natali_mis - stock.adobe.com

Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

Menos del 10% de las empresas ya han implantado soluciones SASE

Encuesta de Check Point Software Technologies confirma el aumento del riesgo por el teletrabajo, el desafío que ha sido ampliar el rendimiento de los sistemas y la importancia de proteger aplicaciones de acceso remoto.

Los ciberataques y las amenazas han ido aumentando a medida que los ciberdelincuentes se aprovechaban del teletrabajo y de la implementación del trabajo híbrido, confirma la más reciente encuesta de Check Point Software Technologies. De acuerdo con el estudio, existe un cambio creciente hacia la seguridad basada en la nube y las soluciones de acceso seguro, borde seguro (SASE). Conforme se permite a los empleados acceder a los recursos corporativos de forma remota, el modelo SASE aborda las limitaciones de las arquitecturas de red tradicionales, haciendo converger la red y la seguridad de la nube.

Entre las principales conclusiones del «Informe de Seguridad en el Trabajo Remoto e Híbrido 2021», realizada a 450 profesionales de la seguridad y de las TI de todo el mundo, destaca cómo el teletrabajo ha afectado a la postura en materia seguridad en las empresas, a los gastos operativos y al impacto que ha tenido en los usuarios:

  • El teletrabajo conlleva un mayor riesgo: Según 45 % de los encuestados, las empresas corren un mayor riesgo de sufrir amenazas con el trabajo a distancia. Los sectores que declararon el mayor nivel de ciberataques fueron el financiero (54 %), el de servicios públicos (52 %) y el industrial (47 %).
  • Retos de la administración: Los tres principales problemas a los que se enfrentan los profesionales TI y de seguridad son la ampliación del rendimiento (46 %), el tratamiento de la privacidad y del uso de los datos (42 %), y el apoyo al acceso remoto de los dispositivos no gestionados de los empleados (40 %).
  • Estrategias para ampliar el acceso remoto: Para satisfacer el aumento de la demanda de trabajadores a distancia, el 69 % de los profesionales de la seguridad informan de que están añadiendo capacidad local; el 66 % está pasando a la seguridad basada en la nube y, sorprendentemente, el 36 % hace ambas cosas.
  • Proteger las aplicaciones a las que se accede de forma remota: Al habilitar el acceso a distancia a las aplicaciones corporativas, el 70 % considera que su seguridad contra los ciberataques y las amenazas de día cero son de gran importancia.
  • Adopción de la tecnología SASE: El 94 % conoce la estructura de los servicios de acceso seguro, pero su adopción es lenta: solo el 9 % la ha implantado ya y un 21 % tiene previsto hacerlo.

«El cambio hacia el trabajo remoto e híbrido es uno de los más importantes que se han producido como consecuencia de la pandemia de la COVID-19. Muchas organizaciones han hecho peligrar su rendimiento y protección de la red en sus entornos distribuidos porque utilizan varios productos de seguridad diferentes, lo que lleva a la complejidad de la gestión y a la fragmentación de la visibilidad de las amenazas», afirmó Eusebio Nieva, director técnico de Check Point Software para España y Portugal.

De acuerdo con el fabricante, la adopción dual de la previsión de seguridad en la nube y en las instalaciones encontrada por la encuesta puede deberse a que, por motivos de agilidad, puede ser más fácil añadir capacidad a las soluciones actuales que eliminarlas y sustituirlas por otras completamente nuevas. Asimismo, 66 % de los encuestados utiliza servicios de seguridad basados en la nube para ampliar el acceso remoto y 61 % considera que son fundamentales para ampliar el acceso remoto (incluido el 83 % de los altos directivos).

Para Check Point Software, debido a los efectos a largo plazo que el trabajo remoto tendrá sobre las necesidades de protección de datos y su arquitectura, los servicios de seguridad y la tecnología de acceso seguro SASE resuelven la necesidad urgente de una conectividad rápida y una seguridad fiable para cualquier usuario, independientemente del dispositivo, la ubicación o el recurso de destino. Además, con los trabajadores deslocalizados, los servicios en la nube mejoran el rendimiento y la disponibilidad a escala mundial.

«Esta encuesta confirma que muchas empresas están experimentando un incremento del riesgo y, por esa razón, hay un cambio creciente hacia la seguridad basada en la nube. Es importante destacar que el marco SASE es capaz de consolidar los servicios en la nube, minimizando las superficies de ataque y mejorando la experiencia del usuario», indicó Nieva.

Investigue más sobre Gestión de la seguridad de la información

Close