BACKGROUND IMAGE: bluebay2014 - stock.adobe.com

Este contenido es parte de Guía Esencial: Automatización invade las TI para mejorar procesos empresariales
Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

Redes 5G, IA y automatización dominarán las tendencias en los próximos años

El 40% de los usuarios cambiaría a las redes 5G en el momento en el que estuvieran disponibles, de acuerdo con estudio de Deloitte; en tanto Dell prevé el fortalecimiento de la asociación hombre- máquina en la próxima década.

El año 2019 está llegando a su fin y es momento de hablar de la consolidación de tecnologías que están emergiendo en el mercado y aquellas disruptivas e innovadoras que vendrán el próximo 2020, e incluso de aquí hasta el lejano año 2030. Tanto la consultora Deloitte como Dell Technologies presentaron estudios que buscan dar un vistazo al panorama de algunas tendencias importantes.

Deloitte: La adopción de redes 5G tardará hasta 7 años

Una de las empresas que presentó números al final del 2019 fue la consultora Deloitte, que dio a conocer a los resultados de la sexta edición del Estudio Global del Consumidor Móvil, un reporte global que, en su edición para México, destaca la adopción que están teniendo tecnologías como las redes 5G, así como el uso de los smartphones para el trabajo, el comercio electrónico y la biometría.

Germán Ortiz, socio líder de la industria de telecomunicaciones, medios y tecnología en Deloitte México, compartió que, aunque se están dando los primeros despliegues de las redes 5G, será hasta el año 2025 cuando lleguen las primeras implementaciones comerciales a México, aunque su total adopción entre la población tardará hasta siete años debido a que existen plazas en las que todavía la infraestructura ofrece conexión a redes 3G. Sin embargo, Ortiz mencionó que: «40 % de los encuestados cambiaría a redes 5G en el momento en el que estuvieran disponibles, y un 29 % lo haría solo si escucha cosas positivas de ellas».

El tiempo que tardará en verse reflejada esa adopción se debe a la fuerte inversión que se requiere para adecuar la infraestructura, la cual debe venir tanto de la iniciativa privada como del gobierno, así como por los temas regulatorios que conlleva esta nueva red.

El teléfono inteligente, más allá de un medio de entretenimiento, se ha afianzado como una herramienta de productividad. De acuerdo con el especialista de Deloitte, en «el horario laboral facilita la conectividad y organización de las personas a través de diversas aplicaciones. Sin embargo, el 98 % de los encuestados admitió haber usado su teléfono en el trabajo para atender temas personales». La encuesta reveló que el 91 % de los encuestados aceptó haberse distraído alguna vez en el trabajo al utilizar su teléfono celular. Esta cifra aumentó ligeramente en comparación al 2018.

En el 2016, la encuesta de Deloitte mostró que solo el 12 % de las personas reconocía que el smartphone era su dispositivo electrónico favorito para realizar compras por internet, pues laptops y computadoras de escritorio representaban el 48 % y 36 %, respectivamente. Sin embargo, dicha tendencia cambió radicalmente, ya que en 2019 el smartphone fue el dispositivo preferido para adquirir productos y servicios por internet para 47% de los encuestados, mientras que la preferencia por otros dispositivos descendió drásticamente.

¿Qué fue lo que más se compro vía comercio electrónico? Los mexicanos se decantaron por la adquisición de servicios y suscripciones de televisión, video sobre demanda, aplicaciones descargadas, descargas de música, descargas de juegos, libros electrónicos, software antivirus, entre otros. Le siguen ropa/calzado/accesorios y artículos electrónicos, que son adquiridos por 67 % y 64 % de los encuestados, respectivamente.

El uso de biométricos para identificarse o desbloquear los teléfonos va en aumento, siendo la huella digital el más común, con 49 % de las respuestas en 2019, contra 23 % en 2017. Los biométricos ayudan a agilizar diferentes acciones en el teléfono, desde desbloquear el equipo hasta acceder a aplicaciones, autorizar compras y otras transacciones.

Dell, una visión a 10 años

Por otro lado, Dell Technologies dio a conocer un informe sobre una serie de estudios realizados, junto con el Institute For The Future (IFTF) y Vanson Bourne, a 4.600 líderes de negocio, titulado Realizing 2030, que incluye tres investigaciones: El futuro de la economía, El futuro del trabajo y El futuro: Conectando vidas. El principal objetivo de dichas investigaciones es explorar cómo las tecnologías emergentes darán forma a nuestra economía, trabajo y vida durante la próxima década.

