BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: ¿Hacia dónde van la analítica y big data en las empresas?
Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Adapte su estrategia de big data con analítica específica para funciones

Para lograr una estrategia poderosa de big data orientada a movilidad, hay que volverse específicos.

Hacer avanzar la tecnología móvil y e implementar una estrategia de big data serán prioridades importantes para la mayoría de las organizaciones en los próximos años. Y si bien ambos son importantes en su propio derecho, ¿pueden trabajar juntos, creando un sistema de big data móvil que ofrezca un valor real? No está en absoluto garantizado.

Cualquier persona que no vive en una cueva ha visto el dramático impacto que han tenido los teléfonos inteligentes y las tabletas en empresas e individuos. Impulsada por el monstruo “traiga su propio dispositivo”, las organizaciones han descubierto cómo dar a sus trabajadores mejores capacidades móviles, pero no siempre sin esfuerzo o de forma segura.

Sospecho que en la mayoría de las organizaciones, la penetración de teléfonos inteligentes supera el 75%; las tabletas, aunque aún dejan una huella mucho más pequeña, deben alcanzar 35% a 45% en los próximos dos a tres años. Pero en el lado de la gestión y la seguridad, las organizaciones están luchando para mantenerse al día y, a menudo, no entienden completamente los riesgos o los miden de manera realista. En una reciente encuesta de mi firma de investigación realizada a cerca de 250 empresas, el 64% dijo que nunca ha tenido, o no saben si han tenido, una violación de  seguridad móvil. Con toda probabilidad, muchos de ellos han tenido una, sin saberlo. Así, si bien  hay un gran beneficio en la movilidad, el riesgo es alto.

Un gran, gran problema

La tecnología de big data es otro imprescindible que muchas empresas todavía están tratando de implementar. Si bien los datos que generan están creciendo astronómicamente, gran parte de ellos nunca se utilizan. Y los dispositivos móviles que se conectan a los sistemas de back-office están empezando a generar casi tantos datos como lo hacen los escritorios.

Además, en los próximos años, la "Empresa de las cosas" –la red de máquina a máquina conectada a los sistemas corporativos,también conocida como el Internet de las Cosas– generará grandes cantidades de datos de sensores remotos, dispositivos portátiles tales como teléfonos inteligentes y lectores de códigos de barras, y máquinas autónomas. Así que la necesidad de capturar los grandes datos y hacer algo significativo con ellos crecerá dramáticamente.

¿Cómo pueden las organizaciones adaptar sus entornos de big data a las necesidades de los trabajadores móviles, especialmente conforme se accede cada vez más a los sistemas corporativos a través de los dispositivos móviles?

La analítica específica para roles es la clave para hacer que esto funcione. Para analizar big data, las organizaciones necesitan saber lo que los trabajadores de la información necesitan, cuándo lo necesitan y cómo se debe presentar la información. Y todo se debe hacer de forma segura. Pocas organizaciones pueden hacer nada parecido a esto hoy.

Sea específico, por favor

Con cualquier proyecto de big data, el objetivo debe ser el siguiente: crear inteligencia con la que pueda actuar y presentarla de manera contextualmente relevante, en formas específicas para roles o funciones.

Por ejemplo, una base de datos de 5 GB de prospectos no es relevante para un vendedor –ni lo son todos los datos del ERP para California si cubre solo Los Angeles. Lo que se necesita es una manera de analizar los datos para que sean relevantes, dando al usuario la información necesaria para un momento determinado y una parte específica del trabajo. El reto se complica al tener que empaquetar mucha de la información en dispositivos móviles, con sus pantallas más pequeñas y conexiones poco fiables.

La mayoría de las organizaciones no saben cómo analizar los datos para sus trabajadores móviles. La tasa de fracaso en los próximos años estará probablemente en el rango de 55% a 65%. De hecho, lo más probable es que no veamos un buen acoplamiento de la tecnología móvil y el análisis de big data hasta que las organizaciones encuentren la mejor forma de presentar y recopilar datos. Para la mayoría, será un proceso de ensayo y error que va a durar al menos unos pocos años.

En el largo plazo, un matrimonio del análisis de big data práctico mantiene la promesa de mejores y más eficientes formas de hacer negocios. Pero hasta que las organizaciones aprendan cómo trabajar mejor con big data, analizar esa información para los trabajadores móviles y determinar maneras de adaptarlo a tareas específicas, la mayoría fallará.

Pero no deje que eso lo asuste y lo aleje de tratar de hacerlo.

Este artículo se actualizó por última vez en febrero 2015

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close