Gorodenkoff - stock.adobe.com

Las empresas invertirán menos en infraestructura y más en la nube

Como resultado de los cambios que trajo el COVID-19, la inversión en servidores caerá a nivel mundial. Las compañías ahora invertirén en software y en productos de suscripción para reducir sus gastos.

El nuevo escenario mundial implica que las empresas se adapten a los nuevos requerimientos tecnológicos. Según un informe global realizado por la consultora Gartner, la inversión en TI se va a quedar en 2020 en los $3.500 billones de dólares, una cifra que supone una caída del gasto en el sector del 7,3% con respecto a lo invertido en tecnología en 2019.

Si bien el trabajo remoto aumentó temporalmente la compra de dispositivos para mantener la continuidad de las operaciones, esto no significa que sea una tendencia de inversión para la ‘nueva normalidad’. Las empresas en fase de recuperación deberán ser creativas, ofrecer experiencias físicas y centrarse en mejorar su digitalización.

En este contexto, según indica el informe, tanto los pequeños negocios como las grandes compañías de todo el mundo aumentarán el porcentaje de inversión destinado a los servicios de nube, por lo que la infraestructura como servicio (IaaS) tendrá un crecimiento de alrededor del 13,4% (hasta los 50.400 millones de dólares en 2020), y de un 27,6% (hasta los 64.300 millones de dólares en 2021). Es evidente que la pandemia mundial enfatizó el crecimiento de la tecnología, pero aún más la brecha digital que existe a nivel social, regional y empresarial. En opinión de Cristian Malaspina, CEO de la empresa IT DataWise y creador del servicio de nube argentina, DataCloud, “en América Latina, más del 80% del mercado lo componen empresas pequeñas y medianas que necesitan bajar costos en sus inversiones de infraestructura y tecnología. De aquí, el éxito en la implementación de la nube que les permite dejar de comprar servidores y contratar software empaquetado”, explica.

Según Malaspina, “entre los principales beneficios de trabajar con la nube se destacan la continuidad de negocio, la recuperación de desastres y protección de los datos, la facilidad para disponer de una fuerza de trabajo remota y actualmente, el refuerzo de la cultura digital de la compañía”, por lo que el CEO aconseja a las empresas argentinas implementar servicios de nube local, que ofrezcan una latencia mínima, con tiempos de comunicación menores con los servidores.

Desde DataCloud advierten que para la supervivencia de las compañías la adaptación será vital para poder sortear las tres barreras principales de esta nueva era: conectividad, acceso a internet y competencias digitales.

Investigue más sobre Instalaciones de centro de datos

Close