Juan Francisco Aguilar, CEO para México de Dell, dio los pormenores de cada una de las tres investigaciones. Así, el ejecutivo declaró que el futuro de la economía en los próximos 10 años tendrá tres grandes oportunidades: Comercio autónomo, máquinas como consumidores; producción anticipada: el cumplimiento de la demanda sobre la marcha; y economías en desarrollo que incluyen la generación de oportunidades inclusivas.

A su vez, El futuro del trabajo analizó la asociación entre hombre-máquina que surgirá y se desarrollará en la próxima década. En este estudio se presentan tres grandes cambios en el ambiente de trabajo: Talento inclusivo con apoyo de algoritmos inteligentes y avatares; empoderar al empleado a través de realidad extendida; y el aumento de los expertos en inteligencia artificial, que representan nuevos perfiles que se requerirán en el mundo digital.

Finalmente, El futuro: Conectando vidas presentó la forma en que los humanos vivirán en el 2030 en conjunto con máquinas y dispositivos, desde vehículos autónomos, casas inteligentes y ciudades digitales, resaltando las relaciones más fuertes y exitosas entre máquinas. Tecnologías como la realidad virtual y la aumentada irán permeando en la vida diaria de las personas, según el 56 % de los encuestados que afirman aceptarán la inmersión de dichas tecnologías de forma cotidiana.

Un ejemplo actual es la herramienta de realidad virtual Bravemind, que evalúa y trata el trastorno de estrés postraumático (TEPT), ayudando a los médicos a exponer a sus pacientes (en su mayoría soldados), de forma gradual, al evento traumático que pasaron en un ambiente seguro y controlado. Los médicos lo han bautizado como terapia de exposición prolongada y ha ayudado a los pacientes a manejar el estrés experimentado.

Otra innovación con la que viviremos en 2030 es la movilidad conectada, con computadoras móviles que tomarán la forma de vehículos autónomos y recorrerán las arterias de ciudades inteligentes y digitales. El 50 % de los ejecutivos encuestados por Dell cree que en el 2030 se transportará en vehículos autónomos. Estos ayudarán, entre otros usos, a los usuarios que hoy pierden en promedio 2.549 horas en 100 días de su vida, buscando un lugar para estacionarse, pues los vehículos conectados permitirán encontrar lugares desocupados o con menos afluencia vehicular.

Todos estos cambios apuntan hacia un futuro donde los humanos son el nodo más importante en la red. Sin embargo, la realidad es que casi todas las tecnologías descritas en el informe también pueden ser una caja de consecuencias no deseadas o una plataforma para el comportamiento malicioso. Incluso a medida que avanzamos por el progreso, se debe considerar dilemas tales como:

  1. La privacidad: El 68 % de los encuestados espera que en 2030 estén más preocupados por su privacidad que hoy.
  2. La sobrecarga cognitiva: La «sobrecarga de información» se ha convertido en un cliché, pero el estrés asociado con la avalancha de medios digitales que nos rodea es muy real.
  3. El almacenamiento de datos: Si bien existe un gran potencial para que las ciudades digitales utilicen big data para aumentar la eficiencia y empoderar a los ciudadanos, el valor real vendrá cuando las aplicaciones y los algoritmos puedan comunicarse entre sí a través de departamentos, agencias, empresas de servicios públicos y otras organizaciones.
  4. La desigualdad algorítmica: Los algoritmos ya ayudan a los humanos a decidir a quién contratar, a quién prestar dinero y lo que aparece en sus noticias. El desafío es que muchos algoritmos por los que vivimos son «secretos comerciales» con los que las empresas cuentan para su ventaja competitiva.
  5. La desconfianza: Las interfaces inmersivas pueden ofrecer experiencias convincentes y sensoriales completas generadas por narradores sintéticos. Mientras tanto, la capacidad de falsificar la realidad se está democratizando.

Hacer realidad los cambios descritos en el estudio requerirá un nuevo nivel de asociación entre las personas y las máquinas. De igual forma, exigirá nuevas relaciones, sistemas y alianzas entre individuos, organizaciones y gobiernos. Después de todo, son las personas y no las máquinas, las responsables de construir y nutrir una nueva infraestructura que apoye el progreso humano universal.

Investigue más sobre Tendencias de cómputo empresarial

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close