias de no abrazar esta transformación podrían ser profundas. Hoy, un proyecto de centro de datos, tradicionalmente de largo plazo, ya no puede llevarse a cabo de manera aislada respecto de las tecnologías y tendencias emergentes. No hay mejor momento para comenzar a evaluar las opciones existentes y preparar un negocio para montarse a estas olas de cambio.

Acerca del autor: Daniel Villavicencio es director de servicios de Dimension Data México.

Este artículo se actualizó por última vez en enero 2015

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close