Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Tome una evaluación autoguiada de su madurez de TI

Compare las etapas progresivas de la madurez de TI frente el uso de la documentación, la orientación de metas y la automatización de su organización; luego, descubra las áreas de mejora.

Una evaluación completa de la madurez de TI es notoriamente difícil, pero esencial para mejorar las operaciones.

Los procesos de TI –basados ​​en automatización, orquestación y monitoreo–, garantizan una entrega de servicios más rápida, más precisa y consistente. Si una organización de TI avanza descuidadamente, los descuidos o elementos que faltan harán que los procesos de TI vacilen. Los estados de madurez de TI crecen desde el reactivo, a través de repetible y definido, hacia gestionado y finalmente optimizado.

No hay una sola medida de madurez de TI, y puede haber variaciones significativas entre cada nivel general. Algunos procesos de TI pueden ser más maduros que otros dentro de una organización. Esta prueba de evaluación de madurez de TI ofrece a los equipos un análisis rápido de la madurez del proceso. Tal vez despertará algunas ideas útiles de mejoras constructivas para llenar las lagunas.

En cada sección siguiente, marque una casilla cuando se relacione con su organización de TI, y luego sume el número de verificaciones dadas para cada nivel. El nivel que recibe la mayoría de las verificaciones se aproxima a su nivel actual de madurez de TI. Cualquier verificación en estas primeras secciones sugiere áreas de mejora. Los controles en las secciones posteriores indican que la organización de TI está alcanzando una alta madurez. Si los resultados son planos o están distribuidos por todos los niveles, la organización simplemente no está enfocada en la madurez de TI, asuma el nivel más bajo y trabaje desde allí.

Baja madurez de TI en operaciones reactivas

Un nivel reactivo o inicial no ofrece virtualmente ninguna madurez del proceso, aunque el negocio puede darse cuenta que el proceso es importante. Las actividades de TI son típicamente desorganizadas e impredecibles, causando resultados inconsistentes que rara vez satisfacen las necesidades del negocio o las expectativas del cliente.

Marque todos los que apliquen en su organización:

La empresa no tiene procesos o funciones formales de TI en su lugar.

No hay compromiso con los procesos de TI desde la gestión empresarial.

Las actividades de TI solo se producen en respuesta a solicitudes o problemas externos.

Las políticas y procedimientos de TI carecen de documentación.

No hay ningún proceso interno de TI o entrenamiento de funciones.

Los procedimientos de TI se implementan manualmente.

Las actividades de TI varían dependiendo de quién las realiza.

La empresa no mide el rendimiento de TI a través de métricas definidas.

Existen pocos registros de actividades o resultados de TI, sin ningún procedimiento de mejora.

Los resultados del cliente y del negocio no se miden.

Los errores de TI o descuidos ocurren sin ser abordados o corregidos.

No se comparte ninguna retroalimentación sobre el rendimiento de TI.

Procesos de IT activos producen repetibilidad

Los fundamentos de la madurez de TI provienen de actividades y procesos repetibles. Esto trae un mínimo de consistencia del proceso. Con múltiples miembros del personal de TI realizando las mismas tareas de diferentes maneras, todavía permite errores sustanciales y que consumen mucho tiempo.

Marque todos los que apliquen en su organización:

Se definen procesos y funciones básicas de TI.

La madurez del proceso de TI es parte del plan de negocios.

El equipo de TI trata de coordinar tareas, con dependencias reconocidas entre distintas actividades de TI.

Los miembros del personal a veces tienen documentación para las políticas o procedimientos de TI establecidos.

Los nuevos miembros del personal reciben algún proceso de TI o capacitación funcional, sin seguimiento.

Algunos procedimientos de TI son automatizados y posiblemente orquestados.

Los procedimientos guían algunas actividades de TI, pero diferentes miembros del equipo toman diferentes enfoques.

Las métricas elementales rastrean el rendimiento de TI.

TI mantiene registros limitados de actividades y/o resultados para mejorar.

Las actividades de mayor prioridad tienen en cuenta los resultados de los clientes y de negocios.

Los errores o descuidos de TI serios se corrigen según sea necesario.

La organización recibe algunos comentarios sobre el desempeño.

Las organizaciones proactivas dependen de procesos definidos

Los procesos de TI proactivos son un esfuerzo de equipo, con el negocio y TI colaborando para definir y documentar procedimientos y funciones. El entrenamiento formalizado asegura la consistencia dentro de la organización de TI.

En este nivel de madurez de TI, los procesos documentados son típicamente generales o básicos, permitiendo algunas variaciones de proceso. Las organizaciones proactivas obtienen mejores resultados que las reactivas, porque todos siguen los mismos procedimientos de la misma manera, y saben cómo abordar problemas. Un propietario central, como el administrador de TI, preside estos procesos, y el negocio asigna recursos para desarrollar procesos de TI más eficientes y confiables.

Marque todos los que apliquen en su organización:

Nada es ad hoc; existen procesos o funciones de TI para abordar casi todos los problemas.

La gestión empresarial hace visibles y aparentes los compromisos con TI.

Las actividades de TI están bien coordinadas con dependencias reconocidas y documentadas.

Existe documentación exhaustiva y controlada por cambios para las políticas y/o procedimientos de TI establecidos.

Los nuevos miembros del personal de TI reciben capacitación inicial y de seguimiento.

Los procedimientos de TI se suelen automatizar y orquestar.

