BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: Redes empresariales: Todo lo que necesita saber
Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Retos en materia de redes en América Latina

En una época en la cual los sistemas deben impulsar los objetivos del negocio, las empresas en la región enfrentan una serie de retos que deben afrontar.

Hay enormes cambios en el mundo de las redes. Los grandes fabricantes están cambiando a ser proveedores ya no de equipos, sino de soluciones y ecosistemas de TI; sus divisiones de networking están sufriendo una desaceleración en sus ingresos, y sus productos se han diversificado.

Se busca esquemas de red que sean sólidos, ofrezcan gran confiabilidad, sean seguros, puedan implementarse rápidamente y administrarse sin complicaciones; que puedan escalar según la demanda, aprovechen los recursos disponibles, cumplan las normativas y reduzcan riesgos; y que permitan a los usuarios conectarse desde y cuándo ellos lo requieran, manteniendo la calidad del servicio. ¿Les suena familiar?

“Hoy la tecnología impulsa las iniciativas del negocio, y el negocio define el desarrollo de las TI”, comentó Tomás Valles, ingeniero de sistemas de VMware México. De ahí que la virtualización tenga hoy tanta importancia en TI.

El mercado de la virtualización, solo en México, crecerá 35% para el 2014, superando los tres mil millones de pesos, según estimaciones de la consultora Select. Ellos proyectan que el mercado de software de infraestructura y seguridad en la nube crecerá de $246 millones en 2012-2013, a $1,210 millones de pesos en 2015-2016.

“La virtualización aporta mucho dinamismo al ecosistema de TI. De manera tradicional, implementar una red, o incrementar su capacidad, llevaba mucho tiempo, y con las redes virtuales  esto puede acelerarse dramáticamente. Pero hay que trabajar en la interconectividad que se está generando, incluso dentro de las mismas redes internas y los centros de datos, para evitar cuellos de botella”, indicó César Tovar, subdirector de consultoría TI & Telecomunicaciones en Select Estrategia.

Una de las principales tareas en la virtualización de las redes, es integrar todas las políticas y costumbres de las redes físicas dentro de un esquema automatizado, con nuevas herramientas para la administración de las redes virtuales. Para Tomás Valles de VMware, el desafío está en redefinir los procesos para hacer las cosas más rápidas y sencillas, y en cambiar las costumbres de toda la organización en cuando al consumo de la infraestructura. Además, un componente de virtualización de red dentro del centro de datos, puede beneficiar también el crecimiento y la flexibilidad en la entrega de aplicaciones hacia dispositivos móviles.

No obstante, migrar la inversión hecha originalmente en una red corporativa hacia estas nuevas tecnologías no resulta sencillo. “La demanda está haciendo que las empresas vean el beneficio de esta inversión, al abrirles la oportunidad de crear nuevos servicios asociados para el usuario final y cobrar por ellos”, permitiéndoles crecer el negocio y en los clientes, resaltó Juan Chico, vicepresidente de la División Corporativa y de Operadoras de América Latina en Juniper Networks.

De acuerdo al estudio anual de Prioridades de TI en América Latina 2013 de TechTarget, aunque la virtualización de la red es una iniciativa importante para las empresas en la región (26%), la gestión de red aún le gana en jerarquía, con 42%. Luego le siguen iniciativas de redes WLAN y celulares integradas (24%), optimización de WAN (15%) y redes definidas por software (9%)

¿Quiénes están avanzando hacia este enfoque de las redes? Los proveedores de servicios (incluyendo las operadoras), la industria financiera, las universidades. A nivel de país, los más avanzados en América Latina, o los más afanosos, serían Brasil, México y Chile.

La seguridad, pilar fundamental

La seguridad es posiblemente el tema más crítico en la mente de un CIO en esta época. ¿Cómo le doy acceso a mi red a un usuario remoto, y a uno local con su propio dispositivo, que no controlo y que está lleno de vulnerabilidades o virus? Las empresas deben asegurarse de no poner en riesgo la información que está siendo accedida o divulgada en su red, y eso es un dolor de cabeza.

De acuerdo al estudio de Prioridades de TI en América Latina 2013 de TechTarget, la seguridad basada en red es aún muy importante entre las empresas, con 52% de las compañías pensando implementarlas este año.

Asimismo, la integración de soluciones de seguridad es un segmento en crecimiento, con una oportunidad de crecimiento del valor de mercado desde $1,604 millones en 2012-2013 a $2,995 millones de pesos en 2015-2016, según la consultora Select. Se estima que el mercado de los centros de operación de seguridad crecerá de $3,234 a $7,169 millones de pesos en el mismo período.

