Definition

Gestión de nube

Contribudor(es): Stephen J. Bigelow

La gestión de la nube es el ejercicio de control administrativo sobre las nubes públicas, privadas e híbridas. Una estrategia de gestión de la nube bien implementada permite a los usuarios mantener el control sobre estos entornos dinámicos y escalables.

Una sólida estrategia de gestión de la nube ayuda a las organizaciones a alcanzar varios objetivos. En primer lugar, la gestión de la nube introduce capacidades de autoservicio que eliminan los procesos tradicionales asociados con el aprovisionamiento de recursos de TI. Los usuarios pueden acceder a una nube pública o privada, revisar las instancias actuales de la nube o crear nuevas, monitorear la utilización y los costos, y ajustar las asignaciones de recursos. Con la generación de informes, los usuarios pueden realizar un seguimiento de los presupuestos de nube, y reducir o eliminar instancias no utilizadas para reducir los gastos operativos.

En segundo lugar, la gestión de la nube permite la automatización del flujo de trabajo. A través de la automatización, las organizaciones pueden convertir las políticas de negocio en pasos realizables, necesarios para crear y administrar instancias de nube, sin necesidad de intervención humana. Además de crear, colocar y ajustar instancias de nube, la automatización del flujo de trabajo ayuda a las empresas a satisfacer sus necesidades de generación de informes, implementación y cumplimiento. Por ejemplo, las herramientas de gestión de la nube pueden alertar a un administrador cuando un empleado intenta trasladar una carga de trabajo de la nube privada a la nube pública, lo que podría violar las políticas de cumplimiento o de seguridad de la empresa.

En tercer lugar, la gestión de la nube permite un análisis continuo de las cargas de trabajo en la nube y las experiencias de los usuarios (UX). En un entorno de nube privada, las organizaciones pueden garantizar que su infraestructura funciona correctamente y que ofrece una base para tareas tales como equilibrio de cargas de trabajo y planificación de la capacidad. En las nubes públicas, las métricas de rendimiento para la latencia o el tiempo de inactividad ayudan a garantizar el cumplimiento con los acuerdos de nivel de servicio (SLA) del proveedor de la nube pública. Mediante las métricas, las organizaciones también pueden decidir si es el momento de cambiar de proveedores de nube o de migrar cargas de trabajo de nubes públicas a privadas.

La gestión de la nube requiere herramientas. Los proveedores de nube pública suelen desarrollar herramientas altamente especializadas para adaptarse a las capacidades de sus servicios. Por ejemplo, Amazon Web Services (AWS) permite a los usuarios acceder y administrar instancias de nube a través de una interfaz de línea de comandos (CLI) que ejecuta comandos y scripts individuales. Sin embargo, la mayoría de las herramientas de gestión de la nube pública limitan a los usuarios a las tareas básicas de carga de trabajo e informes, ofreciendo poca información sobre la infraestructura subyacente o el rendimiento del proveedor.

Para la gestión de la nube privada, las organizaciones utilizan herramientas internas. Dichas herramientas pueden incluir software de gestión específico de la plataforma, como VMTurbo Operations Manager, Embotics vCommander y herramientas de análisis y gestión de nube de RightScale. Algunas herramientas de administración de nube privadas ofrecen sofisticados marcos de software para administrar complejas implementaciones de nube privadas e híbridas. Estas herramientas incluyen Microsoft System Center Virtual Machine Manager (VMM) para Hyper-V, VMware vCloud Suite, Red Hat CloudForms y Citrix CloudPlatform.

El éxito de cualquier estrategia en la nube depende del uso adecuado de las herramientas y la automatización, pero un personal de TI competente también es crucial. Aunque los administradores no manejan el aprovisionamiento en la nube o las tareas relacionadas, una empresa aún necesita experiencia en la nube para codificar sus políticas en flujos de trabajo. Esto requiere un personal de TI con conocimiento de las herramientas de nube y los objetivos de gestión de la nube del negocio. Para implementar una nube privada o híbrida, las empresas deben invertir en capacitación para TI o contratar personal nuevo.

Los equipos de TI también deben monitorear las métricas de la nube, tomar decisiones de infraestructura crítica, solucionar parches y vulnerabilidades de seguridad, y actualizar los conjuntos de reglas empresariales que impulsan la automatización de la nube. Aunque TI no ejecuta la nube, ejecuta las herramientas que hacen funcionar la nube. Por ejemplo, las herramientas pueden realizar fácilmente el equilibrio de la carga de trabajo en la nube sin intervención manual de TI, pero TI debe establecer los umbrales de rendimiento y las reglas de migración que se utilizan para regir ese proceso.

Las empresas que carecen de personal capacitado de TI pueden buscar ayuda de terceros. Por ejemplo, una correduría de servicios en la nube (CSB) es una firma intermediaria que ayuda a las empresas a identificar e integrar los servicios de nube pública apropiados. Además, los CSB pueden agregar múltiples proveedores y permitir que una empresa acceda a múltiples proveedores a la vez. Un personal interno de TI bien versado en la integración y gestión de la nube pública a veces puede actuar como CSB.

Este contenido se actualizó por última vez en marzo 2017

Investigue más sobre Cloud computing (Computación en la nube)

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

File Extensions and File Formats

Powered by:
Close