Guía Esencial

Navegue en las secciones

BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: Cambios en las redes empresariales: Sepa cómo aprovecharlos
Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Cinco puntos clave para integrarse exitosamente con la nube

Estos consejos le ayudarán a analizar los beneficios que puede conseguir al adoptar el cómputo de nube para su negocio.

Aunque el cómputo en la nube es cada vez más ubicuo, en materia de mercados verticales, las empresas de servicios financieros, cuidado de la salud, educación y organizaciones gubernamentales han sido las primeras en explorar los beneficios de esta tecnología, incluso utilizando aplicaciones básicas de una nube pública.

Igualmente, han sido las unidades de negocio, no los equipos de TI, las que han tomado la iniciativa de la nube para conseguir sus objetivos de negocio. Conforme el éxito del uso de la nube se empieza a extender a lo largo de la empresa, las otras áreas de negocio empiezan a exigir o comprar soluciones para la nube, a veces sin involucrar al departamento de TI. De acuerdo con el Instituto Mexicano de la Competitividad, adoptar la nube brinda ahorros económicos que equivalen a 0.31% del PIB nacional.

La nube ya no es una idea de último momento o algo vagamente ligado a la innovación; es una necesidad explícita en licitaciones y solicitudes de propuestas. Por ello, muchas organizaciones están buscando una solución de TI híbrida de una infraestructura tradicional más nube porque se dan cuenta de que la nube es una parte importante de su estrategia de TI, pero tienen dificultades para determinar cómo debe ser y por dónde empezar.

Lo más recomendable puede ser un enfoque que agrupe la parte del negocio y las TI para tomar las decisiones correctas para el éxito futuro. He aquí cinco puntos que se debe considerar:

1. Enfóquese en los resultados del negocio, no en los bits y bytes

Las empresas no están hablando acerca de bits y bytes, sino de cómo mover sus aplicaciones a un entorno que será responsable tanto de sus propios clientes como de sus stakeholders internos. Lo que buscan es llevar cargas de trabajo esenciales a la nube, automatizarlas y ofrecerlas en varios formatos, como móviles o espacios virtuales de trabajo. La tecnología está ahí para habilitar los negocios, por lo que la discusión debe iniciarse con lo que la empresa necesita lograr. Es importante entender de dónde vendrá el crecimiento, qué lo impulsará y las aplicaciones que se utilizarán para ello.

2. Entienda los problemas y procesos 

Es igualmente importante conocer cuáles son los problemas actuales del negocio y cómo las TI los pueden resolver. En este punto es útil un tercero que actúe como puente entre el negocio y las TI, tales como los analistas de negocios. Estos especialistas pueden facilitar la colaboración e impulsar el trabajo con la nube.

Una vez evaluadas las necesidades actuales del negocio y los resultados futuros deseados, también es importante entender cómo los procesos internos se adaptarán a la estrategia de TI. Si estos procesos son largos y manuales, mudarse a la nube no traerá necesariamente los beneficios anticipados.

3. Vea el arte de lo posible 

La nube tiene el potencial de reducir la brecha entre lo que necesita el negocio y lo que las TI son capaces de ofrecer. Un buen ejemplo es la prueba y desarrollo que pueden reducir los tiempos de entrega de meses a semanas o incluso días. Sin embargo, existen inhibidores para el uso de la nube, que incluyen desafíos técnicos alrededor de la disponibilidad, integración de redes y centros de datos, así como temas de seguridad y soberanía de datos. Si el proveedor de nube tiene la experiencia y las habilidades para hacer las preguntas correctas con el objetivo de encontrar soluciones, estos obstáculos pueden superarse.

El verdadero desafío está en las habilidades. La mayoría de las organizaciones no tienen el nivel de destreza necesaria para implementar las aplicaciones, llevarlas a la nube y gestionar la integración. Una solución es construir “autoconceptos”, piezas de software que muestran cómo una carga de trabajo se puede mover fuera de un entorno interno, plataforma virtual o nube privada a una nube pública, para reducir los costos sin afectar el rendimiento. Esto ayuda a las personas a ver cómo pueden liberar las capacidades de la nube.

4. Pruebe antes de invertir

No se debe subestimar la importancia de evaluar la madurez del centro de datos y utilizarlo como punto de partida para determinar la preparación para la nube y desarrollar un plan de trabajo que proporcione la capacidad adicional para las necesidades del negocio.

Para tener éxito en la implementación de la nube, es necesario reunir los entornos estables y virtualizados –con alta utilización y bajas tasas de cambio– con los entornos que pasan por cambios dinámicos y que requieren actualizaciones instantáneas y entrega global. Por ello, el plan de trabajo de TI debe integrar entornos en instalaciones y en la nube, utilizando un enfoque arquitectónico. El truco consiste en determinar con precisión el impacto de mover ciertas cargas de trabajo a la nube y luego eliminar el espacio de almacenamiento de la ecuación para reducir su huella de centro de datos.

5. No tenga miedo de intentarlo

Las organizaciones pueden acercarse a la nube con cautela al principio y luego acelerar sus planes de adopción cuando ven resultados. Incluso si inicia en pequeño, inicie por alguna parte.

Trabajar con un socio que le ayude a iniciar la implementación de varias aplicaciones a la nube le facilitará entender qué puede esperar y cómo liberar el potencial de estas nuevas tecnologías disruptivas.

Acerca del autor: Daniel Villavicencio es director de servicios de Dimension Data México.

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close