sdecoret - stock.adobe.com

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Tecnología post Covid-19: tendencias y reflexiones

Aunque la crisis por la contingencia sanitaria ha frenado oportunidades de negocio, algunas empresas encontraron la manera de aprovechar oportunidades por medio de tecnologías como el aprendizaje automático y la digitalización de procesos. Por otro lado, las brechas en algunos sectores se hicieron notar aún más.

Un dicho famoso dice que las crisis pueden matar o fortalecer. Para muchas empresas, lamentablemente, la crisis provocada por la contingencia sanitaria global debido al brote de Covid-19 ha significado la muerte de su negocio. Pero otras organizaciones aprovecharon la tecnología para abrirse paso y mantener sus operaciones en medio de la cuarentena.

Aquéllas empresas con un proceso de digitalización ya iniciado pudieron enviar sus empleados a trabajar desde sus casas y mantenerse operando. Tal fue el caso de algunos call centers, que habilitaron a sus agentes para que realizaran las llamadas desde sus casas; otros centros de contacto que no lograron esta capacidad, tuvieron que cerrar sus instalaciones sin un plan alterno de continuidad, lo que resultó en la pérdida de clientes y, consecuentemente, del flujo económico.

Si algo ha demostrado la pandemia, es que no todas las grandes empresas tienen la resiliencia que exige esta crisis, mientras que, en contraste, algunas micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMEs) lograron darle la vuelta al reto; grandes corporativos se dieron cuenta de que no contaban con las capacidades para habilitar el trabajo remoto de la mayoría de sus empleados, en tanto que algunos comercios se subieron rápidamente a la ola de las ventas en línea, transformando su negocio para mantenerse operando eficientemente.

En medio de todos los cambios que hemos sido forzados a enfrentar, ha quedado muy claro el valor de la tecnología y la digitalización en las empresas, de todo tamaño, giro y sector, en cualquier país.

  1. Las redes protagonizan el escenario tecnológico

Si bien desde hace tiempo se habla de la importancia de la infraestructura de red para soportar las nuevas tendencias tecnológicas, en estos últimos meses las redes dejaron clara su relevancia. Al igual que la infraestructura de los centros de datos, las redes son cruciales para el transporte de información de un lado a otro.

Como resultado de la cuarentena en diversos países, el consumo de voz, datos y video en los hogares y hacia las redes empresariales se incrementó exponencialmente, saturando el espectro existente y generando varios problemas en términos de velocidad y estabilidad.

De acuerdo con José Otero, vicepresidente para América Latina y el Caribe de 5G Américas,la industria de telecomunicaciones está reaccionando de diversas formas en su esfuerzo por mantener conectados a sus usuarios. La conectividad va más allá de la provisión de servicios de teletrabajo o teleeducación, es una herramienta que puede significar la diferencia entre la vida y la muerte de distintas personas, entre el quedar contagiados de COVID-19 y el recibir noticias actualizadas que viabilizan una mejor convivencia mientras dure el estado de emergencia”, dijo Otero.

  1. Analítica, la nube y colaboración al alza

Ante el incremento del volumen de datos y video que los usuarios consumen, las empresas están echando mano de soluciones de analítica para monitorear la información y aprovecharla para efectos de mercadotecnia, ventas, estudio del comportamiento de los usuarios, mejorar la experiencia de los clientes, etc.

En el caso del sector salud, por ejemplo, los servicios de analítica ayudarían a brindar diagnósticos rápidos y automatizados, mientras que otras aplicaciones de colaboración permitirían a los médicos mantener una vigilancia remota de pacientes que están siendo atendidos en sus casas o que ya han sido dados de alta.

Por otro lado, los servicios basados en la nube se convirtieron en el trampolín perfecto para muchas empresas, que aprovecharon plataformas ya existentes de comercio electrónico, capacitación a distancia, videoconferencias y colaboración, entre otros, para mantener sus operaciones y la continuidad de su negocio.

En lo que respecta a los servicios de transmisión de video, no solamente se incrementó el uso de plataformas como Netflix, Claro Video o Amazon Prime, también plataformas de transmisión en tiempo real como BrightTalk o GoWeb se vieron beneficiadas al transmitir las conferencias de muchos vendedores que tuvieron que cambiar el formato de sus eventos, de presencial a online. Por otro lado, Cisco Webex, Zoom, Google Hangouts, Microsoft Teams y GoToMeeting están entre los servicios de videoconferencia más utilizados por instituciones educativas y compañías para realizar reuniones de trabajo o impartir clases a distancia.

