Definition

Proceso de toma de decisiones

Contribudor(es): Ed Burns y Kate Brush

Un proceso de toma de decisiones es una serie de pasos tomados por un individuo para determinar la mejor opción o curso de acción para satisfacer sus necesidades. En un contexto comercial, es un conjunto de pasos tomados por los gerentes en una empresa para determinar la ruta planificada para las iniciativas comerciales y poner en marcha acciones específicas. Idealmente, las decisiones comerciales se basan en un análisis de hechos objetivos, ayudado por el uso de inteligencia de negocios (BI) y herramientas analíticas.

En cualquier situación de negocios hay múltiples direcciones para tomar una estrategia o una iniciativa. La variedad de alternativas para sopesar, y el volumen de decisiones que deben tomarse de manera continua, especialmente en organizaciones grandes, hacen que la implementación de un proceso de toma de decisiones eficaz sea un elemento crucial para administrar operaciones comerciales exitosas.

Existen muchas metodologías diferentes para la toma de decisiones, pero la mayoría comparte al menos cinco pasos en común:

  1. Identificar un problema de negocios.
  2. Buscar información sobre diferentes decisiones posibles y su efecto probable.
  3. Evaluar las alternativas y elegir una de ellas.
  4. Implementar la decisión en las operaciones comerciales.
  5. Monitorear la situación, recopilar datos sobre el impacto de la decisión y realizar cambios si es necesario.

Toma de decisiones basada en datos

Tradicionalmente, las decisiones las tomaban los gerentes de negocios o los ejecutivos corporativos utilizando su comprensión intuitiva de la situación en cuestión. Sin embargo, la toma de decisiones intuitiva tiene varios inconvenientes. Por ejemplo, un enfoque intuitivo dificulta la justificación de las decisiones después del hecho y basa la toma de decisiones empresariales en la experiencia y el conocimiento acumulado de las personas, que pueden ser vulnerables a los sesgos cognitivos que los llevan a tomar malas decisiones. Es por eso que las empresas actuales suelen adoptar enfoques más sistemáticos y basados ​​en datos para el proceso de toma de decisiones. Esto permite a los gerentes y ejecutivos utilizar técnicas como el análisis de costo-beneficio y el modelo predictivo para justificar sus decisiones. También permite a las líneas de negocio crear protocolos de automatización de procesos que se pueden aplicar a nuevas situaciones a medida que surgen, eliminando la necesidad de que cada uno sea manejado como un evento único de toma de decisiones.

Si se diseña adecuadamente, un proceso sistemático de toma de decisiones reduce la posibilidad de que los prejuicios y los puntos ciegos de las personas den como resultado decisiones subóptimas. Por otro lado, los datos no son infalibles, lo que hace que observar el impacto comercial de las decisiones sea un paso crucial en caso de que las cosas vayan en la dirección incorrecta. El potencial para que los humanos elijan los datos incorrectos también resalta la necesidad de monitorear las etapas analíticas y de toma de decisiones, en lugar de ir ciegamente a donde apuntan los datos.

Desafíos en el proceso de toma de decisiones

Equilibrar enfoques basados ​​en datos e intuitivos para la toma de decisiones es una propuesta difícil. Los gerentes y ejecutivos pueden ser escépticos acerca de depender de datos que van en contra de su intuición para tomar decisiones o sentir que su experiencia y conocimiento están siendo descontados o ignorados por completo. Como resultado, pueden rechazar los hallazgos de las herramientas de BI y análisis durante el proceso de toma de decisiones.

Hacer que todos participen en las decisiones de negocios también puede ser un desafío, especialmente si el proceso de toma de decisiones no es transparente y las decisiones no se explican bien a las partes afectadas de una organización. Eso requiere el desarrollo de un plan para comunicar las decisiones internamente, además de una estrategia de gestión del cambio para hacer frente a los efectos de las decisiones en las operaciones comerciales.

Los modelos de toma de decisiones también se pueden utilizar para evitar estos diversos desafíos creando un proceso estructurado y transparente.

¿Qué es un modelo de toma de decisiones?

Un modelo de toma de decisiones es un sistema o proceso que las personas pueden seguir o imitar para asegurarse de que hacen la mejor elección entre varias opciones. Un modelo facilita el proceso de toma de decisiones al proporcionar pautas para ayudar a las empresas a llegar a una conclusión beneficiosa.

Los modelos de decisión también hacen que el proceso de toma de decisiones sea visible y fácilmente comunicable para todos los involucrados, incluidos todos los gerentes, partes interesadas y empleados. Se pueden usar para una amplia variedad de propósitos en todos los departamentos, empresas e industrias, pero son especialmente útiles al seleccionar proveedores de software o nuevas herramientas, elegir nuevos cursos de acción o al implementar cambios que afectan a grandes cantidades de personas.

Tipos de modelos de toma de decisiones

Los tipos comunes de modelos de toma de decisiones incluyen:

Modelos racionales. La toma de decisiones racional es el tipo de modelo más popular. Es lógico y secuencial y se enfoca en enumerar tantos cursos de acción alternativos como sea posible. Una vez que se han presentado todas las opciones, se pueden evaluar para determinar cuál es la mejor. Estos modelos a menudo incluyen pros y contras para cada elección, con las opciones enumeradas en el orden de importancia.

