Guía Esencial

Navegue en las secciones

BACKGROUND IMAGE: Jeanette Dietl - stock.adobe.com

Este contenido es parte de Guía Esencial: Guía esencial para que (por fin) elabore su plan de DR y BC
Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Consejos para establecer un Plan de Recuperación de Desastres (DRP)

Seis recomendaciones para elaborar un plan eficiente de recuperación de desastres que se integre en la estrategia de seguridad de una compañía.

Si bien los beneficios de las nuevas tecnologías son tangibles, existen problemáticas que aún resultan impredecibles. Un desastre natural o provocado afecta de manera negativa la cotidianidad, son intempestivos y desembocan en cambios permanentes en un ecosistema. ¿Realmente estamos listos para recuperarnos de sus terribles consecuencias?

Se han realizado innumerables estudios acerca de las problemáticas que pueden enfrentar las empresas cuando su infraestructura de TI no está lista para recuperarse, no solo de los desastres naturales, sino de los informáticos, que en esta era de dependencia tecnológica cada día son más frecuentes y los daños que ocasionan, más graves. De acuerdo con datos de IBM, de aquellas empresas que han tenido una pérdida de registros automatizados por un desastre, solo el 6% sobrevive a largo plazo, 51% cierra en menos de un año y 43% nunca vuelve a abrir.

¿Qué es lo que hace la diferencia entre la sobrevivencia de una empresa y aquellas que sucumben ante los embates de un desastre? Sin lugar a dudas, la prevención y un plan anticipado. Por ello es cada vez más frecuente escuchar términos como DRP, DR, DRaaS, RaaS, RP. El más conocido de ellos, DRP, siglas en inglés para el Plan de Recuperación de Desastres, se refiere a un plan detallado de acciones específicas que una empresa debe realizar ante un desastre.

Ante la creciente dependencia de las empresas a los datos y el incremento de la complejidad en la infraestructura de TI, la importancia de contar con un DRP crece proporcionalmente. Según datos de IDC, en México solo 20% de las empresas cuenta con una aplicación DRP, elemento que se considera fundamental en la estrategia de seguridad y de transformación de una compañía. Teniendo en cuenta este panorama, estos son algunos puntos a considerar para elaborar un eficiente Plan de Recuperación de Desastres:

  1. Es vital involucrar a todas las áreas de la empresa, así como definir responsables y asegurar los recursos para la definición, planeación y ejecución en caso de contingencia.

  2. Es imprescindible contemplar un análisis de impactos al negocio (BIA). Con ello se define cuál es la información del negocio que no puede perderse bajo ningún concepto o eventualidad.

  3. Una vez que se han definido las necesidades de cada área de la empresa, es primordial asignar prioridades del negocio. Estas se definen con base en el presupuesto que la empresa pretende destinar para el plan y los elementos que se consideren críticos en la operación. ¿Cuánto tiempo puede la empresa sobrevivir sin estos sistemas/aplicaciones críticas? ¿Cuál es el orden en el que deben recuperarse? Esto lleva a definir los conceptos de Tiempo de Recuperación (RTO) tiempo máximo tolerable en el que un sistema, computadora, red o aplicación puede permanecer inactivo después de enfrentar un desastre– y Punto de Recuperación (RPO) tiempo en el que los datos críticos se están respaldando (frecuencia), lo que tendrá impacto en el tiempo de restauración.

  4. Elegir las mejores estrategias o alternativas para ejecución frente a un desastre. Se debe considerar el software, hardware, archivos, equipo de comunicaciones, instalaciones, centros de datos, etc. Aquí puede definirse el requerimiento de  “duplicación” de centros de datos, si el presupuesto lo permite.

  5. Realizar pruebas de ejecución. La única manera de garantizar que un plan de recuperación de desastres funcionará en su totalidad será ejecutando simulacros en escenarios varios, con el alcance que se busca, para definir “qué tan efectivo” será el plan de la empresa.

  6. Considerar las opciones de virtualización. Existen muchas ventajas en la adopción de la virtualización en un DRP. Servicios como DRaaS (Disaster Recovery as a Service) incluyen plataformas tecnológicas en la nube que permiten adecuar los ambientes según las necesidades del sitio primario sin hacer inversiones adicionales, solo ajustando las rentas de acuerdo a los requerimientos que se vayan presentando.

Cabe destacar que un DRP es una de las mejores inversiones que puede realizar una empresa, pero es mucho más que adquirir equipamiento, instalarlo y mantenerlo en operación. Debemos asegurar que dicho capital nos otorgue los mejores rendimientos, por lo que lo que contar con un proveedor especializado y experimentado que garantice los recursos apropiados –en cuanto a personal certificado, procesos y herramientas– en una contingencia es lo más recomendable. Esta será la forma más inteligente de proteger la continuidad del negocio.

Acerca del autor: Iván Felipe es gerente de producto de System Integration en Alestra.

Investigue más sobre Recuperación de desastres y continuidad del negocio

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close