El comercio electrónico, aunque hace años venía en aumento, tuvo un incremento exponencial en sus operaciones. Y es que la contingencia sanitaria no solamente ha beneficiado a los servicios ya establecidos, como MercadoLibre, Amazon o las tiendas en línea de comercios ya reconocidos; muchos comercios y empresas de servicios se montaron rápidamente en la ola digital y aprovecharon las plataformas marketplace ya existentes para ofrecer sus productos o servicios en línea. Esta iniciativa salvó el negocio de varios restaurantes locales, por ejemplo.

Entre los servicios online que más se han beneficiado por la pandemia se puede mencionar los servicios de pedido y distribución de alimentos, paquetería y mensajería –como Uber, Didi o Rappi–, pues debido a la cuarentena mucha gente ha optado por ordenar en línea comida, despensa, medicamentos y más. Una vez que la gente retome sus actividades fuera de casa, es lógico suponer que el volumen de pedidos a estas aplicaciones disminuirá, pero tal vez no demasiado. Una vez que la gente ha comprobado los beneficios de pedir a domicilio, seguramente seguirán haciéndolo, solo por comodidad.

  1. La continuidad de negocios escala a un nuevo nivel

Si bien casi todas las empresas conocen el concepto de continuidad de negocios y cuentan con algún tipo de esquema para enfrentar desastres, lo cierto es que una cuarentena prolongada por razones sanitarias no estaba contemplada, al menos, no en la mayoría de las organizaciones.

Los planes de recuperación ante desastres frecuentemente cubren rubros como huelgas, manifestaciones, desastres naturales (sismos, inundaciones, tornados, etc.), ciberataques, incendios (accidentales o provocados), cortes de energía o ataques a la infraestructura física, son pocas las empresas que han contemplado un escenario de ausentismo por epidemia. Eso va a cambiar.

Gartner recomienda que las organizaciones estén listas para una interrupción de negocios a causa del brote con una estrategia de continuidad comercial por si acaso, un proceso a menudo llamado planificación de pandemia.

Debido al coronavirus Covid-19, las empresas deberán replantearse la necesidad de plataformas de alta disponibilidad y el acceso remoto a los servicios, así como la contratación de esquemas de recuperación en la nube (DRaaS) y procesos de continuidad de negocios ante escenarios de riesgos sanitarios.

  1. Se acelera la curva de adopción para nuevas tecnologías

Internet de las cosas (IoT), drones, inteligencia artificial, aprendizaje automático (machine learning), nanotecnologías, realidad virtual (VR), realidad aumentada (AR), chatbots, dispositivos de cómputo móvil, tecnología NFC para pagos sin contacto… todas estas tecnologías están cobrando más relevancia al permitir que las personas permanezcan conectadas, sean productivas, se comuniquen y cuiden su salud en medio de la cuarentena y el aislamiento social.

Las empresas han aprovechado la automatización de sus procesos para entregar sus servicios al tiempo que procuran mantener una buena experiencia para sus clientes. La inclusión de chatbots en páginas de servicios corporativos y la automatización robotizada de procesos (RPA) será un recurso cada vez más utilizado.

Mientras tanto, los drones han encontrado nuevos nichos de utilidad: desde el monitoreo del flujo de personas en las calles, hasta la desinfección automatizada de lugares y la entrega de productos a domicilio, la pandemia ha abierto oportunidades de negocio para los fabricantes de drones. Algunos, como DJI, están colaborando activamente con los Gobiernos de países afectados para instalar infraestructura tecnológica que les permita monitorear las actividades de los ciudadanos, así como sobrevolar zonas de contagio con mensajes de precaución en altavoces, o incluso rociando líquido desinfectante en las calles.

  1. Videovigilancia y detección térmica, el nuevo futuro

Las cámaras de videovigilancia están escalando sus capacidades para incluir sensores térmicos y así poder detectar personas con temperatura corporal elevada, lo que podría indicar fiebre debido a una enfermedad contagiosa. Este tipo de sensores de detección de calor se están implementando en aeropuertos, terminales de autobuses y fronteras, pero en adelante será necesario contar con dispositivos térmicos en centros comerciales, estadios deportivos, salas de conciertos, edificios de oficinas, servicios de transporte público y cualquier otro sitio donde la aglomeración de personas pueda significar un alto riesgo de contagio.

  1. Nuevas oportunidades de ciberataques

Ante la necesidad de enviar a miles de empleados a trabajar desde sus casas, las empresas se vieron expuestas a nuevas e inmediatas brechas de seguridad. Muchas no contaban con software para proteger la transmisión de información de un punto a otro, otras se enfrentaron al hecho de que, aunque la red empresarial contara con todas las medidas de protección, una vez que la información corporativa se descarga al equipo de cómputo del empleado en casa, queda a expensas de los controles de seguridad con los que cuente ese dispositivo. Y, siendo honestos, pocas personas cuentan con un alto nivel de seguridad en sus computadoras personales, tabletas o celulares.

