Guía Esencial

Navegue en las secciones
Este contenido es parte de Guía Esencial: Guía esencial: Cambios y evolución en la gestión de TI
Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

El CIO súper resiliente

Cómo el desarrollo de la ‹súper resiliencia› puede ayudar a su organización a prosperar ante la adversidad.

El mundo está cambiando. El modelo de fábrica orientado a procesos de las organizaciones de la era industrial ya no es adecuado para su propósito. «Transformar el negocio» es el nuevo «dirigir el negocio». La transformación empresarial es menos un programa y más un modelo operativo.

Esta transformación abarca la digitalización, adoptando nuevas tecnologías para crear procesos y servicios más rápidos, más inteligentes y más baratos. Pero eso es solo un subconjunto de transformación. Un Titanic más inteligente, más rápido y más barato sigue siendo un Titanic. También necesitamos aprovechar tanto el valor latente en nuestros datos como la capacidad cognitiva que existe sin explotar en el talento de la organización.

La gestión de la tecnología es crítica para esto. Si considera la cadena de valor completa, desde los fabricantes de chips hasta los consumidores de tecnología, un nodo clave es la función de TI. Aquí es donde la oferta se encuentra con la demanda. Una función de TI efectiva amplifica el valor que ofrecen los jugadores de tecnología. Del mismo modo, una función de TI disfuncional es un amortiguador de valor. Los usuarios, los clientes y, en última instancia, la sociedad sufren.

Este es el primero de tres artículos sobre cómo el CIO y la función de TI pueden desempeñar un papel fundamental en la creación de lo que podría llamarse una organización súper resiliente.

Súper resiliencia

¿Por qué súper resiliente? ¿Por qué no simplemente resiliente, o incluso robusta? Las organizaciones fundadas en la era industrial disfrutaron de un alto nivel de previsibilidad del mercado. Los competidores eran reconocibles, los clientes eran relativamente leales y, una vez que se encontraba un nicho, podía explotarse durante años, si no décadas. Se podría decir que la era industrial cultivó una especie de certeza sintética que, a su vez, condujo a lo que podría llamarse osificación del modelo operativo (también conocido como fábrica).

Hoy el mercado es mucho más dinámico. El modelo de fábrica es simplemente demasiado artrítico y frágil para adaptarse a la creciente incertidumbre y volatilidad del mercado. Algunas organizaciones responden intentando cultivar robustez en sus modelos de fábrica. Pero, como el boxeador robusto que se levanta después de cada golpe, eventualmente dejan de levantarse.

Una organización resiliente es como una pelota de goma que no pierde energía cuando rebota en el piso. Dichas organizaciones pueden considerarse ágiles. Esto es bueno, pero podemos hacerlo mejor. Si piensa que la organización es menos una fábrica y más un organismo vivo y sensorial que crece en capacidad cuanto más se prueba, entonces tiene una organización súper resiliente, una que se nutre de la adversidad. Creo que esto es lo que se necesita en el mercado actual.

Era de incertidumbre

En resumen, la mayoría de las organizaciones «nacidas en la era industrial» están lejos de ser súper resilientes. Su liderazgo no conoce nada más que el modelo de fábrica y, por lo tanto, recurren al «pulido de procesos» extremo (ingeniería de procesos comerciales) cuando aumenta la presión. A menudo, el negocio puede dar la impresión de ser viable solo mediante la administración de costos. A veces esa es su única jugada, ya que no tienen idea de cómo convertir la capacidad cognitiva de su gente en servicios innovadores. Pero esta no es una solución sostenible y muchas organizaciones están realmente en sus últimas etapas.

Los líderes empresariales de la era industrial nunca han visto realmente el verdadero valor de la función de TI. En parte, este es un problema de competencia de liderazgo, pero también es un problema de posicionamiento del CIO y la función de TI. Es bastante extraño observar cómo, en un mundo centrado en la tecnología y basado en datos, pocas organizaciones incluyen al CIO en su equipo superior.

Las organizaciones necesitan CIOs

Hay varias formas de definir la era digital. Para mí, la característica principal es el colapso de la certeza. Las cadenas de suministro globales, junto con las comunicaciones globales, han creado un entorno caótico. Cuando todo depende de todo y todo está conectado a todo, ya no es posible anticipar el futuro. En muchos aspectos, esto anuncia la muerte de la estrategia tradicional. Hoy, la conciencia situacional es clave, y la clave para la conciencia situacional son los datos.

