Anna Frajtova - Fotolia

Lo básico Póngase al día con nuestro contenido introductorio.

Temor al fraude y poca bancarización: obstáculos para el comercio móvil latinoamericano

Temor al fraude, poca bancarización, conectividad veloz y privacidad de los datos son algunos de los temas que preocupan a los usuarios latinoamericanos.

Tal es la velocidad con la que está creciendo el uso de los dispositivos móviles que se estima que, para el año que viene, habrá un aumento de 34 millones de usuarios (totalizando 374 millones de dispositivos) en todo Latinoamérica, con Brasil y México a la cabeza del ranking.

Según datos de Cisco, en 2019, más del 14% del tráfico IP mensual va a proceder de conexiones celulares a escala global, mientras el 53% lo hará de conexiones Wi-Fi.

Según Lucas Llorente, director de Zetenta, el acceso a sitios web desde móviles ya está por encima del 50% en relación al acceso desde los equipos de escritorio en algunos países de América Latina y la región superará esa penetración en menos de dos años. 

“Por otro lado, hoy, quien accede a un sitio comercio electrónico vía móvil tiene menos tasa de conversión (probabilidad de que compre) que un usuario desktop pero eso también está cambiando: es cada vez más probable que un usuario móvil realice una transacción”, señala.

Si bien el panorama para la región es muy alentador, existen dos trabas que se deberán sortear. “La principal es que los consumidores latinoamericanos, si bien hay una leve mejora en la percepción de los usuarios, tienen temor al fraude”, explica Llorente.

Esto continúa siendo un freno para que más usuarios utilicen internet como canal de transacción. “El miedo al fraude en el comercio móvil es relativamente alto en Latinoamérica, al igual que en el comercio móvil desde escritorios, es una desconfianza que va decreciendo con el aprendizaje de los usuarios y el avance de nuevas generaciones más digitales”, agrega.

Lucas Llorente

En este sentido, según un estudio de  Easy Solutions, la percepción de los usuarios respecto a la seguridad en línea está mejorando: en 2014, un 43% afirmó que consideraban que las transacciones online eran más seguras, en comparación con un 38% en 2013.

Otro de los requisitos para que el m-Commerce continúe creciendo en la región está relacionado con una mayor bancarización de los usuarios. “Se estima que más de un 60% de los consumidores en América Latina están fuera del circuito bancario y se manejan con dinero en efectivo”, resalta Llorente, quien agrega que existen métodos de pagos offline –como Pago Fácil o Rapi Pago en Argentina– que facilitan las transacciones, pero afirma que la clave es que lo gobiernos promuevan y estimulen la bancarización para avanzar en ese sentido.

La conectividad puede ser un problema adicional a la falta de despegue del mobile commerce: “La infraestructura 3G y 4G todavía es deficiente fuera de los grandes centros urbanos en Latinoamérica. Es necesario ​pensar en sitios mobile first, simples, transparentes y livianos para motivar su uso por personas con poca confianza y conexiones lentas”, cuenta.

Según Zetenta, la regla es simple: cuanto más aumente el ingreso del público a este sistema, mayores serán las transferencias y pagos electrónicos: “Puede que en América Latina todavía nos mostremos reacios a la tecnología y los nuevos canales de pago, como el online. Fuera de esto, no hay dudas de que el comercio móvil llegó para quedarse, también en nuestra región: para los consumidores, representa un paso más en flexibilidad, practicidad y rapidez en sus compras, y para las empresas una nueva oportunidad (y necesidad) de adaptarse a las últimas tendencias en materia de comercio”, concluye. 

Este artículo se actualizó por última vez en septiembre 2016

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close