Además de eso, los atacantes se han dado gusto lanzando ataques de phishing y ransomware, incluso contra usuarios de equipos en redes de hospitales y clínicas, poniendo en riesgo incluso la integridad física de los pacientes cuya información ha sido comprometida en el sistema del hospital.

Otro de los grandes retos de seguridad que enfrentan las empresas en este escenario es la necesidad de respaldar la información que los usuarios trabajen en sus dispositivos personales. Más allá de la obligación de los empleados de cumplir con una política de respaldo de información, las empresas deben considerar la implementación de servicios de respaldo en la nube, para garantizar la disponibilidad de la información corporativa ante cualquier incidente.

Nuevos frentes de ataque exigen una pronta reevaluación de la seguridad empresarial, en todos los frentes: endpoints, redes, centros de datos, etc.

  1. El trabajo remoto llegó para quedarse

A pesar de los riesgos para la información y los retos de conectividad, muchas empresas están descubriendo que pueden ser igual de productivas, o hasta más, al permitir que sus empleados trabajen desde casa. De acuerdo con una encuesta reciente de LinkedIn, el 82% de los profesionales quiere trabajar desde casa una vez por semana o más, y el 57%  quiere hacerlo tres o más días.

Un estudio de Bain & Company en España mostró que el 51% de la población encuestada prefiere trabajar en remoto frente a un 25% que prefiere trabajar presencialmente, a pesar de que casi un 40% de los encuestados indicó que su jornada laboral es más larga desde que trabajan a distancia (frente a solo un 18% que afirma trabajar menos horas). Además, un 68% de los encuestados acreditaron ser igual o más productivos trabajando desde casa. 

Si bien no todas las empresas mantendrán un esquema de trabajo remoto para todos sus empleados, el teletrabajo finalmente encontró la oportunidad que buscaba desde hace tiempo en la región Latinoamericana. Muchas empresas mantendrán un esquema híbrido, donde los empleados podrán elegir si asistir a la oficina o trabajar desde casa; otras regresarán a la oficina, pero utilizarán el teletrabajo como alternativa de continuidad de negocios ante cualquier posible incidente; y otras empresas se darán cuenta de que el trabajo remoto les reditúa en ahorros y tal vez ya no requieran espacios grandes de oficinas, lo que llevará a reestructurar toda la estrategia de negocios y los modelos de operación.

  1. Brecha digital, más evidente que nunca

Si algo quedó claro con la pandemia es que la brecha digital aún es bastante amplia y profunda. Un estudio de la Asociación de Internet de México muestra que el 44% de los mexicanos que estudian, lo hacen en una modalidad mixta (en línea y presencial) y sólo un 13% lo hace completamente en línea. La iniciativa de educación a distancia no pudo concretarse entre los alumnos de las escuelas públicas debido a que los estudiantes de bajos recursos no cuentan con acceso a internet y equipo de cómputo apto para dar seguimiento a las clases en línea, así como realizar sus tareas.

La brecha digital también se ha manifestado entre los maestros con bajo conocimiento del uso de aplicaciones de videoconferencia, o entre la población que, ante la posibilidad de trabajar desde sus casas, se enfrenta al reto de conectarse remotamente, acceder a las aplicaciones, respaldar sus equipos y configurar una serie de opciones que probablemente nunca habían tenido que hacer.

Lo anterior saca a la luz la responsabilidad de los gobiernos para reducir la brecha digital, promoviendo la inversión privada en infraestructura de conectividad, impulsando el uso de servicios electrónicos en la población, ofreciendo cursos y capacitación gratuita, y dotando de dispositivos de cómputo a la población de bajos recursos.

De acuerdo con AT&T, un mayor uso de la tecnología para temas educativos resultaría en mejoras significativas, como:          

    • Aumentar el acceso al aprendizaje y la capacitación como una cuestión de equidad
    • Brindar oportunidades para actualizar las habilidades de la fuerza laboral
    • Mejorar la rentabilidad de los recursos educativos
    • Mejorar la calidad de las estructuras educativas existentes
    • Mejorar la capacidad del sistema educativo
    • Equilibrar las desigualdades entre grupos de edad

Los negocios digitales post-Covid

El próximo jueves 4 de junio, a las 10 am (hora de la Ciudad de México), hablaremos más sobre cómo la contingencia sanitaria ha cambiado los modelos de negocios hacia un futuro más digitalizado, en un webinar donde compartiremos el espacio con expertos de Sidian Security y CloudFlare.

Los invitamos a participar en el webinar. Regístrense en este link y acompáñenos.

Investigue más sobre Tendencias de cómputo empresarial

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

Close