Fotolia

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

¿Cómo evolucionar hacia una empresa digital?

La transformación digital jugará un rol estratégico, ya que el proceso de cambio en las empresas se estará llevando a cabo a una velocidad, escala y fuerza impresionantes.

Cuando hablamos de transformación digital en una empresa, nos referimos a la conexión integral que debe existir entre todas las áreas de una organización, para adaptar sus diferentes procesos de trabajo a un entorno digital, que conecte la oferta de la empresa con las necesidades de un consumidor, a través del uso de servicios digitales.

Líderes de negocios a nivel global esperan que sus organizaciones evolucionen pronto hacia empresas digitales a través de diversas herramientas tecnológicas que conecten sus aplicaciones existentes (legacy) con soluciones modernas, para poder compartir datos en forma transparente y, no sólo eso, poner la información de las empresa, así como entregar sus productos o servicios, en la palma de la mano del consumidor. Soluciones basadas en la nube, la virtualización y la movilidad dan sentido a esta tarea.

El mundo se encuentra ya volcado hacia los negocios digitales: pedir un taxi, comprar la despensa, pagar los boletos del cine, reservar un avión, pagar los impuestos, en fin, prácticamente toda nuestra vida cotidiana se encuentra inmersa en una transformación digital.

Las grandes empresas no se deben ni pueden quedar atrás, porque estarían perdiendo competitividad. Diversos analistas como Frost & Sullivan, estiman que para este año, los detonadores de inversiones en TI incluyen reducción de costos operativos, mejora de productividad e impulso a la creatividad y la innovación. También, de acuerdo con Gartner: para 2017, el 25% de los negocios perderán su posicionamiento competitivo debido a incompetencia digital, mientras que IDC ha reportado que 75% de las compañías Standard & Poor (S&P) 500 serán reemplazadas para 2027, precisamente por este factor de competitividad.

La transformación digital jugará un rol estratégico, ya que el proceso de cambio en las empresas se estará llevando a cabo a una velocidad, escala y fuerza impresionantes, como nunca antes se había experimentado.

Esta nueva realidad rápida e interconectada, estará cambiando drásticamente la forma de compartir, analizar y procesar la información, y esto tendrá consecuencias en todos los niveles de una empresa.

Aunque el fenómeno digital existe desde hace más de una década, en el continente americano el interés en el tema se disparó en los últimos dos años. ClowderTank, la primera consulto­ra especializada en transformación digital en América Latina, difundió el primer estudio sobre transformación digital, donde fue reportado que el interés por este término y su impacto ha aumentado en más de mil por ciento en la región.

ClowderTank midió el número de pu­blicaciones en páginas sociales (Twitter, Facebook, blogs, foros, páginas de noticias, etc.) en los países de latinoamérica en donde se habla de #TransformaciónDigital, desde 2014 hasta 2016. El hallazgo fue un aumento muy importante en las menciones so­bre #TransformaciónDigital en cada año, sobre todo comparativamente en los dos primeros meses, enero y febrero, al pasar de 811, en 2014, a 2.344 en 2015; y, final­mente, a 13.472 en 2016, un aumento total del 1,061 por ciento.

México encabeza la lista con un 21.13%; y, sorprendentemente, Venezuela es el segundo país donde la transformación digital tiene más presencia en la conver­sación online, con 18.26%, seguida de Argentina, con 13.71%, Colombia, con 12.10% y Perú, 5.11%.

De esta manera, los negocios que aprovechen el poder de los datos para proporcionar a sus clientes un servicio sobresaliente y, al mismo tiempo, tomen medidas para proteger su información, sobrevivirán y prosperarán.

La clave será mantener un ritmo constante de cambio, cumpliendo con el intercambio de datos que marcan los mercados internacionales y asegurando que la protección de la información esté alineada y entretejida con la estructura de la compañía.

La evolución digital ya es una necesidad y sus beneficios están impactando a las empresas y la forma cómo hacen negocios.

Adquirir sistemas empresariales ahora es más fácil y rentable gracias a las soluciones de cómputo en la nube. Además, la necesidad de un cómputo basado en la movilidad y en las iniciativas llamadas BYOD (Traiga Su Propio Dispositivo) ha dado lugar a una mayor flexibilidad en la manera de trabajar y en reacondicionar el sitio de trabajo de los empleados, quienes tienen que contar con información en todo momento y lugar.

La tecnología empresarial ahora es más inteligente y está mejor conectada que nunca, gracias a la introducción de la internet de las cosas (IoT). Estas y otras iniciativas tecnológicas permiten a las compañías agilizar operaciones y presentan todo un abanico de desafíos nuevos para los CIO actuales.

Nunca antes hubo tanta tecnología qué administrar, ni tantas formas diferentes de usarla o tantas complicaciones para implementarla. La escala, la complejidad y la diversidad en la infraestructura de Tecnologías de Información exigen un enfoque integral para la administración de la tecnología, incluyendo todos los activos digitales de una empresa.

En conclusión:

1)      Podemos señalar que actualmente las compañías dependen de la tecnología que las respalda.

2)      El desarrollo de un enfoque más estratégico para la administración de la tecnología es la decisión más crítica a la que se enfrentan.

3)      Es fundamental que los CIOs den prioridad a una administración eficiente en toda la organización, ya que no habrá una transformación digital a menos que todos los integrantes de la organización perciban los beneficios del rendimiento, integridad, eficiencia y la agilidad de los servicios digitales y esto sólo es posible si los CIOs trabajan conjuntamente con las partes interesadas de la empresa.

4)      Todas las funciones son susceptibles de ser digitales y se pueden medir y optimizar.

Cuando los servicios digitales que ofrece una organización son utilizados de manera extensiva y administrados de forma eficiente, hasta ese momento se puede considera a esta organización una “Empresa Digital”.

Sobre el autor: Ricardo Wolff es director general de BMC México.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close