Guía Esencial

Navegue en las secciones

BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

ERP en la nube: ¿Me quedo o me voy?

Mover el ERP hacia la nube es una decisión estratégica para los negocios, pero que el cambio sea incremental o completo depende de las necesidades de cada empresa.

¿Recuerda aquella canción de The Clash en la que Mick Jones reflexionaba: “Si me voy, habrán problemas, y si me quedo serán más todavía”? Aunque el cantante hablaba de lo difícil que es salir de una relación duradera, principalmente cuando se ha invertido mucho tiempo, energía y (probablemente) dinero, ese mismo dilema aplica también en muchas empresas para contestar la pregunta: ¿Debo renunciar a mi sistema ERP?

La planificación de los recursos empresariales es uno de los sistemas más importantes de nuestros tiempos. Por un lado, facilita muchas operaciones al conectar los negocios con datos y procesos comunes; pero, a su vez, puede reprimir la innovación y la agilidad comercial.

En medio de tantas transformaciones digitales y tecnologías de nube, los usuarios de ERP se encuentran en la encrucijada de decidir migrar a la nube en el momento indicado. Entonces, nuevamente aparece la pregunta: “¿Debo quedarme o debo irme ya mismo?”.

Diferentes estrategias de adopción

El modelo de adopción de ERP en nube presenta varias estrategias, de acuerdo con los niveles de los cambios en la industria y su capacidad de adaptación.

Para empezar, las empresas que actúan en industrias como las de medios de comunicación, bancos, hotelería, salud, educación, tecnología y minorista –todas muy afectadas por las innovaciones digitales– deben cambiar rápidamente.

Esto se debe a que, en esas industrias, el éxito o la sobrevivencia requieren de cambios completos y esenciales para apoyar a nuevos consumidores, canales, experiencias, servicios, modelos de facturación, KPIs y capacidades. Los sistemas, capacidades y procesos actuales pueden volverse un obstáculo para el progreso.

Pero no siempre el cambio es conducido por factores externos; algunos requisitos internos deben atacar los modelos de negocio existentes y moverse hacia industrias adyacentes (por ejemplo, las empresas de telecomunicaciones se están moviendo hacia el segmento de seguridad para el hogar a través de servicios de monitoreo). En esos casos, existen dos opciones: la renovación del sistema ERP con divisiones nuevas o existentes –modernización divisional del ERP– o iniciar una amplia transformación del modelo de negocios, sus procesos y sistemas. En otras palabras, una renovación completa del ERP.

El mejor camino depende de la capacidad que su empresa tiene para cambiar. Si su cultura y sus líderes son abiertos a las modificaciones, usted debería realizar un cambio completo, pues es el camino más rápido para acelerar la transformación en escala. Si su empresa tiene dificultad con ello, puede que necesite empezar con una división semiautónoma, capacitada para reescribir las reglas.

Por otro lado, si actúa en una industria relativamente estable –servicios, productos químicos, sector público y manufacturero, por ejemplo–, pudiendo administrar la evolución de los cambios a través de mejoras progresivas y consistentes, entonces lo más sencillo es la evolución del sistema ERP. Se pueden optimizar las inversiones mediante la reducción de costos específicos (excelencia operacional, en el modelo anterior) o realizar mejoras en la entrega comercial, a través de las extensiones optimizadas (innovación en el límite). En muchos casos, ambas opciones deberán llevarse a cabo. La estrategia es purgar los activos y obtener ganancias incrementales en materia de reducción de costos o agilidad.

Los clientes que quieren optar por el camino de una renovación completa deben buscar una oferta de ERP en la nube que ofrezca una plataforma que reúna agilidad, despliegue rápido, importantes avances en el manejo, reducción de costos y mejoras notorias en informes y análisis. Según nuestra experiencia, el mejor enfoque es cambiar los procesos actuales a la nube etapa por etapa, en series rápidas de 90 días. 

En cambio, los clientes que optan por expandirse, pueden ampliar las principales capacidades ERP locales a través de extensiones de alto valor, como aplicaciones avanzadas de informes, planificación y presupuesto, abastecimiento, gestión de talentos y otras, que cubran su experiencia integral. Usando ese modelo híbrido, se debe alcanzar el más bajo costo de propiedad, a través de servicios gestionados en la nube y la infraestructura convergente.

Por último, más allá del mejor camino a tomar para optimizar sus negocios, es esencial trazar una estrategia plurianual. En síntesis: el cambio no está por venir, ya llegó.

Sobre el autor: Eduardo López es vicepresidente de Oracle América Latina en consultoría, aplicaciones, SAAS cloud y costumer.

Próximos pasos

No olvide revisar también:

Cómo seleccionar un socio para la integración de ERP

¿Qué hay de nuevo en las soluciones de software ERP?

¿ERP estandarizado o personalizado?

Investigue más sobre La selección y actualización del software ERP

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close