Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Windows 10 prueba que Microsoft está cambiando, ¿pero será suficiente?

Windows 10 demuestra que Microsoft con Saya Nadella es una empresa muy diferente de lo que era bajo su predecesor. Pero aún no es suficiente.

La compañía de software con un 14% de cuota del mercado mundial de sistemas operativos anunció la última versión de su producto estrella la semana pasada. Se llama de Windows; es posible que haya oído hablar de él.

No hace mucho tiempo –apenas seis o siete años– Microsoft podría reclamar que Windows funcionaba en más del 90% de todas las computadoras del mundo. Dado que esas computadoras desaparecieron en nuestros bolsillos, su influencia global se ha desplomado como ningún producto antes. Más del 90% de las PC aún ejecutan Windows, pero ese es un mercado en retroceso.

Por supuesto, esas estadísticas no dicen la verdadera historia del Windows de hoy, y en particular del lanzamiento de Windows 10 la semana pasada. Con una cuota de mercado del 14% o no, Windows sigue siendo tan importante como iOS y Android –especialmente para los compradores de tecnología de negocios– incluso si no ha logrado extender su dominio en las PC hacia el mercado móvil.

Quizás la reacción más importante de los últimos anuncios no fueron los adelantos de productos, sino el reconocimiento generalizado de que, bajo el CEO Satya Nadella, Windows 10 demuestra de manera concluyente que Microsoft es una empresa muy diferente de lo que era bajo su predecesor, Steve Ballmer. Nadella ha llevado a la compañía por un largo camino en su primer año en el cargo.

Ahora tenemos apps de Office para los dispositivos de Apple y Android –anatema en el mundo centrado en Windows de Ballmer– y ya tenemos incluso la primera versión de Windows que se entregará de forma gratuita, aunque solo durante su primer año, y para los usuarios de Windows 7 y 8. Mejor conseguir esa base de usuarios para Windows 10 por nada, que perderla ante dispositivos que no sean de Microsoft.

La mayor parte de la cobertura del lanzamiento de 10 se centró en las características móviles y de consumo, pero en realidad gran parte del trabajo fue hacia satisfacer al comprador de la empresa, con los avances en seguridad, la nube y la administración de dispositivos móviles.

El fracaso de Windows Phone en comparación con iOS y Android no ha hecho mella en los ingresos o precios de las acciones de Microsoft, y las ventas corporativas de Windows y los productos relacionados con PC siguen siendo la base para el proveedor de Seattle. El visor “holográfico” HoloLens excitará a los amantes de los gadgets, pero será mucho menos importante para los administradores de TI que la reclamada portabilidad del software para las aplicaciones de Windows 10 a través de todos los dispositivos, desde el teléfono inteligente a la tableta al PC.

Al igual que Windows 7 fue el sistema operativo que todo el mundo esperaba que Vista sería, parece que 10 compensará la chapuza que fue Windows 8. Por lo tanto, lo más importante para Microsoft, es que Windows 10 asegura que se mantiene firmemente en los planes de sus clientes corporativos . Y sin embargo...

Para que Microsoft prospere realmente en la nueva era de la telefonía móvil y la nube, todavía tiene que quitarse de encima algunos viejos hábitos. El obsequio de 12 meses para Windows 10 será bienvenido, pero hay demasiados tratos lucrativos de Software Assurance implementadas por Microsoft para hacer Windows gratis para siempre, como iOS, Android o el OS X de Apple para Mac. La compañía describió su enfoque para soportar 10 como "Windows como servicio", lo que implica que se está moviendo lentamente hacia un servicio de pago-por-uso o de suscripción, en lugar de la complejidad de Software Assurance, un movimiento ya evidente con Office 365.

Si Microsoft realmente quiere ganar a los administradores de TI de una vez por todas, una simplificación radical de su licenciamiento de software sería la prioridad número uno.

La disponibilidad de Office en los móviles rivales fue un gran paso para existir en un mundo de múltiples proveedores, pero también fue una medida defensiva para proteger los ingresos de Office contra la tendencia de "traiga su propio dispositivo" (BYOD) en las empresas de TI. La facilidad de integración entre los productos empresariales de Microsoft siempre ha sido su mayor atracción para los administradores de TI, pero el futuro es mucho más heterogéneo que eso y los líderes de TI preferirían por mucho ver más productos de Microsoft desagregados y más capaces de integrarse con el software de su rival.

Yo esperaría que en cinco años, Office sea un producto mucho más estratégico para Microsoft que Windows. Usted solo pagará por la versión para PC de Windows, y ese mercado va a ser mucho más pequeño a medida que más empleados utilizan tabletas para el trabajo, incluso si son tabletas de Windows, donde el sistema operativo será efectivamente gratuito, con funciones de integración corporativa que se cobran extra.

Windows sigue siendo demasiado importante para que Microsoft lo admita alguna vez, pero el sistema operativo ya no es el futuro a largo plazo para la empresa,eso lo va a ser Azure y Office 365.

El nuevo y diferente Microsoft es bienvenido y necesario, y Nadella merece aplausos por hacer que suceda tan rápido. Pero mucho de esto se trata de jugar a capturar –y recuperar– todo lo que él ha hecho es traer de vuelta a la compañía, y trajo de vuelta un poco de su antiguo esplendor. El Microsoft del futuro próximo será aún más distinto.

Este artículo se actualizó por última vez en enero 2015

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close