Guía Esencial

Navegue en las secciones

BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: Guía esencial: Efectos del coronavirus en los negocios actuales
Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

Gigantes tecnológicos apuntan supercomputadoras y nubes a encontrar cura para COVID-19

El nuevo consorcio COVID-19 HPC, compuesto por gigantes tecnológicos, laboratorios nacionales y academia está utilizando supercomputadoras y nubes para acelerar la investigación e identificar una cura.

Con la esperanza de acelerar la investigación que resulte en una cura para el COVID-19, la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca ha lanzado un consorcio de agencias gubernamentales, académicas y de alta tecnología que trabajarán en conjunto en una serie de proyectos coordinados por IBM y el Departamento de energía.

El corazón tecnológico de estos proyectos será más de una docena o más de supercomputadoras, especialmente el sistema IBM Summit alojado en el Laboratorio Nacional de Oak Ridge. IBM ya había estado trabajando con los investigadores del Laboratorio junto con el DOE y la Universidad de Tennessee (UT) para reducir de 8.000 a 77 la cantidad de compuestos que probablemente se unan a lo que se llama la principal proteína «pico» (spike) del coronavirus.

«Esos 77 compuestos están siendo investigados con técnicas clásicas de química y biología por personas de Oak Ridge y la Universidad de Tennessee», dijo Dave Turek, vicepresidente de HPC y sistemas cognitivos de IBM. «Este es el poder de acelerar el descubrimiento a través de la computación».

Pero el recién formado Consorcio de Computación de Alto Rendimiento (HPC) COVID-19, que incluye 14 miembros, se basará en gran medida en el trabajo que IBM, Oak Ridge y UT habían hecho. Otras compañías tecnológicas en el grupo incluyen AWS, Google Cloud y Microsoft.

«Lo que estamos reuniendo es una asociación público-privada muy amplia para proporcionar a los investigadores de COVID-19 de todo el mundo acceso a los recursos de supercomputadora de alto rendimiento más potentes del mundo que pueden avanzar significativamente el ritmo del descubrimiento científico en la lucha para detener el virus», dijo Paul Dabbar, subsecretario de ciencia del DOE, en una conferencia de prensa el martes.

Dabbar agregó que todos los investigadores están invitados a presentar propuestas de investigación de COVID-19 al consorcio a través del portal en línea, que luego se revisará y se combinará con los recursos informáticos de todos los socios participantes públicos y privados.

Los miembros del consorcio que trabajan con la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca y el DOE tendrán acceso a 16 sistemas con 330 petaflops, 775.000 núcleos de CPU y 34.000 GPU. IBM y los laboratorios nacionales ofrecerán sus recursos informáticos de forma gratuita.

Compañías tecnológicas apuntan a reducir los costos de las pruebas de COVID-19

A principios de esta semana, AWS presentó una nueva unidad de desarrollo de diagnóstico que trabajará con 35 socios comerciales para crear una prueba menos costosa para el virus COVID-19. La compañía dijo que gastará $ 20 millones para aquellos clientes que trabajan en herramientas de diagnóstico. La intención del esfuerzo, llamada la Iniciativa de Desarrollo de Diagnóstico de AWS, es fortalecer la colaboración entre los clientes que se financiarán con créditos «en especie» de AWS y soporte técnico.

Los funcionarios de AWS agregaron que el programa no admitirá cargas de trabajo administrativas en términos de ejecutar las operaciones diarias de TI, pero agregaron que el programa está abierto a todos los investigadores médicos y compañías privadas que también tendrán acceso a las cargas de trabajo de investigación de AWS y las herramientas de desarrollo de diagnóstico.

«Estamos orgullosos de apoyar este trabajo crítico y estar preparados con el poder de cómputo de AWS para ayudar a acelerar los esfuerzos de investigación y desarrollo», dijo Teresa Carlson, vicepresidenta del sector público mundial en AWS, en una declaración preparada. «Trabajando juntos, los líderes gubernamentales, empresariales y académicos pueden utilizar el poder de la nube para avanzar el ritmo del descubrimiento científico y la innovación, y ayudar a combatir el virus COVID-19».

AWS tiene una especie de motivo oculto para lanzar el programa, ya que Amazon necesita significativamente más pruebas de COVID-19 para su fuerza de trabajo y enormes almacenes para mantener en funcionamiento la parte del comercio electrónico del negocio.

La iniciativa AWS viene inmediatamente después de los programas de Google Cloud y Microsoft. Al igual que IBM, Microsoft lanzó un programa que ofrece recursos informáticos gratuitos de alto rendimiento a otros proveedores y organizaciones que trabajan para desarrollar kits de prueba y vacunas para COVID-19. El programa AI for Health de la compañía ofrece subsidios que aseguran el acceso a la nube Azure de la compañía junto con computadoras de alto rendimiento.

Google Cloud ha establecido un equipo de respuesta a incidentes las 24 horas, el cual se mantendrá en contacto constante con la Organización Mundial de la Salud y el equipo de liderazgo sénior de Google para tomar decisiones vitales sobre sus oficinas repartidas por todo el mundo.

La alianza público-privada es clave para encontrar una cura para COVID-19

El nuevo consorcio, junto con la iniciativa AWS, alienta a algunos analistas y consultores, alegando que es un paso muy necesario en la dirección correcta.

«IBM y el gobierno, que tienen 20 centros de datos informáticos, ahora están configurados para tener acceso abierto para buscar vacunas y otras curas mediante la simulación y el análisis», dijo Frank Dzubeck, presidente de Communications Network Architects, consultores en Washington, DC. «Y junto con el anuncio de AWS que aborda otro tema importante, pruebas económicas y rápidas, tal vez la tecnología nos brinde a todos una mejor oportunidad de superar esto».

El objetivo del consorcio liderado por IBM-DOE es agrupar la capacidad de supercomputación de los 14 socios del consorcio y ofrecer un «poder de supercomputación extraordinario» a científicos, investigadores médicos y varias agencias gubernamentales, dijo Dario Gil, director de IBM Investigación.

«Entonces, ahora tenemos que trabajar con los socios del consorcio para evaluar las propuestas de investigadores de todo el mundo para los proyectos que podrían tener el impacto más inmediato», dijo Gil.

Entre los 14 miembros del Consorcio COVID-19 HPC se encuentran las instituciones académicas MIT y el Instituto Politécnico Rensselaer; laboratorios nacionales que incluyen el Laboratorio Nacional Argonne, el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore (que alberga la supercomputadora Sierra de IBM, la segunda computadora más rápida del mundo), el Laboratorio Nacional Los Alamos y los Laboratorios Nacionales Sandia; y la NASA y National Science Foundation, entre las agencias federales.

Investigue más sobre Big data (Grandes datos)

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close