BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: TI en los Juegos Olímpicos de Río 2016, una guía esencial
Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

Río 2016 será ejemplo de máxima seguridad en el uso de las redes

Para atender la gran demanda que generará este evento, se instalarán más de 100 mil puertos LAN, 150 firewalls y 7 mil puntos de acceso de internet inalámbrico.

El tiempo no para y cada vez estamos más cerca de uno de los eventos deportivos más relevantes a nivel mundial: las Olimpiadas.

En esta ocasión se realizarán en tierras cariocas, en un marco donde la tecnología y la seguridad tendrán niveles nunca antes vistos, y eso conlleva el uso de toda una batería de equipos, sistemas de comunicación y redes.

En cuanto a las redes, Cisco, una de las empresas más afamadas del sector, será la responsable de garantizar que todas las operaciones de comunicación generadas por el evento sean ejecutadas conforme a todos los lineamientos establecidos.  

El volumen de los equipos requeridos para un evento de tal magnitud supera las 60 toneladas, y consiste en sistemas de redes de servidores, por donde fluirán las comunicaciones de los equipos del comité olímpico, los medios de comunicación, los atletas, y los servidores públicos involucrados en los eventos Olímpicos y Paraolímpicos del próximo año.

Para Rodrigo Uchôa, director de negocios de Cisco y coordinador del proyecto Río 2016, el proyecto en Brasil supera en escala lo realizado por la compañía en Londres 2012, cuando por primera vez se estableció una colaboración con el Comité Olímpico Internacional para que Cisco fuera responsable de la redes en este tipo de eventos.

Rodrigo Uchôa, de Cisco

El ejecutivo considera que, además del aumento de la capacidad de las redes y las transmisiones, la estructura geográfica del evento en la capital de Río de Janeiro tendrá un perfil diferente, con  cuatro núcleos distribuidos por la ciudad, que incluyen 38 áreas de competencia, 12 hoteles y otros espacios.

"Desde la conectividad de los centros de transmisión de televisión o de los periodistas en línea, pasando por el internet en la Villa Olímpica, hasta la difusión en tiempo real de los resultados de las competiciones, todos circulará a través de nuestro equipo", dijo Uchôa.

En los Juegos Olímpicos de Río 2016 se esperan cerca de 10 mil atletas, así como 25.000 profesionales de los medios y 70.000 voluntarios que trabajarán durante los dieciséis días del evento; este enorme flujo de datos no incluye las comunicaciones del público asistente, que estará bajo la responsabilidad de las operadoras de telefonía celular.

Infraestructura para resolver la gran demanda de datos

Para atender la gran demanda que generará este evento, se instalarán más de 100 mil puertos LAN, 150 firewalls, y 7 mil puntos de acceso (access points) de internet inalámbrico (siete veces más que en Londres 2012); se espera que los datos de aproximadamente 80 aplicaciones pasarán por 550 servidores USC de Cisco.

Este universo de datos será una labor conjunta que involucra a otras 12 empresas de tecnología responsables por garantizar el buen funcionamiento de las competiciones olímpicas, entre las que se encuentran Embratel, con redes de fibra óptica, y Omega, aportando los datos de las competiciones.

Actualmente, Cisco ya entregó el 54% de la meta prevista para el evento, y se espera llegar al 100% al finalizar el primer trimestre de 2016.

El contrato de Cisco con la organización de los Juegos Olímpicos implica la cesión de sus equipos y servicios para la ciudad de Río de Janeiro hasta el 31 de diciembre de 2016, pero la multinacional está dispuesta a donarlos de forma definitiva, lo que podría formar parte del famoso "legado" prometido por el Gobierno a los ciudadanos de la ciudad.

"Nuestra intención es que estas tecnologías se empleen en favor de la ciudad de Río de Janeiro. Si el gobierno estatal o el ayuntamiento presenta las garantías que van a utilizar y mantener el uso de estos dispositivos en áreas como la salud, la seguridad y la educación, vamos a hacer la donación", dijo el ejecutivo.

El rol del Gobierno para dar seguridad a las redes

Un evento internacional de esta magnitud no puede estar completamente seguro si el gobierno no hace su parte, y durante Río 2016, aproximadamente 200 especialistas del Centro de Defensa CIbernetica (CDCiber) del ejército brasileño, así como otros miembros de órganos militares y civiles del país –entre los que se encuentran la Marina, la Aeronáutica, la Policía Federal, la Agencia Nacional de Telecomunicaciones, la Agencia Brasileña de Inteligencia y la Universidad de Brasilia– tendrán la responsabilidad de asegurar el uso correcto de las redes y el internet

Instalaciones de la CDCiber

El CDCiber, que opera bajo la supervisión del Ministerio de Defensa, ofrece servicios de análisis de riesgo, la detección automática y análisis de incidentes, así como la emisión de advertencias, recomendaciones y estadísticas, entre otros servicios que involucren la seguridad del ciberespacio brasileño.

Según los expertos algunos de los riesgos para este evento incluyen:

  • Las páginas falsas
  • El uso o el acceso no autorizado a los sistemas y sus datos
  • Las redes informáticas o equipos de cómputo comprometidos

"La amenaza más clara a los Juegos Olímpicos son el activismo hacker y los delitos cibernéticos. Sin embargo, el terrorismo es siempre una de las principales preocupaciones cuando se trata de eventos de la magnitud de una Olimpiada", comentó el director de la división de Doctrina, Movilización e Innovación de CDCiber, el coronel José Ricardo de Souza Camelo.

Capacitación, factor esencial para la seguridad

Como parte de los preparativos para el evento, el CDCiber, está en proceso de adquirir sistemas que incrementen la seguridad y además realiza capacitaciones constantes a sus funcionarios, esto último se lleva a cabo en las instituciones educativas de Brasil y en el extranjero.

Uno de los cursos es el de Guerra Cibernética, impartido en el Centro de Instrucción de Guerra Electrónica (Cige), en dónde se utiliza el Simulador de Operaciones de Guerra Cibernética (SIMOC), un sistema desarrollado por la empresa brasileña RustCon.

Para el Coronel de la Fuerza Aérea Brasileña y agregado del Estado Mayor para la asamblea de CDCiber, Luciano Martins Menna, "uno de los aspectos más inquietantes del ciberespacio es la asimetría, que es la capacidad de realizar acciones de alto impacto con un costo relativamente bajo. El costo de este tipo de ataque es prácticamente insignificante en comparación con los efectos que pueden causar".

Sin embargo, todo apunta a que la infraestructura de redes, y las actividades que ocurran sobre esta infraestructura, estarán listas y aseguradas para cuando den inicio las competiciones. El CDCiber ha trabajado en los principales eventos internacionales que se realizan en el país desde la Conferencia Río +20, así como la Copa Confederaciones, la Jornada Mundial de la Juventud, y recientemente la Copa del Mundo de 2014. Para los Juegos Olímpicos, el Centro está participando en todas las reuniones preparatorias coordinadas por el Comité Olímpico de Río 2016.

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close