Guía Esencial

Navegue en las secciones

BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: Guía esencial: Efectos del coronavirus en los negocios actuales
Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Riesgos de intensificar las transacciones en línea durante la pandemia

El comercio electrónico aumentó más de un 300% en Latinoamérica durante el aislamiento producto del Covid-19, pero este incremento implica también más riesgos y posibles brechas de seguridad.

Debido al aislamiento por la cuarentena que muchos países han implementado, tras el brote del Covid-19, el comercio digital en Latinoamérica presentó un crecimiento superior al 300%, según un estudio publicado por Kantar. Tan solo en la primera semana de la cuarentena este incremento fue del 100%. 

En Colombia, por ejemplo, la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE) reportó que, debido a las medidas de aislamiento social adoptadas para combatir la pandemia, el comercio electrónico se convirtió en la alternativa ideal para mantener el abastecimiento en los hogares, contribuyendo a su vez con la reducción del contacto entre las personas. En el periodo comprendido entre la última semana de febrero y la última de marzo, las categorías que más crecieron fueron: el sector retail, incluyendo los supermercados que aumentaron sus ventas en un 52.9%; seguido por el sector tecnológico, con un crecimiento del 26.9%; el sector de deporte y ejercicio en casa, con un aumento del 85.6%, y el sector de la salud, con un crecimiento del 38.2%.

Y este escenario no es muy distinto en otros países de la región. Tanto los usuarios en casa como las empresas requieren de adquirir servicios sin salir a la calle, mientras que, por el otro lado, los proveedores de servicios y productos necesitan mantenerse operativos, encontrando en internet un aliado para sus ventas.

Sin embargo, cuando una empresa cuenta con un software o algún tipo de presencia en internet, enfrenta riesgos de ciberseguridad. En el caso de las ventas online, tanto las compañías que ya comercializaban en la web, como las que apenas iniciaron su servicio cuando arrancó la cuarentena, están expuestas a todo tipo de brechas. Hoy, más que nunca, son presa fácil para hackers y phishers que buscan información y dinero, o que solo pretenden generar daño en los sistemas.

Vladimir Villa, CEO de Fluid Attacks, explica cómo, cuando los mercados locales y el comercio físico debieron cerrar sus puertas producto de la propagación del Covid-19, los canales digitales asumieron el reto de proveer las necesidades básicas de los usuarios en sus hogares y mantener viva la economía. “Las compañías buscan mantener operaciones e ingresos, y para lograrlo, dependen en gran medida de los canales digitales. Por lo tanto, se espera un aumento en la demanda de pruebas de seguridad en tecnologías e infraestructura, relacionadas con la rápida y repentina implementación de aplicaciones y sistemas que prestan atención online a los usuarios”, dijo Villa.

Fluid Attacks ayuda a las compañías a identificar las vulnerabilidades existentes en sus aplicaciones, infraestructuras y códigos, para que así las empresas solucionen estas vulnerabilidades, conozcan el nivel de exposición a incidentes, y puedan tomar decisiones acertadas y oportunas. “Creemos que es fundamental que las organizaciones tengan sistemas informáticos libres de vulnerabilidades, las cuales pueden poner en riesgo la seguridad de la información y la de sus usuarios”, comentó el directivo.

Según el Reporte Anual de Ataques de 2020 de Fluid Attacks, un 77.5% de los proyectos de hacking por suscripción presentan al menos una vulnerabilidad alta o crítica, las cuales pueden afectar considerablemente la sostenibilidad de los negocios, llevando a unas graves consecuencias, como la exposición de información sensible, tanto de las organizaciones como de sus usuarios, los cuales pueden estar aumentando en este momento ya que el comercio se desarrolla casi totalmente vía online.

“El impacto en estos casos puede ser menor para las compañías grandes; en cambio, una pequeña o mediana empresa puede inclusive irse a la quiebra si se enfrenta con un incidente de ciberseguridad,” explica Villa. Para prevenir esto, una de las principales recomendaciones de Fluid Attacks es que las pruebas de seguridad no se realicen solo cuando las tecnologías o los productos estén funcionando, o estén cerca de ser implementados. “Es clave que las pruebas de seguridad tomen una labor preventiva, y se realicen cuando comienza el desarrollo de los productos, es decir, desde unas fases tempranas. Es preferible identificar fallas y brechas de seguridad rápidamente y así alcanzar tasas de remediación cercanas al 100%. De esta manera, las compañías estarán preparadas en términos de ciberseguridad para situaciones tan delicadas como las actuales”, concluyen desde la compañía.

Investigue más sobre Las amenazas de seguridad de la información

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close