Definition

¿Qué son las plataformas de desarrollo de código bajo y sin código?

Contribudor(es): Margaret Rouse

Una plataforma de desarrollo de código bajo o sin código es un entorno de desarrollo visual integrado que permite a los desarrolladores ciudadanos arrastrar y soltar componentes de aplicaciones, conectarlos y crear una aplicación móvil o web.

Este enfoque modular permite a los desarrolladores profesionales crear aplicaciones más rápidamente al liberarlos de la necesidad de escribir línea por línea de código.

Las plataformas de código bajo y sin código también permiten a los analistas de negocios, administradores de oficinas, propietarios de pequeñas empresas y otras personas que no son desarrolladores de software crear y probar aplicaciones, porque liberan a los creadores de aplicaciones de tener que saber algo sobre lenguajes de programación tradicionales, código de máquinas o el trabajo de desarrollo que implica el construir los componentes configurables de la plataforma. Todo lo que el desarrollador ciudadano ve es una interfaz gráfica de usuario (GUI) fácil de usar que permite que los componentes y las interfaces de programas de aplicaciones (API) de terceros se conecten y prueben. Los módulos se pueden reorganizar y probar repetidamente hasta que la aplicación funcione como se esperaba.

El crecimiento de plataformas de bajo y sin código ha proliferado debido a la falta de desarrolladores de software calificados y la necesidad de mejorar el tiempo de respuesta para los proyectos de desarrollo, de forma que los problemas comerciales puedan resolverse rápidamente.

Los analistas de Forrester Research Inc. pronosticaron que el mercado de bajo código alcanzará los $15 mil millones de dólares para 2020.

Y Gartner, otra firma de investigación, estimó que el desarrollo de aplicaciones de bajo código representará el 65% de toda la actividad de desarrollo de aplicaciones para 2024.

¿Cómo funciona?

En el desarrollo de software convencional, los programadores escriben líneas de código para crear la funcionalidad y las capacidades deseadas en un programa o aplicación de computadora. Este proceso requiere que los programadores tengan un conocimiento profundo de los lenguajes de computadora, así como también entornos de desarrollo, procesos de implementación y protocolos de prueba.

Las plataformas de código bajo y sin código encapsulan todo el trabajo detrás de escena y, en cambio, brindan a los usuarios de la plataforma herramientas visuales que pueden manipular fácilmente para crear aplicaciones rápidamente.

Las plataformas suelen presentar componentes reutilizables y herramientas de arrastrar y soltar que representan pasos o capacidades particulares que un usuario puede vincular en la plataforma para crear el flujo de trabajo computarizado deseado. Y estas plataformas generalmente tienen características que permiten experimentar, crear prototipos, probar y desplegar.

En pocas palabras, estas plataformas permiten a los usuarios crear aplicaciones como si estuvieran redactando un diagrama de flujo en lugar de escribir códigos línea por línea para cada función y capacidad deseada. Los usuarios arrastran y sueltan bloques visuales (que contienen el código real) en un diagrama de flujo para crear aplicaciones.

Dada la forma en que funcionan estas plataformas de código bajo y sin código, este tipo de trabajo de desarrollo de aplicaciones a veces se denomina desarrollo de clic o desarrollo de apuntar y hacer clic.

Evolución de las herramientas de código bajo/sin código

Las plataformas de código bajo o sin código provienen de herramientas anteriores de Desarrollo Rápido de Aplicaciones (RAD), como Excel, Lotus Notes y Microsoft Access, que también ponen algunas capacidades de desarrollo en manos de usuarios comerciales (es decir, profesionales que no son de TI).

Sin embargo, esas herramientas anteriores requerían que los usuarios tuvieran un conocimiento profundo de las aplicaciones comerciales y sus entornos de desarrollo para desarrollar capacidades. Por el contrario, las opciones de código bajo y sin código, con sus funciones de arrastrar y soltar, requieren que los usuarios tengan un conocimiento mínimo o nulo de las herramientas o el desarrollo en general.

Además, el desarrollo con herramientas RAD generalmente produjo capacidades utilizadas por el individuo que creó la funcionalidad, o por un número limitado de usuarios asociados con el creador (generalmente un grupo de trabajo o unidad de negocios). Las aplicaciones producidas utilizando plataformas de código bajo y sin código, por otro lado, son lo suficientemente robustas para ser utilizadas en varios departamentos, por múltiples departamentos, toda la empresa e incluso usuarios externos, como clientes y socios comerciales.

