Bacho Foto - stock.adobe.com

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Consejos de supervivencia de datos empresariales en tiempos de desafío

No sabemos qué nuevas eventualidades puede traer el 2020, así que no es momento de bajar la guardia en el cuidado de la información, sin importar dónde se encuentre ésta.

El 2020 ha sido un año complicado. En lo que va del año han ocurrido en el mundo fuertes sismos, plagas, erupciones volcánicas, alertas de tsunami, incendios masivos e incluso una nube de polvo proveniente del Sahara que llegó a América Latina, lo que se suma a la compleja crisis sanitaria que está afectando economías nacionales y globales, y nos ha orillado a reinventarnos.

En México, adicionalmente estamos en temporada de lluvias y huracanes, lo que puede dar lugar a inundaciones y apagones eléctricos que dificulten la operación de las empresas, no sólo por los minutos u horas sin conexión a internet (tecnología prioritaria para mantener la continuidad de las operaciones, sobre todo ahora que muchas de ellas son remotas), sino también por el riesgo de que se pierdan o dañen los datos más críticos del negocio, los cuales continúan siendo el protagonista en la era de la transformación digital y la experiencia del cliente.

El escenario desafiante que representa lo que resta del 2020 pone aún más estrés en las cifras del Reporte de Tendencias de Protección de Datos 2020 de Veeam (elaborado a principios del año) el cual destaca que una protección de datos pobre impacta fuertemente a las empresas, con un 51% admitiendo haber perdido la confianza de sus clientes a causa suya; además, cuando se han caído sus sistemas, la integridad de la marca se ha dañado en el 44% de los casos.

Actualmente, según Veeam, siete de cada 10 negocios (73%) tienen una brecha de disponibilidad marcada por la velocidad con la que se recuperan ante alguna eventualidad versus la rapidez con que necesitarían hacerlo, y el 69% presentan brechas de protección, de acuerdo con la frecuencia del respaldo de sus datos versus la cantidad de datos que pueden permitirse perder.

No sabemos qué nuevas eventualidades puede traer el 2020, así que no es momento de bajar la guardia en el cuidado de la información, sin importar dónde se encuentre ésta. Por ello, presentamos una guía de tres pasos para garantizar la protección y disponibilidad de los datos. Cada uno de ellos tiene como elemento principal a la nube, que no sólo ha demostrado ser una de las principales herramientas para la continuidad de los negocios en tiempos de contingencia, sino que además es la base de la protección de datos moderna.

  1. Entrar a la ola del BaaS

Además de rentable, el respaldo como servicio (BackUp as a Service, o BaaS) ha probado ser la forma más eficiente de almacenar y proteger la información. De acuerdo con el reporte de Veeam, hoy el 27% del respaldo de las compañías a nivel mundial y el 30% del de las empresas en la región que comprende a México utilizan este modelo. Y para el 2022, el 43% y 47%, respectivamente, consideran que éste será su método primario para contar con una copia de sus datos.

  1. Innovar con el DRaaS

Para el 54% de los encuestados por Veeam a nivel mundial, la recuperación ante desastres como servicio (DRaaS) es el principal ingrediente de una gestión o protección de datos innovadora. Esto podría explicarse con las cifras que arroja Research and Markets, en cuya encuesta global resultó que para el 81% de las compañías, su salto hacia la nube ha sido vital para ayudarlos a manejar mejor su información, con 45% de ellas actualmente utilizando DRaaS para proteger sus datos, y con un 34% adicional que anticipan que lo estarán adoptando hacia 2021.

  1. Cerrar con broche de oro con la gestión de datos en la nube

La alta disponibilidad de los datos es el fin principal de esta guía, y la manera en que las organizaciones pueden confirmar que su información está disponible y protegida, a pesar de que pueda haber eventualidades diversas y sin importar si se encuentra on-premise, en la nube o migrando entre infraestructuras, es mediante la gestión de datos en la nube. Más que una tecnología per sé, se trata de una estrategia que comprende el respaldo y la recuperación ante desastres, pero que va más allá proveyendo un manejo inteligente de la información, con visibilidad, control, integración, orquestación y automatización, para que los negocios saquen mayor ventaja de sus datos, además de mantenerlos seguros.

Sobre el autor: Abelardo Lara es Country Manager de Veeam en México.

Investigue más sobre Almacenamiento y gestión de datos

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

Close