Andreas Berheide - Fotolia

Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

La ignorancia sobre las redes 5G puede frenar su desarrollo

Un reciente estudio de Deloitte presentó nueve tendencias que muestran cómo la pandemia catalizó lo que estaba sucediendo y aceleró el uso de tecnología.

Estamos abriendo el segundo trimestre de 2021, y del pasado 2020 a hoy hay cambios muy radicales. Bajo este contexto, Deloitte presentó su estudio «Predicciones de Tecnología, Medios y Telcos», el cual mostró nueve tendencias. De acuerdo con German Ortíz, socio líder de las industrias de tecnología, medios y telecomunicaciones de Deloitte Spanish Latin America, en este último año pandémico «hemos tenido muchos avances que realmente estábamos proyectando tener en los próximos 10 años».

Cómputo en la nube

Germán Ortíz.

De acuerdo con el estudio, pesar de que el crecimiento entre los grandes proveedores de nube pública de hiperescala disminuyó a 31 % anual a fines de 2019, y se proyectó que esta tasa bajaría aún más en 2020 y 2021, a medida que la industria madurara, el crecimiento en la nube continuó superando al de muchos otros sectores. Ortíz mencionó que esta tecnología está presente en todos los continentes, sin importar si son países muy desarrollados. «El cómputo en la nube ha sido un recurso muy socorrido y está en crecimiento de manera exponencial».

Es probable que este resultado haya sido impulsado por las transformaciones que trajo consigo la pandemia, como el crecimiento del trabajo desde cualquier lugar (WFA) que aumentó la demanda. El estudio prevé que la tendencia al alza en los ingresos se mantenga en los niveles de 2019 o por encima de ellos (es decir, más del 30 %) de 2021 a 2025, a medida que las empresas se muevan hacia la nube para ahorrar dinero, ser más ágiles e impulsar la innovación.

Rumbo a un borde inteligente

¿Qué es el intelligent edge o borde inteligente? Esta tendencia es la combinación de conectividad avanzada, potencia de procesamiento compacta e inteligencia artificial (IA) ubicada cerca de los dispositivos que usan y generan datos. Representa una evolución y convergencia de las tendencias en monitoreo industrial, fabricación automatizada, administración de servicios públicos y telecomunicaciones, amplificado por la computación en la nube, el análisis de datos y la inteligencia artificial. Esto puede beneficiar a cualquier empresa que administre infraestructura, redes, nubes, centros de datos y terminales conectados tales como sensores, actuadores y dispositivos.

Ortíz comentó que este borde existente «tiene un empuje muy contundente hacia aplicativos enviados a la nube», cuyas tareas deben quedar de manera localizada cerca de la fuente de la información y la acción que se está produciendo, ayudando así a actuar con mayor rapidez. «Es aquí en donde realmente vemos que la nube ha sido una solución muy socorrida, pero también que tenemos algunos ajustes por hacer». De acuerdo con el estudio, el mercado del borde inteligente alcanzará los 12 mil millones de dólares, 80 % más que en 2019.

Redes 5G frenadas por la ignorancia

La tercera tendencia más importante tiene que ver con el tema de las redes 5G. La investigación muestra que la comprensión de los beneficios de la red 5G es baja en varios mercados; a mediados de 2020, hasta dos tercios de los adultos afirmaban no saber lo suficiente sobre esta generación de red, en general. Entre las mujeres la proporción era aún mayor: tres cuartas partes. Esta falta de comprensión alcanza su punto máximo entre los usuarios mayores, y ha aumentado por desafortunadas declaraciones de personajes públicos que han esparcido rumores sobre afectaciones a la salud ocasionadas por ondas de las redes 5G.

Para acabar con esta ignorancia, los operadores móviles, proveedores de teléfonos móviles, reguladores de telecomunicaciones, organismos de comunicaciones gubernamentales y los programas científicos en plataformas de transmisión y bajo demanda podrían, en combinación, contrarrestar la gran marea de información errónea sobre 5G, señaló Ortíz, con mensajes atractivos, consistentes y generalizados, y es necesario comenzar ahora. Las empresas y los reguladores individuales también podrían trabajar juntos para limitar la capacidad de compartir información errónea, a pesar del impacto comercial que esto pueda tener.

Sin embargo, puede que estas campañas no logren persuadir a todos de que 5G es una tecnología segura. El ejecutivo de Deloitte comentó que es probable que haya un nicho, quizás menos del 1 % de la población, que seguirá convencido no solo de que las tecnologías inalámbricas son dañinas, sino de que su implementación es deliberada y con intención de causar daño.

Otras tendencias para tener en cuenta

Adicionalmente, el reporte de Deloitte analizó otras tendencias, tales como:

La red de acceso por radio de siguiente generación. La RAN tradicional representa uno de los últimos baluartes de los sistemas propietarios cerrados. Si la historia se repite, la adopción de la RAN abierta puede imitar el tiempo que le tomó a la industria hacer la transición a las redes centrales virtuales y abiertas: los siete años entre 2013, cuando se introdujeron los principios subyacentes a la virtualización de la red central, y 2020, cuando más de la mitad de los principales envíos inalámbricos de la industria migraron de las soluciones de red especialmente diseñadas a soluciones de redes virtuales.

Crecen las visitas médicas por video detonadas por COVID-19. La «telesalud» incluye videollamadas, llamadas telefónicas, correos electrónicos, software de texto y audio e incluso por fax. Sin embargo, esta predicción se centra en las videollamadas entre los pacientes y los profesionales de la salud. El 5 % de las visitas de pacientes en todo el mundo será a través de video llamadas en 2021; en 2019 esto era menos del 1 %, lo que correspondía a 8.500 millones de consultas por video.

Penetración de los cascos de realidad digital en empresas y educación. La realidad aumentada, la realidad virtual y la realidad mixta o híbrida (comúnmente conocida como XR o realidad digital) es usada para el trabajo o la educación. Las ventas de cascos de realidad digital para el mercado empresarial y educativo en 2021 será de alrededor de 200.000 unidades, o 100 % más que en 2019.

El inicio de la 8K. 8K es una opción para el futuro del video que atraerá a compradores por razones emocionales y racionales. Tener una pantalla 8K ofrece la posibilidad de disfrutar películas y la programación televisiva con la mejor calidad posible en términos de densidad de pixeles, gama de colores, brillo de pantalla y sonido; y abre la posibilidad de mostrar videojuegos 8K de última generación en la mejor pantalla disponible. Asimismo, ofrece la opción de utilizar grandes televisores de formas novedosas, ya no únicamente para ver contenido de video, sino también para mostrar fondos de pantalla digitales o herramientas de productividad. En 2021, las ventas de televisores 8K podrían alcanzar los USD$5.000 millones. El equipo y servicios utilizados para producir contenido 8K podrían generar cientos de millones de dólares más.

Las dos últimas tendencias pertenecen al terreno de los deportes: Deloitte encontró que habrá una mayor monetización de deportes practicados por mujeres y que aumentará el uso de la digitalización para crear atletas hipercalificados. Los deportes femeninos podrían alcanzar un valor superior a los USD$1.000 millones en los próximos años; y serán percibidos, promovidos y comercializados de nuevas formas. En cuanto al uso de tecnología para la medición y el negocio de los deportes, la consultora prevé el auge de la transmisión de datos de sensores colocados en los jugadores en tiempo real hacia aficionados, espectadores y redes sociales, quienes podrían realizar apuestas sobre los resultados con base en esos datos biométricos.

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Close