¿Cuál es la diferencia entre las plataformas de desarrollo de código bajo y sin código?

La línea entre sin código y código bajo no siempre es clara. De hecho, muchos analistas de productos tecnológicos consideran que el código sin código forma parte del mercado de código bajo, y señalan que incluso las plataformas más fuertes requieren cierto nivel de codificación para partes del proceso de desarrollo e implementación de aplicaciones. Muchas aplicaciones creadas con estas plataformas, por ejemplo, requieren un poco de codificación para integrarse con otras aplicaciones o para la personalización deseada.

A la luz de tales hechos, Forrester escribió en un blog de 2019: "El término 'bajo código' reconoce esta realidad, por eso lo seleccionamos para esta categoría de plataformas de desarrollo en 2014. Tratamos el 'no código' como un maravilloso resultado de entrega de software cuando ocurre, pero no aconsejamos utilizarlo en todos los proyectos de aplicaciones".

Aun así, el mercado aún distingue entre plataformas de código bajo y sin código, con gran parte de la distinción impulsada por los propios proveedores a medida que posicionan sus productos para diferentes grupos de usuarios.

En términos generales, las plataformas sin código son un tipo especializado de plataforma en la nube de bajo código en el que los componentes visuales requeridos abordan funciones específicas de la industria, una línea de negocios específica o brindan soporte a la marca corporativa de una empresa específica. Las plataformas de código bajo, por otro lado, pueden requerir la ayuda de desarrolladores internos para realizar pequeños cambios en el código de fondo para que la nueva aplicación sea compatible con otro software comercial.

Las plataformas sin código están dirigidas a desarrolladores ciudadanos (profesionales que no son del área de TI que trabajan en las diversas funciones comerciales con poca o ninguna experiencia en codificación o habilidades de lenguaje de programación) que desean o necesitan crear aplicaciones. Debido a que las plataformas sin código casi no requieren codificación real, estos desarrolladores ciudadanos pueden construir, probar e implementar fácil y rápidamente sus aplicaciones de negocios (siempre y cuando presenten las funciones y capacidades básicas proporcionadas por estas plataformas sin código).

Haciendo honor a su nombre, las plataformas de código bajo requieren que los usuarios realicen algún nivel de codificación, aunque mucho menos de lo que requiere un entorno de equipo de desarrollo convencional. Los usuarios comerciales no técnicos pueden usar plataformas de bajo código para desarrollar aplicaciones para una variedad de usos. Los programadores y desarrolladores profesionales también usan plataformas de código bajo para ayudarlos a entregar aplicaciones más rápidamente a sus organizaciones y para llevar su trabajo lejos de las tareas de programación de productos básicos, hacia un trabajo de programación que sea más único y complejo y que, como tal, pueda tener un mayor impacto en la organización y por lo tanto entregar más valor cuando se implemente.

También hay algunas distinciones sobre dónde y cómo se utilizan las plataformas sin código y de código bajo. Las plataformas sin código generalmente se usan para crear aplicaciones tácticas y soluciones puntuales para manejar funciones más simples. Las plataformas de código bajo también se pueden usar en esos casos, pero suelen ser preferidas sobre las plataformas sin código para manejar la creación de aplicaciones que ejecutan procesos de misión crítica o son parte de los sistemas centrales de una organización.

Beneficios

El auge de las plataformas de código bajo y sin código ha brindado varios beneficios significativos a las organizaciones que los usan.

En primer lugar, estas plataformas aceleran el desarrollo y la entrega de aplicaciones, un elemento crítico en la era digital donde las organizaciones deben moverse rápidamente para satisfacer las demandas de los trabajadores y clientes o ser interrumpidas por otros que lo hacen primero.

Estas plataformas también ponen más capacidades de resolución de problemas en manos de profesionales que no son de TI, para que los trabajadores de todos los días puedan crear de manera más rápida y fácil aplicaciones comerciales que les ayuden a hacer su trabajo.