La «I» en CIO no significa «IT manager» (administrador de TI). La información es un derivado de los datos. Los datos, per se, no tienen valor, al igual que el petróleo crudo. El truco consiste en tener acceso a campos petroleros junto con herramientas de extracción y refinamiento de última generación. Esta es la esfera de operación del CIO. El objetivo no es mantener en funcionamiento las redes y los servidores, pero así es como los CIO dejan que los juzguen. En consecuencia, son percibidos como gerentes de TI, informando a un CxO real.

A medida que la industria de TI se abre paso en la nube, la necesidad de un administrador de TI está disminuyendo. Hay mucho trabajo de gestión de TI que hacer, dado el importante legado de los sistemas de TI no integrados que todavía están en funcionamiento. Sin duda, esto permitirá que muchos «CIO» continúen en esta ruta de administración de TI. Pero tenga cuidado, es una línea de trabajo cada vez menor.

Cultive la super resiliencia

En mi experiencia, no todos los CIO quieren ser un CIO de la manera que he descrito. No quieren ser ejecutivos de gerencia y están muy contentos de ser víctimas de la estrategia comercial. La desventaja es que a menudo se les culpa por problemas comerciales que no son de su creación, sino que tienen un componente de TI, por lo que se encuentran en movimiento cada dos años.

Por supuesto, hay CIO exitosos que están al mando de la organización a través de aguas tormentosas, convirtiendo los datos en valor de mercado. Necesitamos más líderes empresariales expertos en tecnología. Tales CIO están trabajando para organizaciones súper resilientes que pueden detectar señales débiles con respecto a las oportunidades y amenazas entrantes. Los datos son clave para esto.

Pero, ¿qué constituye un CIO súper resiliente? Definiría esto como la capacidad de adaptarse al entorno en el que se encuentren, agregando cada vez a su cartera de habilidades y, por lo tanto, volviéndose más valioso y más empleable.

Entonces, ¿cómo se convierte en un CIO súper resiliente?

• Cree confianza: En primer lugar, aunque vivimos en un mundo basado en datos, está ocupado por humanos. Por lo tanto, nuestra capacidad de establecer confianza con todos los interesados ​​es crítica. La confianza proviene de desarrollar una reputación de ser confiable, creíble y mostrar una preocupación por las necesidades de los demás. Haga esto correctamente y encontrará que tiene mucho más margen de maniobra cuando las cosas no salen según lo planeado.

Desarrolle la capacidad de aprendizaje: El hecho de que tenga experiencia no significa que pueda dejar de aprender. Los que pueden aprender rápido se adaptan más rápido. Adopte una mentalidad de crecimiento. Considérese a si mismo como «siempre en beta».

Comprenda su valor: Su empleador actual podría estarle pagando de más porque tiene poco sentido de lo que constituye un buen valor. Le animo a que comprenda realmente su valor percibido al exponerse en el mercado. Es posible que no tenga la intención de cambiar de rol, pero pronto aprenderá lo que vale cuando los reclutadores se acerquen a usted o se nieguen a atender sus llamadas.

Preocúpese por su empleador: ¿Realmente le importa la visión del CEO? ¿Ha leído el informe anual y examinado los temas clave que aparecen en la declaración del CEO? Más importante aún, ¿informa sobre el progreso en el contexto de estos temas clave?

Sea un líder genuino: En la era industrial, el título de liderazgo fue ordenado por la función de Recursos Humanos. Hoy es conferido por sus seguidores.

El liderazgo digital es una competencia

He trabajado con CIOs durante muchos años y soy consciente de que es un papel muy exigente y poco apreciado. A medida que la tecnología adquiere más trabajo humano, todos enfrentamos la necesidad de transformarnos personalmente.

Creo que el liderazgo digital es una competencia, no un rol. Todo líder debe abrazar esta nueva realidad. Esto representa una alineación de los planetas para el CIO. También creo que los CIO representan potencialmente el grupo de talento principal para la próxima generación de CEOs.

Piense en la súper resiliencia como un rasgo o superpoder, o incluso una clave para la gerencia.

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close