Sergey Nivens - Fotolia

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Virtualización de redes facilita la movilidad y el uso de la nube

La virtualización de redes está trayendo a las empresas ahorros en hardware, así como una mayor flexibilidad y agilidad para adaptarse a las necesidades de su entorno empresarial.

La virtualización de la red es un método para proporcionar instancias virtuales de redes físicas mediante la separación de ancho de banda en canales independientes. Cada canal puede ser asignado, o reasignado, a un servidor específico o un dispositivo en tiempo real, y se asegura de forma independiente. Con estos recursos combinados, se pueden aprovisionar túneles de red o segmentos distintos, cada uno con políticas de gestión y de enrutamiento únicas. Su objetivo es facilitar el uso compartido de los recursos de redes de manera eficaz, controlada y segura para los usuarios y los sistemas de las empresas.

Los expertos señalan que una de las principales ventajas en el proceso de virtualización de redes es el aprovechamiento del hardware, así como el aislamiento y seguridad, la agilidad y portabilidad. Explicándolo de manera resumida:

  • Aprovechamiento del hardware: Con la virtualización, se reduce el número de dispositivos de hardware y servidores necesarios para escalar las redes, lo que conlleva a un ahorro de energía, espacio y administración.
  • Aislamiento: Las máquinas virtuales son independientes entre sí, lo que da autonomía en caso de existir fallas en alguna máquina virtual o en alguna aplicación de la máquina, afectando solamente a esa máquina virtual.
  • Seguridad: Cada máquina virtual tiene acceso independiente.
  • Flexibilidad: Las máquinas virtuales pueden ser creadas con características de CPU, memoria, disco y red según la necesidad y disponibilidad técnica que tenga el servidor donde será montada. Se puede instalar máquinas virtuales con distintos sistemas operativos en el mismo servidor físico.
  • Agilidad. El proceso de creación de una máquina virtual es muy rápido, especialmente si se cuenta con las características técnicas para realizarlo.
  • Portabilidad. Las máquinas virtuales normalmente residen en carpetas dentro del servidor físico, y pueden ser utilizadas en cualquier otro servidor físico; basta con copiarlas, y a trabajar.

La virtualización facilita una mejor movilidad

Enrique Núñez

Respecto de cómo ayuda la virtualización a los conceptos de movilidad, Enrique Nuñez, gerente de investigación y desarrollo de Informat, señaló que lo hace “disponibilizando distintos recursos, asignando anchos de banda y mejorando la velocidad de entrega. También, asignando segmentos de red propios y optimizando la seguridad de estos elementos virtualizados; poniéndolos detrás de distintos segmentos de redes, lo que hace más difícil un ataque desde afuera de estas redes. Todo esto aporta seguridad a estos servicios que están virtualizados, lo que permite que se puedan desarrollar aplicaciones móviles para la empresa y conectarlas a estos servicios con una mayor seguridad y un mayor acceso a los datos. Por tanto, se pueden disponibilizar distintos tipos de servicios y datos que van desde servicios web, con la entrega de recursos mediante un formato similar a un texto, hasta la virtualización completa de escritorios hacia el dispositivo móvil”.

Para David Faundez, gerente de desarrollo de negocios de red de Sixbell, las tendencias tecnológicas como la movilidad, la internet de las cosas (IoT), la realidad virtual, la multiplicación de accesos de ancho de banda, el video en 8K, entre otras, “están poniendo en jaque a las redes de datos con arquitecturas tradicionales”, y están empujando el uso de tecnologías de virtualización de redes para propiciar un mejor desempeño de la red, así como mayor simplicidad en la implementación, administración y mantenimiento de la misma.

“Los avances sustantivos que cada fabricante ha realizado y sigue haciendo, individual y colectivamente, definiendo estándares y nuevos protocolos de comunicaciones, hace que hoy, con más fuerza que nunca,  las empresas se decidan por cambiar a estas nuevas tecnologías, considerando más aún que los cambios periódicos de configuración –reasignando recursos de la infraestructura de TI en tiempo real–, el aprovisionamiento de diferentes segmentos de red y de nuevos servicios, son parte sustancial en la agilidad de sus negocios y de los servicios que prestan”, indicó Faundez.