Estas plataformas también ayudan a los desarrolladores profesionales al liberarlos de las actividades de programación más mundanas. Los equipos de desarrollo pueden usar estas plataformas para crear rápidamente aplicaciones para funciones básicas y luego dedicar más tiempo a ajustarlas para ofrecer aún más valor o dedicar más tiempo a desarrollar aplicaciones personalizadas que brinden un valor diferenciador para sus organizaciones.

Desafíos

Aunque muchas organizaciones han adoptado estas plataformas para desarrollar rápidamente nuevas aplicaciones comerciales, también han tenido que lidiar con los problemas y desafíos que generan estas plataformas.

Debido a la facilidad y el bajo costo de estas herramientas, los líderes organizacionales pueden, y a menudo lo hacen, perder la noción de lo que están construyendo sus empleados. Esa falta de visibilidad podría significar que no hay supervisión de los datos generados, utilizados o incluso expuestos de manera inapropiada en las aplicaciones.

Otro desafío potencial es administrar, mantener y escalar estas aplicaciones, así como el potencial de escalar los costos de infraestructura y almacenamiento asociados con la proliferación de la actividad de desarrollo que permiten estas plataformas.

Además, las organizaciones pueden descubrir que los desarrolladores ciudadanos o incluso sus propios equipos de desarrollo profesional intentan usar estas herramientas para tareas demasiado complejas solo para descubrir, después de invertir tiempo, que las tareas no son adecuadas para plataformas de bajo código y sin código: Un proceso que podría representar un desperdicio significativo de recursos para muchas organizaciones.

Tales desafíos se suman a los requisitos ya importantes de TI, negocios y gobierno de datos que enfrentan los líderes de la organización.

Usos de plataformas de desarrollo de código bajo o sin código

Las plataformas de desarrollo de código bajo y sin código pueden usarse para crear aplicaciones en varias áreas, siempre que las aplicaciones no requieran personalización avanzada y/o no tengan requisitos de programación complejos.

Estas plataformas se pueden utilizar para desarrollar aplicaciones destinadas a la eficiencia operativa, como la informatización de procesos manuales y en papel. También se pueden usar para modernizar los sistemas heredados, ayudando así a las organizaciones a avanzar en sus transformaciones digitales, avanzar en su migración a la nube o apoyar su uso de tecnologías innovadoras más nuevas como internet de las cosas (IoT) e inteligencia artificial (IA).

Más aún, estas plataformas se pueden utilizar para crear aplicaciones comerciales utilizadas por los trabajadores, así como aplicaciones utilizadas por socios comerciales; también se pueden utilizar para crear aplicaciones de interacción con el cliente.

Proveedores de plataformas de desarrollo de código bajo

Docenas de proveedores de software convencionales y de nicho ofrecen plataformas de bajo código o sin código, muchas de las cuales están basadas en la nube. Gartner clasificó casi a 20 en su Cuadrante Mágico 2019 para plataformas de aplicaciones empresariales de bajo código.

Algunos de los proveedores de plataformas de código bajo más comunes son Appian, DWKit, Kissflow, Mendix, OutSystems y Salesforce.

Otros proveedores incluyen a Kony, cuyos productos y plataformas incluyen Kony Quantum para el desarrollo de aplicaciones de bajo código y Kony DBX para servicios bancarios y financieros.

Force.com permite a los desarrolladores y usuarios no técnicos crear aplicaciones y sitios web y desplegarlos rápidamente en los servidores multi-inquilinos de Force.com.

Claris (anteriormente conocido como FileMaker) permite a los desarrolladores y usuarios no técnicos agregar rápidamente capacidades de publicación de bases de datos web a su sitio web o intranet de la empresa con un solo clic.

Microsoft Power Apps permite a los desarrolladores y usuarios no técnicos crear aplicaciones móviles a partir de plantillas seleccionables sin tener que conocer el código.

Proveedores de plataformas de desarrollo sin código

Los proveedores que ofrecen plataformas de desarrollo sin código incluyen Airtable, AppSheet, Betty Blocks y Nintex, así como Microsoft Power Apps, Salesforce y otros conocidos en el mercado de plataformas de bajo código.

G2, el mercado tecnológico en línea, ofreció en 2019 una extensa lista de plataformas sin código para uso empresarial.

Este contenido se actualizó por última vez en enero 2020

Investigue más sobre Desarrollo de aplicaciones

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

File Extensions and File Formats

Powered by:
Close