BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: Guía Esencial: Optimice su proceso de virtualización de TI
Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Virtualización en Brasil, oportunidad en tiempos de crisis económica

La virtualización puede ser una herramienta excepcional para optimizar la infraestructura de TI en las empresas brasileñas, pero conlleva riesgos.

Brasil tiene un panorama sui generis comparado con las predicciones y análisis realizados a su economía y política el año pasado. Con una recesión formalmente confirmada, y sus consecuencias en todos los sectores del país, muchas empresas de diferentes tamaños y segmentos pasan por una profunda reestructuración y se encuentran en una etapa de exploración de alternativas para resolver los problemas inmediatos y futuros con miras al año 2016.

No es de extrañar que elementos como el ajuste fiscal, el control de gastos, la rápida devaluación del real frente al dólar, la pérdida del grado de inversión del país y el fantasma del alza de impuestos, así como el endurecimiento de la política monetaria, dibujen un escenario de bajo crecimiento y pocos planes de inversión. Sin embargo, como se ha mencionado con ocasiones previas, el área de TI va contra marea, y aunque las empresas están conscientes de que sus niveles de inversión serán reajustados, existen muchas oportunidades para desarrollar en medio de esta crisis.

La mayoría de gerentes financieros y de TI en Brasil pueden tener en mente reducir los gastos operativos y administrativos en áreas consideradas estratégicas, pero la alternativa más viable será siempre la optimización del entorno actual de la infraestructura de TI. Es decir, hacer más con la misma infraestructura tecnológica. Esto puede traer beneficios que van más allá de la reducción de los costos de operación, y con ello lograr que la empresa sea más ágil para responder a las demandas del cliente, y más innovadora para diferenciarse de la competencia.

Una de las herramientas que encajan perfectamente con este escenario es la virtualización de entornos de TI, cuya implementación puede ser factor clave para que las empresas gestionen mejor los gastos de capital relacionados con la propiedad y el mantenimiento del hardware.

Gran parte de las empresas cuenta con servidores ociosos, o que corren aplicaciones antiguas que se mantienen por razones de cumplimiento de normas o por compatibilidad. Estas aplicaciones "no tan importantes" pueden ser migradas a máquinas virtuales en equipos con capacidad de reserva, logrando con ello desconectar servidores no esenciales y ahorrando así la energía usada para abastecerlos y enfriarlos.

En este caso, la consolidación de hardware es sinónimo de economía y, con el enorme impacto de los aumentos en las facturas de electricidad en los últimos meses, cada kilovatio ahorrado es más dinero en las arcas de la organización.

Por otro lado, los servidores virtuales garantizan la fluidez necesaria para responder rápidamente a los cambiantes escenarios de negocio. Esto permite que los administradores se centren en el diseño de soluciones innovadoras, que sean capaces de satisfacer la demanda actual del mercado, sin preocuparse por tediosos procesos de migración e implementación y, principalmente, sin generar grandes inversiones en hardware, software o mantenimiento.

Virtualizar, una espada de doble filo

La virtualización puede ser el primer paso de muchas empresas hacia la nube. Al iniciar el desprendimiento de los servidores físicos hacia los virtuales, la transición a la nube se convierte en una cuestión de tiempo, que va de la mano de los requerimientos y la infraestructura de la que actualmente se dispone.

Los beneficios ya fueron expuestos, pero también tenemos que mencionar los riesgos, entre los cuales el más preocupante es la seguridad. Según la empresa Kaspersky Lab, en su estudio Security Of Virtual Infrastructure, la virtualización puede duplicar los costos de incidentes de seguridad.

El estudio encuestó a 5,500 empresas, que pagaron en promedio 800 mil dólares estadounidenses para cubrir los gastos ocasionados por las violaciones de seguridad que involucraron la virtualización, en comparación con el desembolso de 400 mil dólares en promedio por incidente de seguridad en entornos tradicionales. Igualmente, según el informe,  las pequeñas y medianas empresas vieron incrementados sus costos de 26 mil hasta 60 mil dólares con la virtualización.

Hay tres razones principales para esta diferencia en el costo, según el reporte de Kaspersky Lab:

  • Primero, muchos profesionales de TI asumen, erróneamente, que los servidores virtualizados son naturalmente más seguros que sus contrapartes tradicionales. Según la encuesta, el 42% de los encuestados dijo que los riesgos profesionales en entornos virtuales fueron "significativamente menores". Lo cierto es que el entorno virtualizado requiere soluciones de seguridad diseñadas específicamente para abordar la virtualización. Solo el 27% de los encuestados dijo que habían instalado una solución de seguridad diseñada específicamente para entornos virtuales.

  • Segundo, las empresas tienden a estar bien preparadas con los planes de recuperación de desastres cuando se trata de su infraestructura tradicional, pero no tan bien preparadas respecto a la virtualización. La virtualización puede ser costosa, complicada y lenta si no se tiene un plan y personal adecuado para su implementación.

  • Tercero, la virtualización se utiliza a menudo para llevar a cabo la mayoría de los procesos de misión crítica o de alto valor. El 66% de los encuestados dijo que había solicitado el acceso a la información crítica para el negocio durante un incidente relacionado con la virtualización, en comparación con el 36% en un entorno tradicional.

Cuando las empresas no están bien preparadas para recuperarse de un incidente relacionado con la virtualización, estos incidentes también dan lugar a una duplicación de los costos relacionados con la pérdida de negocio, daños a la reputación, daño a las notas crediticias y aumento en las primas de seguros.

Resolver estos problemas implica que las empresas reconozcan que, si bien la virtualización puede ser una buena solución para diversos problemas, incluidos los financieros, requiere de una buena planeación que involucre capacitación, selección de las soluciones de seguridad más adecuadas y un plan de recuperación de desastres desde los primeros pasos de la implementación.

Próximos pasos

Quizás también quiera revisar:

Con la virtualización, reduzca el consumo de energía para ahorrar dinero

Virtualización, una de las tendencias actuales en Argentina

Tendencias y predicciones de virtualización de servidores para 2015

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close