Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Sistemas operativos móviles alternativos intentan levantarse en la empresa, sin conseguirlo

Los sistemas operativos móviles alternativos a Android e iOS han intentado, sin conseguirlo, derrotar a los jugadores clave. ¿Un nuevo sistema operativo móvil tiene una oportunidad en la empresa?

No es ningún secreto que Android e iOS dominan el mundo del sistema operativo móvil hoy, pero eso no significa que mantendrán el trono móvil para siempre. Para predecir mejor lo que viene a continuación, los profesionales de TI deben echar un vistazo a los sistemas operativos móviles alternativos que han estado mordisqueando los talones de Google y Apple.

Android tiene alrededor del 85% del mercado de sistemas operativos móviles (OS), e iOS alrededor del 14%, dejando alrededor del 1% para todos los demás. El sistema operativo de BlackBerry y Symbian, ambos gigantes del mercado anterior, están intentando volver. Microsoft debería haber limpiado el terreno de juego de los sistemas operativos móviles con Windows, pero una opción de implementación desorientada después de otra decisión de diseño desorientada llevó a los usuarios a Linux, y el resto a Apple.

Supongamos que Linux, Mac OS y Windows seguirán dominando los escritorios, pero que muchas organizaciones continuarán con la transición a dispositivos móviles (tabletas, teléfonos, Chromebooks y clientes ligeros similares). Si existe la posibilidad de que un nuevo sistema operativo algún día pueda prosperar en la empresa, ¿cuáles son algunas de las posibles alternativas a Android e iOS?

Los esfuerzos para derrocar a los dos titanes han sido nada menos que miserables fracasos. Un punto brillante en el horizonte hace unos años era el Tizen OS de Samsung, otro derivado de Linux, pero uno decididamente centrado en la nube –a diferencia de otro fuerte, pero que en última instancia fue un esfuerzo perdido, webOS. WebOS fue desarrollado originalmente por Palm, adquirido por HP, otorgado bajo licencia a LG y ahora es propiedad de Qualcomm. Samsung es –haciendo de lado la tecnología de la baterías que se calientan– el líder en dispositivos móviles Android, pero carece de un ecosistema de hardware, SO, tienda de apps y, bueno, todo lo que Apple, Google y Microsoft ofrecen.

Hasta ahora, sin embargo, Tizen no ha hecho muchos progresos en el frente de los SO; así como tampoco otros líderes de software han hecho grandes esfuerzos independientes, como Firefox y Ubuntu. No hay una interfaz abierta –una característica principal de las PC– entre el hardware del teléfono y un sistema operativo. Un proveedor de dispositivos móviles debe registrarse para entregar un nuevo sistema operativo, pero eso parece poco probable sin una gran demanda de los usuarios finales, como los que impulsaron a Linux.

¿Por qué es eso? Porque nadie compra un sistema operativo; compran aplicaciones y las combinaciones de hardware/software que ejecutan esas aplicaciones. Al ser Linux verdaderamente libre, probado en muchas plataformas, de alta funcionalidad y ya en su lugar bajo la forma de Android, parece improbable que cualquier proveedor de dispositivos móviles realice cualquier inversión en un sistema operativo verdaderamente nuevo, a pesar de la posibilidad de nuevas innovaciones. Después de todo, Linux es la plataforma para las aplicaciones de hoy, con sólo Microsoft Windows tomando una dirección completamente diferente (Mac OS e iOS también son derivados de UNIX), y Windows 10 es controvertido en el mejor de los casos. En resumen, Linux funciona. Agregue la tecnología de contenedores de software, lo que aísla aún más las aplicaciones de su entorno de ejecución y, bueno… de hecho, se trata de las aplicaciones.

En última instancia, ¿existe realmente la necesidad de sistemas operativos móviles alternativos en la empresa? Hoy en día, la tecnología de la información se basa realmente en los datos y la gestión de los datos en la nube se convertirá en la estrategia dominante en todos los sistemas informáticos de las organizaciones y los consumidores. La Chromebook de Google señala el camino; si uno piensa en el dispositivo móvil como sólo un host para el software en contenedor que enlaza los datos residentes en la nube, el sistema operativo móvil se desvanece en la carpintería.

Sin embargo, con las ventas de tabletas estancadas y con más innovaciones en hardware de auriculares en el mejor de los casos, parecería que una nueva plataforma de software que ofrece innovaciones reales que promueven el avance la productividad y abren nuevas oportunidades podría ser justo el tipo receta que le extendería el médico de la mercadotecnia de los dispositivos móviles. Queda por ver si un día algún sistema operativo móvil alternativo podría ascender con la ocasión.

Investigue más sobre Las tabletas, teléfonos inteligentes y computadoras de escritorio

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

Close