profit_image - stock.adobe.com

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

5G y nube promueven la tercerización de redes y la virtualización definitiva

¿Podrían la nube, 5G, la tecnología de células pequeñas, BYOD y redes aprovisionadas por operadores virtualizar completamente la infraestructura de red? Bueno, tal vez no hoy.

Hace unos años, propuse la idea de la virtualización extrema, o EV, como una forma de reducir la infraestructura de TI de la organización a solo lo esencial, como puntos de acceso, conmutadores Ethernet y una interfaz WAN para conectarse a internet. Todo lo demás, desde los servidores hasta el almacenamiento y la administración, está en la nube.

Sin embargo, algunos obstáculos técnicos impiden esta visión. En particular, el rendimiento de la conexión con el proveedor de servicios de Internet (ISP) podría ser un obstáculo. Sin embargo, creo que este nivel de tercerización de redes y virtualización podría ser el futuro de TI en muchas organizaciones, incluso para algunas organizaciones muy grandes.

Hoy en día, la nube proporciona confiabilidad, escalabilidad, ventajas de costos y otros beneficios de red. A medida que las velocidades de WAN continúan mejorando, la virtualización extrema parece cierta dentro de aproximadamente una década.

Extendiendo la virtualización extrema aún más, me imagino algo que se llama virtualización definitiva (UV, por las siglas en inglés de “ultimate virtualization), que no implica ninguna infraestructura de TI. Así es: no hay LAN organizativa, inalámbrica o de otro tipo, ni instalaciones de TI locales, más allá de lo que los usuarios traen al trabajo.

En esta posibilidad, usaríamos la nube como lo haríamos con la virtualización extrema, con procesamiento, almacenamiento y aplicaciones en el lado del servidor del enlace. Y eliminaríamos la LAN como la conocemos hoy. ¿Y qué reemplaza a la LAN? Redes aprovisionadas por operadores basadas en 5G que sirven directamente a BYOD.

La tercerización de redes cambia la estructura de costos

La virtualización definitiva no es tan simple como suena a primera vista. 5G tiene que ver con las células pequeñas y el rendimiento de clase gigabit, que prácticamente define la LAN inalámbrica (WLAN) contemporánea basada en 802.11ax.

Por lo tanto, supongamos que una organización contrata a un operador para colocar celdas pequeñas en o alrededor de sus instalaciones, en cualquier combinación que tenga sentido para proporcionar capacidad suficiente. La disposición de las celdas tendría que adaptarse al rendimiento por usuario con la latencia mínima requerida para mantener a los usuarios, a sus dispositivos y aplicaciones productivos.

Por lo tanto, reemplazamos una red inalámbrica de clase gigabit con otra. Pero lo que es realmente importante es que convertimos los gastos de capital para aprovisionar la WLAN en gastos operativos mediante la subcontratación de redes y comunicaciones a un operador u otro proveedor de servicios administrados (MSP). Básicamente, estamos siguiendo una tendencia de TI existente, la tercerización, y la estamos aplicando a la red de la organización.

Por loco que pueda parecer la tercerización de las redes, es difícil pensar en objeciones espectaculares para impedir esta visión.

Operadores inalámbricos como proveedores de servicios gestionados

En esta configuración virtualizada, la conexión WAN al ISP también podría ser inalámbrica, ya que esperamos que las conexiones punto a punto y de malla milimétricas alcancen los 100 Gbps en una década, y a precios muy bajos. La única preocupación es si un operador podría proporcionar suficiente capacidad utilizando solo celdas pequeñas y su espectro con licencia disponible, pero esto realmente no es un problema.

Debido a que estamos tercerizando la red, el operador podría implementar un número de puntos de acceso 802.11ax y operar servicios con licencia y sin licencia como una sola imagen de red. Piense en el operador como un MSP que aplica varias tecnologías de manera transparente, y este concepto se vuelve fácil. Esta configuración también podría resolver el problema de los dispositivos de usuario final que operan en la red de otro proveedor.

Además, hemos categorizado 802.11ac y 802.11ax como, de hecho, siendo 5G por algún tiempo. ¿A quién le importa qué espectro está involucrado? Siempre se trata de los resultados, no de las herramientas o vehículos involucrados. Y muchas organizaciones podrían sobrevivir sin una infraestructura interna. En su lugar, utilizarían celdas de operador solo para exteriores, tanto 5G como Wi-Fi.

Todo como servicio

Durante algún tiempo, los operadores han buscado un camino hacia la empresa, lo que les permite ir más allá de la gran infraestructura y los servicios al consumidor hacia servicios empresariales reales con rigor. La idea de la virtualización definitiva puede ser la clave que desbloquee este potencial.

Y no tema: La competencia reducirá los costos y creará algunos valores atractivos. Moverse en esta dirección permitirá que los dólares de TI se reasignen a otros objetivos de la organización, como marketing, ventas o beneficios para el personal.

Comprensiblemente, la virtualización definitiva no se convertirá en la norma en el corto plazo. Pero, considere esto: Con BYOD ahora como la estrategia dominante de aprovisionamiento de dispositivos en la mayoría de las organizaciones, y con muchos de esos dispositivos que ya forman parte de un plan de datos móviles, y con 5G que finalmente ofrece un rendimiento de clase WLAN con una disponibilidad más amplia, es más una cuestión de cómo sobrevivirán las redes organizativas, tal como las conocemos hoy. Y mi conjetura es que no lo harán.

¿El nirvana de las redes? ¿Todo como servicio? En serio, ¿por qué no?

Investigue más sobre Red inalámbrica LAN

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close