Luis Ladera

Con él coincidió Luis Ladera, director de datos e internet de Level 3, quien señaló que la virtualización de redes –de manera análoga a lo que sucede con la virtualización de plataformas de TI– puede ser de mucha ayuda en la separación y asignación específica de recursos a nivel de comunicaciones en redes físicas, “para optimizar, por ejemplo, el flujo de aplicaciones importantes para el negocio, o inclusive para establecer flujos de comunicaciones con configuraciones específicas de seguridad, políticas de tráfico, según sea la necesidad”.

Igualmente, dijo, facilita la optimización del flujo de información y la convergencia de servicios para localidades, dispositivos, servidores o nubes, dentro de la red. “También permite destinar recursos de conectividad de manera ágil y dinámica, sin necesidad de alterar o modificar físicamente las redes, o los componentes de la misma, lo cual generalmente puede tomar más tiempo”, manifestó.

La virtualización de redes soporta el cómputo de nube

Los expertos afirmaron que, si la virtualización en la nube fuera únicamente la creación de servidores, sería un recurso bastante básico. Lo que permite la virtualización de redes es ordenar la capa de servidores mediante la segmentación y la correcta comunicación entre cada uno de estos servidores y servicios, independizando las redes externas de la forma en que se comunica, dentro de la nube, cada uno de estos servidores.

“De esta forma, se puede tener servidores de bases de datos que no tienen ninguna conexión con el mundo exterior, pero que internamente se pueden comunicar con los distintos servidores de aplicaciones, que son los que ofrecen el servicio hacia los clientes. Con esto se mejora la seguridad de acceso, ya que, desde afuera de la red que está construida dentro de la nube, no se tiene acceso directamente a los datos, lo que genera una capa más de protección para cualquier ataque malicioso”, dijo Nuñez de Informat.

Para Ladera, de Level 3, la virtualización de redes es una herramienta útil al hablar de nubes, pues facilita especificar y adaptar flujos de información y de comunicaciones entre los datacenters, servidores, dispositivos, aplicaciones, redes, etc. de cada cliente, hacia las diferentes nubes públicas, privadas o híbridas. “En general, la virtualización de red para adaptar las comunicaciones hacia nubes permite, de alguna forma, optimizar y lograr eficiencias en el uso que se le da a la red. Por otro lado, la virtualización de redes es capaz de acompañar y potenciar fácilmente el dinamismo que se obtiene de utilizar la nube, pues comparte, en esencia, las mismas propiedades en cuanto a la posibilidad de administración, en lo relativo a la escalabilidad y flexibilidad de los recursos”.

Rodrigo Acevedo

Faundez, de Sixbell, explicó que los servicios en la nube tienen al menos tres características que los hacen muy distintos al hosting normal, estas son: que se cobra por uso, es decir, son on demand; que el servicio es gestionado íntegramente por los proveedores; y, por último, que el servicio debe ser elástico, con lo cual,  se consigue ajustar los picos de demanda de los clientes, sin necesidad de aprovisionar capacidades ociosas para cubrir dichas demandas.

“Por lo anterior, las tecnologías de virtualización de redes son fundamentales, ya que pueden aprovisionar recursos de red para acceder, por ejemplo, a aplicaciones corporativas, realizar recuperación de desastres enrutando hacia otros segmentos de red donde se instalen los backup de aplicaciones críticas, y, por último, gestionar, de forma ágil y centralizada, los cambios que se necesiten en dichas redes”, sostuvo.

Finalmente, Rodrigo Acevedo, gerente general de Entersoft, agregó que el mayor aporte es que ya no se necesita de una red física y una “sala de servidores” para ofrecer servicios en la nube. El ejecutivo dijo que, al disminuir el número de servidores físicos, se reduce los costos de mantenimiento de hardware. Asimismo, “mediante la implementación de una estrategia de consolidación de servidores, puede aumentar la eficiencia de la utilización del espacio en su centro de datos. Al tener cada aplicación dentro de su propio ‘servidor virtual’ puede evitar que una aplicación impacte en otras al momento de realizar mejoras o cambios”, concluyó.

Próximos pasos

Quizás le interese también:

En las redes virtualizadas, el seguimiento de la disponibilidad es clave

Nube y virtualización, elementos transformadores de redes en LA

Use la virtualización de funciones de red para maximizar los beneficios de SDN

Este artículo se actualizó por última vez en enero 2017

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close