Hay que abordar varios frentes: la complicada expansión del perímetro de seguridad, los problemas de autenticación de usuarios y administración de dispositivos de las WLAN, la movilidad, el ancho de banda, las redes sociales personales y empresariales, todo incrementa el riesgo en todos los frentes de seguridad de la red y del centro de datos”, explicó César Tovar de Select.

Uno de los principales retos en materia de seguridad de la red, explicó Vicente Amozurrutia, director para México de Check Point Software Technologies, es la integración de la infraestructura de seguridad bajo una administración unificada o centralizada, dado que hoy la colaboración entre las diferentes herramientas que la conforman no cuenta con la inteligencia para integrar todos los incidentes en un solo centro de monitoreo.

De acuerdo a la Encuesta de Seguridad Móvil 2013 de Check Point, aunque 53% de las empresas reportaron que hay datos confidenciales de clientes en los aparatos móviles, un 63% no administra los datos corporativos en los dispositivos personales, y 93% enfrenta desafíos adoptando políticas de BYOD.

“Aparte de la cuestión tecnológica, las empresas deben revisar sus procedimientos y políticas de seguridad –tal vez reescribirlas– con base en un análisis profundo de sus procesos internos, sus activos informáticos, los datos que estos contienen, quién accede a ellos, cómo accede y para qué accede. Este análisis permitirá redeterminar cómo deben ser estos procesos, hacer los ajustes necesarios, y ofrecer la base para una nueva ingeniería de seguridad, en la cual los conceptos de control y la gestión son los factores que determinan los retos de seguridad”, comentó Amozurrutia.

Redes inalámbricas y BYOD

El crecimiento de las redes inalámbricas viene precedido por la explosión en el uso de dispositivos móviles inteligentes, cuya demanda de datos es cada vez mayor. Si bien hoy 62% de las áreas de oficina en América Latina cuenta con Wi-Fi, refleja el estudio Barómetro de Movilidad de Motorola Solutions, se estima que, para el 2014, un 90% de las oficinas y comercios en la región contarán con redes inalámbricas.

“Existen perspectivas interesantes en redes LAN inalámbricas, porque las empresas están sustituyendo sus redes alámbricas, que en muchos casos ya son viejas u obsoletas, por una configuración híbrida”, dijo Tovar, subdirector en Select Estrategia. Esto se debe, en gran parte, a la tendencia cada vez mayor de que los empleados lleven sus dispositivos personales al trabajo, o BYOD.

Tovar ve consecuencias tanto positivas como negativas respecto al fenómeno del BYOD. De conectarse a través de un solo dispositivo de escritorio o portátil, con su respectiva autenticación y un determinado ancho de banda, ahora los usuarios firman con unos tres equipos, lo que consume un gran ancho de banda de las redes inalámbricas, implica un mayor costo en infraestructura y una mayor complejidad en la gestión de red.

Esto se vio reflejado en el estudio de TechTarget, pues la mayoría de empresas en la región piensa migrar, en los próximos años, de redes de 1 Gigabit, a las de 10 Gigabit, 40 Gigabit y hasta de 100 Gigabit.

Para André Queiroz, director de ventas para enterprise en Latinoamérica de Ruckus Wireless, los tres principales predicamentos que enfrentan las organizaciones con respecto a Wi-Fi y BYOD son la integración, la interferencia y la escalabilidad.  

“La integración se deriva del aumento de dispositivos de todas formas y tamaños habilitados con Wi-Fi, lo que requiere que las operadoras tengan que desplegar redes diversas, cada una con su propio conjunto de sistemas complejos de backend, para resolver las necesidades de mayor capacidad y cobertura”, comentó Queiroz.

De manera paralela, se debe resolver los problemas de interferencia que aparecen en las redes inalámbricas, los que pasan no solo por la configuración de la red, sino también por los cambios constantes en el ambiente de radio frecuencia (RF). 

En cuanto a la escalabilidad, Wi-Fi como tecnología debe demostrar que está lista para ofrecer soluciones confiables y de alto desempeño, que puedan soportar los grandes requerimientos de datos y colaboración de voz y video de los usuarios, en las redes corporativas y los proveedores de servicios.

Cisco estima, en su Índice de Red Visual, que el tráfico móvil de datos crecerá cinco veces más rápido que el tráfico IP fijo del 2012 al 2017, aumentando 77% hasta alcanzar los 131 petabytes por mes. Asimismo, el tráfico de Wi-Fi fijo será 53% del tráfico total de IP y 59% del tráfico total de internet para 2017, en tanto que, en el mismo período, el tráfico en redes alámbricas fijas disminuirá a 37% para IP, y a 29% para internet.

Lea aquí la segunda parte de este artículo: El futuro de las redes en América Latina

Investigue más sobre Las tendencias de tecnologías de información

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close