Un modelo racional de toma de decisiones generalmente incluye los siguientes pasos:

  1. Identificar el problema u oportunidad.
  2. Establecer y sopesar los criterios de decisión.
  3. Recopilar y organizar toda la información relacionada.
  4. Analizar la situación.
  5. Desarrollar una variedad de opciones.
  6. Evaluar todas las opciones y asignar un valor a cada una.
  7. Decidir qué opción es la mejor.
  8. Implementar la decisión.
  9. Evaluar la decisión.

Modelos intuitivos. Estos modelos de toma de decisiones se centran en que no exista una lógica o razón real para el proceso de toma de decisiones. En cambio, el proceso está dictado por un conocimiento interno, o intuición, acerca de cuál es la opción correcta. Sin embargo, los modelos intuitivos no se basan únicamente en los instintos. También analizan el reconocimiento de patrones, el reconocimiento de similitud y la importancia o importancia de la opción.

Reconocimiento de modelos preparados. Estos modelos son una combinación de toma de decisiones racional e intuitiva. Su elemento definitorio es que el tomador de decisiones solo considera una opción en lugar de sopesarlas todas.

El reconocimiento del proceso de toma de decisiones preparado implica:

  1. Identificar el problema, incluidas todas sus características, claves del problema, expectativas y objetivos comerciales.
  2. Pensar en todo el plan y realizar una simulación mental para ver si funciona y qué modificaciones podrían ser necesarias.
  3. Si el plan parece satisfactorio, se toma la decisión final y se implementa el plan.

En los modelos de reconocimiento preparados, los cursos de acción alternativos solo se consideran si el plan original no produce los resultados previstos. La tasa de éxito de este modelo se correlaciona con la experiencia y los conocimientos de un individuo.

Modelos creativos. En este modelo de toma de decisiones, los usuarios recopilan información e ideas sobre el problema y crean algunas ideas iniciales para las soluciones. Luego, el tomador de decisiones entra en un período de incubación en el que no piensa activamente en las opciones. En cambio, permiten que su inconsciente se haga cargo del proceso y eventualmente los conduzca a una comprensión y respuesta que luego pueden probar y finalizar.

Cuándo usar modelos de toma de decisiones

Incluso cuando se establecen reglas y procedimientos para hacer que la toma de decisiones comerciales sea más sistemática, aún puede haber espacio para la intuición por parte de los tomadores de decisiones. Por ejemplo, después de recopilar datos sobre diferentes alternativas, más de una puede parecer igualmente ventajosa, o la gerencia puede encontrar que carece de cierta información necesaria para tomar una decisión con plena confianza. Este es un buen caso de uso para incorporar un modelo intuitivo de toma de decisiones en el proceso. 

Delegar la toma de decisiones

El consultor Joseph Flahiff sobre cómo involucrar a los trabajadores en las decisiones.

Por otro lado, las decisiones que ocurren con frecuencia y tienen resultados óptimos claros se benefician de un modelo estructurado y racional de toma de decisiones. Este enfoque para la resolución de problemas empresariales utiliza pasos claramente prescritos y, por lo general, software de análisis de datos para evaluar las opciones disponibles y llegar a una decisión.

A veces, involucrar a más personas en el proceso de toma de decisiones puede dar sus frutos. Esto se conoce como toma de decisiones participativa; en el mundo de los negocios, involucra a los gerentes que buscan opiniones y comentarios sobre las decisiones de los trabajadores que supervisan. El enfoque participativo tiene la ventaja potencial de generar muchas ideas para resolver un problema de negocios; también ayuda a involucrar a los empleados.

Gestión de decisiones

La gestión de decisiones, también conocida como gestión de decisiones empresariales (EDM) o gestión de decisiones de negocios (BDM), es un proceso o conjunto de procesos que tiene como objetivo mejorar el proceso de toma de decisiones mediante el uso de toda la información disponible para aumentar la precisión, la coherencia y agilidad de las decisiones. Los procesos también se centran en tomar buenas decisiones teniendo en cuenta los riesgos conocidos y las limitaciones de tiempo.

Los modelos de decisión y los sistemas de soporte de decisiones (DSS) son elementos clave de la gestión de decisiones. Los procesos de gestión de decisiones también utilizan reglas comerciales, inteligencia de negocios (BI), mejora continua, inteligencia artificial (IA) y análisis predictivo para acceder a las capacidades de big data y satisfacer las necesidades de los requisitos modernos de los usuarios y los requisitos operativos.

Los sistemas de gestión de decisiones tratan las decisiones como activos reutilizables e introducen tecnología en los puntos de decisión para automatizar el proceso de toma de decisiones. Las decisiones pueden ser completamente automatizadas, o pueden presentarse como posibles opciones para que un humano las seleccione.

Cada vez más, las organizaciones que se ocupan de los servicios financieros, la banca y los seguros están integrando software de toma de decisiones en sus sistemas de procesos comerciales, así como en sus aplicaciones orientadas al cliente. Este enfoque es especialmente útil para la toma de decisiones de alto volumen porque la automatización de tales decisiones puede permitir respuestas a los eventos más eficientes, basadas en información y consistentes.

Este contenido se actualizó por última vez en abril 2020

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

File Extensions and File Formats

Close