Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

Hacker ético de 86 años supera el desafío de Santander

Un hacker de edad avanzada con poca experiencia informática fue capaz de hackear el Wi-Fi y crear un ataque de phishing.

Un hacker ético de 86 años logró crear y distribuir una estafa de phishing falsa y hackear un punto de acceso Wi-fi...

en menos de 17 minutos utilizando guías en línea.

El banco español Santander le pidió a Alec Daniels, quien participó en un programa de sensibilización contra estafas dirigida por el banco, que tratara de crear un ataque de suplantación de identidad móvil simulado y hackeara una red Wi-Fi como parte de un plan para aumentar la conciencia de las estafas.

Utilizando herramientas disponibles en línea y con el apoyo de un profesional de seguridad de redes, Daniels pudo completar el desafío en 16 minutos y 40 segundos, a pesar de que sabe poco sobre computadoras.

Chris Ainsley, jefe de estrategia de fraude en Santander, Reino Unido, dijo que el experimento demuestra cuán fácil es para los delincuentes enviar correos electrónicos de phishing y piratear puntos de acceso Wi-Fi. "Hemos visto los resultados devastadores que el fraude y las estafas pueden tener sobre nuestros clientes, y cuánto daño se puede hacer si los hackers se apoderan de incluso una pequeña cantidad de detalles personales", dijo.

"Crear conciencia y educar a las personas sobre cómo protegerse a sí mismas es vital para enfrentar de manera efectiva a los delincuentes que arruinan las vidas de las personas".

La propia investigación de Santander reveló que el 41% de las personas usa regularmente puntos de acceso Wi-Fi para realizar transacciones financieras en sus teléfonos celulares, y cerca del 10% dijo que inicia sesión en redes Wi-Fi no seguras varias veces al día.

El hacker ético Marcus Dempsey dijo que las redes Wi-Fi públicas no seguras pueden ser una elección fácil para los delincuentes. "Al ingresar contraseñas, detalles bancarios e información confidencial en la banca en línea o en los sitios web de compras a través de un Wi-Fi público, las personas podrían poner sus finanzas e identidades en manos de piratas informáticos sin saberlo", dijo.

"Quizás incluso más fácil que piratear el Wi-Fi es enviar correspondencia fraudulenta, particularmente correos electrónicos de phishing”.

"Si Alec, sin ningún conocimiento previo de cómo hacer esto, puede escribir y distribuir un correo electrónico de phishing convincente en cuestión de minutos, es preocupante imaginar el daño potencial que podrían cometer los estafadores", señaló.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close