Los procedimientos guían todas las actividades de TI, otorgando poca variación a los resultados.

La organización realiza un seguimiento de una serie de métricas para medir el rendimiento de TI.

Las actividades de TI y los resultados se registran con procedimientos de mejora implementados según sea necesario.

Las actividades rutinarias de TI son predecibles y típicamente orientadas hacia los resultados del cliente o del negocio.

La mayoría de los errores o descuidos de TI se tratan o se corrigen de acuerdo con las políticas establecidas.

La organización busca activamente retroalimentación y la utiliza para mejorar la madurez de TI.

La administración preventiva de TI aplica las mejores prácticas

Una vez que una organización de TI alcanza un nivel de madurez de procesos administrada, funciona como un solucionador de problemas preventivo, con servicios codificados y procesos totalmente definidos y documentados. Normalmente, TI se alinea bien con los objetivos de negocio. Las mediciones acordadas se rastrean a través del monitoreo para asegurar que se implementan las mejores prácticas y para acelerar la identificación, priorización y resolución de problemas. La organización de TI sabe cuándo los procesos se adhieren a los requisitos de cumplimiento del negocio, e identifica y modifica los procesos deficientes. El kit de herramientas de TI incluye automatización y orquestación.

Marque todos los que apliquen en su organización:

Los procesos o funciones de TI abordan la gran mayoría de los problemas de manera adecuada.

La organización planea activamente con anticipación, para prevenir las interrupciones del servicio.

Todas las actividades de TI son altamente consistentes, con rara excepción.

El personal de TI utiliza una plantilla de documentación consistente que está protegida contra cambios no autorizados.

El entrenamiento incluye una cobertura introductoria e integral de actualización.

La organización automatiza y orquesta todos los procesos y procedimientos de TI adecuados.

El liderazgo monitorea y mide continuamente el desempeño de TI y los niveles de habilidad del personal.

La formación, la automatización y las métricas controladas prácticamente garantizan resultados consistentes, independientemente de la persona que realiza una tarea de TI.

Las actividades de TI se revisan periódicamente para determinar su eficacia y eficiencia.

La mayoría de TI se centra en los resultados de los clientes o de negocios en lugar de en tecnologías o equipos.

Casi no ocurren errores o descuidos de TI, y el equipo de TI aborda los problemas de acuerdo con la política.

Los propietarios de los procesos realizan revisiones periódicas con las partes interesadas para mejorar las actividades y la gobernanza.

El pináculo de la madurez de TI

Un departamento de TI optimizado automatiza y orquesta todas las prácticas y flujos de trabajo importantes. Garantiza los mejores resultados posibles mediante monitoreo, evaluación y mejora continuos. El entrenamiento extensivo permite a los profesionales de TI realizar tareas de forma intercambiable. La organización puede adaptarse rápidamente a las cambiantes metas de negocio y a las necesidades de TI. Los procesos también implican un elemento estratégico que se corresponde con los objetivos del negocio.

Marque todos los que apliquen en su organización:

Los procesos de TI se producen en línea con el control de gestión, el gobierno corporativo y el liderazgo empresarial.

La planificación de TI está totalmente integrada con los planes y acciones empresariales.

Todas las actividades de TI se adhieren a las mejores prácticas y al buen gobierno empresarial.

La organización retiene y analiza la documentación de desempeño a lo largo del tiempo para detectar tendencias de servicio y oportunidades de mejora.

La capacitación es amplia y continua para todo el personal de TI.

La organización de TI rutinariamente audita los procesos y procedimientos para la eficiencia y el efecto del negocio.

La orquestación y la automatización abarcan los negocios y la cadena de suministro para incluir socios externos.

La compañía monitorea métricas para rastrear la calidad y la efectividad de los procesos de TI frente a los resultados empresariales y los requerimientos de las partes interesadas.

El personal de TI persigue, prioriza e implementa activamente mejoras de procesos que mejoran el valor del negocio y del servicio.

Todo el enfoque de TI se orienta hacia los resultados del cliente o del negocio.

Los procesos redundantes, innecesarios u obsoletos son identificados y eliminados.

Las evaluaciones y las mejoras de procesos se introducen en toda la organización para lograr consistencia y eficiencia.

Calibre el nivel de madurez de la organización de TI

La evaluación de madurez de TI es un juego difícil de jugar. No hay una sola medida objetiva para una organización, y los consultores profesionales experimentados suelen administrar pruebas de madurez de TI. Esta lista de autoevaluación general, basada principalmente en ITIL, solo ofrece una vista en miniatura sencilla de la situación actual, lo que ayuda a contextualizar cómo los procesos de TI maduran desde inexistentes a completos.

Cada aumento en el nivel de madurez típicamente significa un aumento mucho mayor en dificultad e inversión que el nivel anterior. Por ejemplo, es más fácil automatizar algunas de las actividades clave que utilizan secuencias de comandos que desplegar una completa herramienta de orquestación. A su vez, será mucho más difícil transformar la organización para simplificar y estandarizar los flujos de trabajo. Pocas organizaciones están completamente optimizadas, pero ese es el escenario ideal.

Este artículo se actualizó por última vez en marzo 2017

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Enviando esta solicitud usted acepta recibir correos electrónicos de TechTarget y sus socios. Si usted reside afuera de Estados Unidos, esta dando autorización para que transfiramos y procesemos su información personal en Estados Unidos.Privacidad

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close