BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Resolver Problemas Consiga ayuda para problemas específicos con sus proyectos, procesos y tecnologías.

Solución contra el fraude publicitario en dispositivos móviles

Cómo funciona la tecnología que previene el fraude publicitario en móviles mediante el análisis del comportamiento de los usuarios.

Recientemente, la compañía AppsFlyer dio a conocer un informe que estimaba que los anunciantes de aplicaciones cerrarían el año con pérdidas del orden de los $100 millones de dólares, debido a la descarga fraudulenta.

Entre otros resultados, la investigación muestra que aunque en Android se produce casi un 50% más de fraude, pero iOS no es inmune, ya que si el ataque tiene éxito, los pagos en la plataforma de Apple tienden a ser mucho más altos que en la de Google.

Por otra parte, el informe pone de manifiesto que mientas que la mayoría de las soluciones antifraude se basan en el filtrado de direcciones IP y en la creación de modelos de datos a nivel de aplicación, la tecnología que ofrece la compañía es la primera de la industria que identifica el fraude analizando el comportamiento de los usuarios a nivel de dispositivo y genera una “limpieza automática” de los dispositivos sospechosos de generar descargas fraudulentas

Como explica Daniel Junowickz, director general de AppsFlyer para América Latina, existen diferentes metodologías de fraude. “Una de ellas es la falsa instalación mediante robots que imitan el comportamiento humano. Otro tipo de fraude consiste en robar la atribución o el origen de dicha instalación. Por último, aunque no menos importante, hay instalaciones falsas que son originadas desde computadoras donde el autor suplanta la identidad de ciertos aspectos del dispositivo para hacer que parezca móvil sin serlo.”

El estudio reciente que develaron –The State of Mobile App Install & Engagement Fraud– revela que las descargas fraudulentas operan sobre todo en mercados donde las aplicaciones tienen un mayor costo por instalación: Estados Unidos, Alemania, Australia, China y el Reino Unido. Allí existen tasas de fraude superiores.

“Si bien América Latina no está entre esos mercados más atractivos para los estafadores, la descarga de aplicaciones móviles viene creciendo en gran medida, ya que la región tiene un nivel de inversión publicitaria cada vez mayor. Las instalaciones fraudulentas representan un tema cada vez más importante para la industria de la publicidad digital regional”, comenta Junowickz.

Daniel Junowickz, AppsFlyer

Para el ejecutivo, la realidad es que mientras las marcas y agencias aumentan sus presupuestos publicitarios en el mundo de las aplicaciones móviles, el estudio estima que anualmente y a nivel global, se pierden más de $100 millones de dólares por fraude en publicidad para la descarga de aplicaciones móviles.

“Lo primero que debemos entender para conocer la verdadera dimensión del problema, es que el modelo de precios más utilizado en el marketing de aplicaciones es el CPI, o Costo por Instalación. Esto quiere decir que, en general, el anunciante paga en función de la cantidad de aplicaciones que los usuarios descargan en sus dispositivos. Todo el ecosistema móvil se perjudica siendo las marcas, claramente, las que pagan los platos rotos”, analiza.

Vale destacar que la mayoría de las soluciones antifraude se basan en el filtrado de direcciones IP y en la creación de modelos de datos a nivel de aplicación: “[nuestra solución] DeviceRank es la primera tecnología de la industria que identifica el fraude analizando el comportamiento de los usuarios a nivel de dispositivo”, explica. Funciona de manera similar a los sistemas de puntos que utiliza la industria financiera para otorgar créditos. Actúa por prevención, primero identifica patrones de comportamiento cuestionables, y sobre esa base toma acciones para ofrecer una mayor protección.

“La solución aprovecha un algoritmo de big data diseñado y patentado por nosotros para construir una calificación –anónima y multidimensional– de todos los dispositivos móviles. Cada dispositivo es ranqueado en una escala que va de la C (fraudulento), a través de B, A, AA y AAA. Los que reciben una calificación de "C" quedan automáticamente excluidos del proceso de atribución de AppsFlyer”, comenta y concluye: “Se trata de una tecnología que cambia el juego y aprovecha nuestra escala en la industria móvil. Es una gran herramienta para que los profesionales del marketing de todo el mundo puedan luchar mejor contra el fraude”.

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close